¿Cómo impacta la ganadería ligada al narcotráfico en la selva maya de Guatemala?

Estudio revela impacto de la ganadería en la Reserva de la Biosfera Maya.

De acuerdo con un estudio de la Universidad de Texas, la ganadería ligada al narcotráfico es una de las principales causas de la deforestación en la Reserva de la Biosfera Maya, en Petén. (Foto
De acuerdo con un estudio de la Universidad de Texas, la ganadería ligada al narcotráfico es una de las principales causas de la deforestación en la Reserva de la Biosfera Maya, en Petén. (Foto

La ganadería ilícita ligada a grupos del narcotráfico es la principal causa de deforestación de la Reserva de la Biosfera Maya (RBM), el área protegida más grande de Mesoamérica en el norte de Guatemala, destacó este jueves un informe de la estadounidense Universidad de Texas.

Aunque la zona es constantemente afectada por incendios forestales, la ganadería irregular “es responsable de la mayoría de la deforestación” en la reserva de 2.2 millones de hectáreas, señaló el estudio independiente de la universidad estadounidense.

“Los narcotraficantes deforestan el área protegida para criar ganado ilegalmente, lo que sirve como mecanismo de lavado de dinero, contrabando de drogas y control del territorio”, agregó el estudio sobre la reserva, ubicada en Petén, fronterizo con México.

La Reserva de la Biosfera Maya es el área protegida más grande de Mesoamérica y está ubicada en el norte de Guatemala. (Foto Hemeroteca PL)

De acuerdo con la muestra, entre 59% y 87% de la deforestación en las áreas protegidas, biotopos y parques nacionales que forman la RBM corresponde a la “cría ilegal de ganado”.

La investigación estableció el vínculo entre la pérdida de suelo en la reserva y la ganadería ilegal al utilizar por primera vez imágenes aéreas y posicionamiento satelital comparadas entre los años 2000 y 2015, además de entrevistas y observaciones.

Las principales zonas de actividades ilegales de cría de ganado “son más comunes” en las áreas occidentales de la RBM, donde están ubicados los parques nacionales Laguna del Tigre y Sierra del Lacandón, comprobó la muestra.

El estudio destacó que las concesiones para el uso controlado de bosques a comunidades en Petén se posicionan como una importante barrera a la deforestación por tala ilegal e incendios.

La Reserva de la Biosfera Maya es el hogar de miles de especies gracias a su riqueza natural. (Foto Hemeroteca PL)

“En el terreno, los miembros de las comunidades patrullan sus territorios, combaten los incendios forestales, denuncian actividades ilegales a las autoridades y participan en los esfuerzos de conservación de la biodiversidad”, explicó la investigadora Jennifer Devine, coautora de la investigación.

Guatemala inició hace 30 años las concesiones forestales para preservar la RBM, en la que se encuentran importantes sitios arqueológicos. Según el estudio, en la actualidad se encuentran concesionadas a comunidades 350 mil hectáreas de bosque.