Guías turísticos enfrentan la crisis económica por el coronavirus con la venta de vegetales

Un grupo de guías turísticos comunitarios del área rural de Quetzaltenango pretenden enfrentar la crisis por el covid-19 con la venta de vegetales.

La venta se encuentra ubicada en el sector conocido como cuatro caminos, Valle de Palajunoj. (Foto Prensa Libre: María Longo)
La venta se encuentra ubicada en el sector conocido como cuatro caminos, Valle de Palajunoj. (Foto Prensa Libre: María Longo)

Desde que se supo del paciente 1 con coronavirus en Guatemala, el 13 de marzo, los integrantes de la Asociación de Guías de Turismo Comunitario Explorando el Valle recibieron noticias que los impactaron.

El Instituto Guatemalteco de Turismo (Inguat) les informó que no podrían realizar más tours, además, sus clientes cancelaron todos los recorridos reservados.

De esta forma los guías se quedaron sin la fuente principal de ingresos económicos.

Los jóvenes se dedican a promover lugares turísticos del Valle de Palajunoj, área rural de Quetzaltenango, ofrecen excursiones a La Cueva de Tecún Umán, el volcán Santa María  y otros.

Ante la crisis decidieron dar a conocer otra fortaleza de su comunidad, los vegetales.

“Somos  guías y perdimos todos los grupos turísticos que habían reservado, por todo lo que pasa tuvimos muchas perdidas y nos quedamos sin recursos, ahora emprendimos con la venta de verduras que le compramos a los agricultores del Valle de Palajunoj”, explicó María Gómez, vicepresidenta de la asociación.

Los guías ofrecen güisquiles, rábanos, remolachas, tomate y otros productos. (Foto Prensa Libre: María Longo)

De acuerdo con los guías, los agricultores cultivan sus productos en las montañas que rodean el Valle de Palajunoj, pero trasladarlos hasta la ciudad es difícil porque ahora no hay transporte público.

Después, las personas de las 10 comunidades que conforman el Valle de Palajunoj deben trasladarse hasta el centro de la ciudad para su compra, lo que expone a los vecinos a las aglomeraciones, explicó Gómez.

“Han venido las personas a comprar es un proceso, tratamos de dar precios accesibles y ayudarnos mutuamente, en este momento todos necesitamos de todos. Esto lo pensamos para que las personas no vayan al centro de la ciudad y lo compren cerca de sus casas para cuidarnos”.

Los jóvenes esperan que con este emprendimiento puedan cubrir al menos un 25 por ciento de los ingresos que el turismo representaba.

Además pretenden acercar los vegetales a su comunidad, promover la producción agrícola como otra fortaleza del área y evitar aglomeraciones.

La asociación está conformada por 19 integrantes, para el nuevo emprendimiento algunos se dedican a conseguir proveedores, otros a trasladar productos y algunos venden.