Salcajá se ilumina con 200 mil luces led al ritmo de la música de Navidad

Un Árbol de Navidad, Frosty, luceros, una pirámide maya, la silueta del cerro de La Cruz, de Antigua, entre otras imágenes se encuentran ubicados en el parque Artesanal de Salcajá, Quetzaltenango, que luce iluminado por 220 mil luces led del emprendimiento del inmigrante guatemalteco, Wilmar Mejía.

En el Parque Artesanal de Salcajá, Quetzaltenango, fueron instaladas 200 mil luces led, un espectáculo para fisfrutar en familia. La entrada para presenciar el espectáculo es pagado. (Foto Prensa Libre: Mynor Toc) 
En el Parque Artesanal de Salcajá, Quetzaltenango, fueron instaladas 200 mil luces led, un espectáculo para fisfrutar en familia. La entrada para presenciar el espectáculo es pagado. (Foto Prensa Libre: Mynor Toc) 

La idea de iluminar un parque o un bosque en Guatemala visitado por miles personas surgió hace aproximadamente 12 años, cuando Mejía por invitación de amigos en Dallas, Texas, conoció por primera vez un parque iluminado con luces de Navidad en Estados Unidos.


“Lloré de la felicidad porque recordé mi infancia en Guatemala. De las familias de mis padres éramos quienes recibíamos los peores regalos, eran navidades donde uno se dejó llevar por cosas materiales”, manifestó el connacional.

Para leer más: Entre seis y nueve pilotos ebrios son sorprendidos cada día por agentes de la PMT de la capital

Mejía, quien trabajaba como profesor en EE. UU., se interesó en conocer la tecnología led y con apoyo de los propietarios de los parques temáticos en Texas decidió traer al país una adaptación de los parques que en Estados Unidos para esta época se iluminan con miles de luces de colores.

“Visitar un parque me cambió la vida porque despertó en mí el espíritu por ser mejor persona y pensé en los niños de Guatemala”, explicó el inmigrante.

El paseo comienza en el interior del árbol de navidad que es iluminado por cuatro mil luces que se enciende y se apagan al ritmo de la música, sigue con las figuras tradicionales de la época, Santa Claus, el trineo, los renos, frosty y otros personajes.

La siguiente experiencia consiste en observar estrellas y formas de luceros en el cielo, luego se llega a la Navidad guatemalteca donde destacan una pirámide maya, las cúpulas varias iglesias que son comunes en el país entre otras figuras.

Los visitantes encontrarán una sección para tomarse una fotografía. Finalmente se llegará a una de las secciones favoritas del creador de este novedoso proyecto que consiste en cuatro preguntas que están iluminadas y son, ¿A quién extrañaras en Navidad? ¿A quién abrazarás en Navidad? ¿A quién llamarás? y ¿A quién perdonarás?
Para Mejía la Navidad es más que dar regalos, “hay que hacer énfasis en darle la verdadera importancia, hay que abandonar el materialismo”, expresó el guatemalteco.


Proyecto

Mejía no detalló la inversión que efectuó por la compra de las 220 mil luces y la tecnología que utiliza. “Por el momento no hay en Centroamérica alguien que posea el equipo que fue instalado en Salcajá, lo adquirí con mis ahorros y con un préstamo”.

No deje de leer: Paso de transporte pesado estará restringido por fiestas de fin de año

El guatemalteco se mostró satisfecho porque su emprendimiento generó empleo para 14 personas. “Invertí dinero y quiero que haya ganancias, no me voy a volver rico, pero mi deseo es contribuir con un grano de arena en esta época en Guatemala”.   

El proyecto del connacional arrancó el año con apoyo de la Municipalidad de San Lucas, Sacatepéquez, que instaló las luces en una sección del cerro Alux.

Este año con la comuna de Salcajá, Mejía firmó un convenio y entre los acuerdo alcanzados está que los niños ingresarán gratis, y los adultos pagarán entre Q15 y Q30.     

                                                     

Contenido relacionado

>Instalan ventas navideñas en los campos del Roosevelt 

>Fundación Ronald McDonald amplía cobertura para dar abrigo a familias cuyos hijos estén en tratamiento médico

>Centros comerciales le apuestan a crear experiencias de Navidad para atraer a consumidores