Preocupan embarazos en menores de edad

Daniela* recién cumplió 13 años y, unos días antes de su natalicio, dio a luz a un bebé, producto de la relación con su novio de 14. Este es uno de los ocho partos de menores de edad embarazadas que han sido atendidos en el Hospital Nacional de Quetzaltenango, situación que preocupa a las autoridades, ya que aseguran que se está incrementando el índice de embarazos en adolescentes.

Publicado el
En lo que val del año, en el nosocomio de Xela se han atendido a ocho menores de edad que han dado a luz.
En lo que val del año, en el nosocomio de Xela se han atendido a ocho menores de edad que han dado a luz.

El recién nacido fue bautizado como Javier, está sano y será cuidado por los padres de Daniela, como si fuera su hijo.

La niña debía cursar este año primero básico, pero no pudo inscribirse y ahora esperará hasta el próximo ciclo.

A pesar de su corta edad, Daniela comprende que fue una decisión imprudente tener relaciones sexuales con su novio, quien no se hizo responsable de nada, pues dice que no está preparado para este tipo de situaciones.

De acuerdo con el registro del hospital de Xela, en este año han atendido cuatro partos de niñas menores de 15 años. El año pasado, el número llegó a 11, por lo autoridades involucradas en salud reproductiva ven con preocupación que cada día sube el índice de adolescentes embarazadas.

Alto índice

Las estadísticas hospitalarias reflejan que en este año han dado a luz en ese lugar dos niñas de 13 años, dos de 14, una de 15 y tres de 17.

Juan José Escalante, epidemiólogo del nosocomio, comentó que los embarazo en niñas cada vez son más frecuentes y que estas provienen por igual al área urbana y rural.

“A cada una se le da la atención necesaria, ya que representan un embarazo de alto riesgo, porque no se encuentran preparadas ni física ni emocionalmente para ser madres a tan corta edad”, aseguró Escalante.

Añadió que la mayor parte de los casos ocurren por violación, por lo que tienen la obligación de reportarlos a las autoridades.

La dirección de Área de Salud de Quetzaltenango señala que no se tienen datos de los embarazos en adolescentes a escala departamental durante este año, pero que en el 2013 se registraron dos mil 774 en mujeres de entre los 10 y 19 años.

Escalante no descarta que el número de adolescentes embarazadas supere la cifra oficial, porque muchas de ellas no buscan atención médica y no hablan con sus padres sobre su situación hasta que el embarazo es notorio.

Responsabilidad de todos

Eunice Ramírez, integrante del Observatorio de Salud Reproductiva (Osar), dijo que se ha avanzado en la denuncia de casos; sin embargo, el problema es que cada día se registran más menores embarazadas, a pesar de los esfuerzos que se hacen con organizaciones afines que trabajan en salud reproductiva.

“La responsabilidad es de todos, incluidos padres de familia, maestros, trabajadores de salud y sociedad civil. Se debe dar información real desde que son niñas, para que no enfrenten embarazos a temprana edad. Nosotros nos enfocamos en prevenir con educación y se tienen compromisos de abordar el tema en los establecimientos educativos para que el contenido llegue a donde tiene que ser”, indicó Ramírez.

Agregó que la sexualidad es un estilo de vida y en la medida que exista mayor información, se tendrá mejores resultados de decisión sobre el cuerpo de cada persona y del momento adecuado para ser madres.

Problema complejo

Mónica de León, psicóloga encargada de Adolescentes en Salud Reproductiva del Área de Salud de Quetzaltenango, indicó que los municipios con mayor número de menores de edad embarazadas son  Coatepeque, El Palmar, Génova, Cabricán, Cajolá y la cabecera. 

Agregó que se trabaja en campañas de información para  los jóvenes,  padres y  maestros.

De León refirió que si bien muchos embarazos en menores son como  consecuencia  de violación, hay un alto número  por relaciones prematuras, en las que las parejas no utilizan  métodos anticonceptivos, lo cual   aumenta la  posibilidad de un embarazo no deseado.