Cuatrillizos comparten la pasión por el taekwondo y destacan en la selección de Quetzaltenango

Los hermanos Castillo Gramajo, originarios de San Juan Ostuncalco, han comenzado a destacar en el taekwondo nacional siendo medallistas para Quetzaltenango en los pasados Juegos Nacionales.

Los hermanos Castillo Gramajo esperan seguir aportando medallas para Quetzaltenango. (Foto Prensa Libre: Raúl Juárez)
Los hermanos Castillo Gramajo esperan seguir aportando medallas para Quetzaltenango. (Foto Prensa Libre: Raúl Juárez)

La historia de los hermanos Manfredo, Naydelyn, Aldair y Oliker ha llamado la atención no solo por  ser cuatrillizos, sino porque comparten el mismo gusto por el taekwondo que los ha llevado a subir al podio en el campeonato nacional.

Los deportistas explicaron que desde que su madre supo que tenía un embarazo múltiple las complicaciones estuvieron en todo el proceso de gestación. Debido al riesgo del embarazo la familia decidió trasladar a la madre a Estados Unidos donde nacieron los cuatro niños.

Te recomendamos leer: Decorabaños está listo para la temporada 2019 que incluirá participación en el extranjero

Desde pequeños han sido muy inquietos e hiperactivos y encontraron en el deporte un canal importante para destacar. Desde hace dos años pertenecen a la Asociación Departamental de Taekwondo de Xela y, a sus 15 años, son seleccionados para Juegos Nacionales.

Cristian de León, entrenador de la asociación, explicó que a pesar de que son cuatrillizos cada uno tiene sus propias cualidades y son distintos en caracteres. Agregó que su parecido pasa por la pasión y la disciplina que cada uno muestra a la hora de entrenar.

Los cuatrillizos Castillo Gramajo entrenan de lunes a viernes en la Asociación Departamental de Taekwondo. (Foto Prensa Libre: Raúl Juárez)

Naydelyn, la segunda en nacer y la única mujer, contó que es la más consentida; arriba del tatami ha mostrado grandes cualidades y de los cuatro hermanos es la que más ha destacado al ganar el primer lugar en los pasados Juegos Nacionales.

“Es algo especial compartir con ellos, especialmente en las competencias porque nos apoyamos mucho. Cuando uno de nosotros está arriba del tatami es algo especial  y a la vez complicado lo que vivimos porque sufrimos al ver a nuestros hermanos estar en un combate”, expresó Naydelyn.

Te puede interesar: Thelma Ayala es la primera guatemalteca árbitro en participar en un mundial de taekwondo ITF

“Ser cuatrillizos para nosotros es algo normal, no pensamos mucho en eso, las personas sí se admiran. Lo único que nos gusta es que compartirnos juntos el cumpleaños, el colegio y ahora el deporte con los horarios de entreno y los viajes”, agregó.

Manfredo nació primero en nacer y relató que las artes marciales les provoca pasión, debido a que varios integrantes de su familia las han practicado.

“Los cuatro nos apasionamos mucho por el taekwondo. Nuestra meta es seguir avanzando, pasar los exámenes hasta llegar a cinta negra; además, soñamos que un día alguno de los cuatro pueda llegar a representar a Guatemala en una selección nacional”, expresó el mayor de los hermanos.

Los seleccionados ahora se preparan para las competencias nacionales que se vienen en el ciclo deportivo 2019. (Foto Prensa Libre: Raúl Juárez)

El nuevo ciclo deportivo trae desafíos para los hermanos Castillo Gramajo, quienes se han trazado las metas de repetir las medallas que lograron en los pasados Juegos Nacionales y representar a Quetzaltenango en los eventos regionales. Además, en seis meses tendrán el examen para optar a un nuevo grado de cintas en el taekwondo que esperan superar.

Contenido relacionado

La quetzalteca Flory de León se antepone a la adversidad y gana el Tour Por La Paz

Dalia Soberanis está ilusionada por representar a Guatemala en un equipo alemán

Historia de vida del pequeño gigante Jorge Vega

0