Lluvia desborda riachuelo de quebrada Tambac en Sacapulas y causa estragos

La correntada anegó ocho comercios, bloqueó la carretera y dañó el sistema de agua entubada de varios sectores en Sacapulas, Quiché, la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) informó que no hubo personas albergadas.

Correntada anega ocho comercios, bloquea carretera y daña red de agua entubada en Sacapulas, Quiché. (Foto Prensa Libre: Héctor Cordero)
Correntada anega ocho comercios, bloquea carretera y daña red de agua entubada en Sacapulas, Quiché. (Foto Prensa Libre: Héctor Cordero)

Ayer jueves 24 en horas de la noche el arroyo que baja por la quebraba subió de nivel y se desbordó a su paso en Sacapulas informó Salomón Galindo presidente del Consejo Comunitario de Desarrollo del municipio.

“Teníamos más de 10 años de que el arroyo de la quebrada Tambac no subía de nivel todo es bien raro porque –ayer– no llovía en Sacapulas cuando descendió la correntada y al desbordarse destruyó todo a su paso afortunadamente no hubo víctimas que lamentar”, señaló Galindo.

Los comercios inundados se ubican a la orilla de la carretera cerca de un puente Bailey donde el caudal se salió de su cauce. Lodo, rocas y pedazos de árboles bloquearon por varias la carretera que conduce al norte del departamento.

Andrés González, propietario de uno de los comercios, indicó que pensó que iba a morir. “Observé que el agua empezó a entrar al negocio creí que la quebrada traía un poco de agua, pero inesperadamente entró más agua con lodo y piedras gracias a los compañeros de los otros locales logramos salir con mi familia”, explicó el comerciante.

“Escuché un estruendo y después mi negocio se empezó a llenar de agua y la correntada era cada vez más fuerte”, Fernando Muñoz, comerciante afectado de Sacapulas.

González mencionó que tuvo pérdidas económicas por la inundación. “vivimos de este negocio tenemos una venta de productos de consumo diario y un comedor todas nuestras cosas se llenaron de lodo ahora nos queda la preocupación de que baje otra correntada”.

Una niña ayuda a un hombre de la tercera edad a trasladarse en medio del lodo en la carretera de Sacapulas, Quiché. (Foto Prensa Libre: Héctor Cordero)

Rony Aceituno, supervisor de la Unidad Ejecutora de Conservación Vial (Covial), expresó que desde la madrugada de hoy viernes 25 se retiró el lodo, piedras y ramas de la carretera, “habilitamos un carril para que las personas pudieran llegar a su destino, retiraremos todo el material de la ruta para dejar el camino libre”.

De acuerdo con Aceituno, la correntada se desbordó porque rocas y ramas bloquearon el paso de la corriente en uno de los tubos que drenan hacia el río negro. “Vamos a limpiar el tubo de desfogue, pero nada garantiza que ocurra de nuevo una inundación si llueve intenso en la parte alta del departamento”, explicó Aceituno.

Fredy Baten, delegado de la Conred, reportó ocho comercios inundados, entre tienda y venta de dulces típicos de Sacapulas, no hubo personas albergadas y los daños fueron materiales.

La Coordinadora recomendará a los propietarios de los negocios tomar sus precauciones debido a que los comercios se ubican en la desembocadura de la quebrada y existe el riesgo que debido a las últimas lluvias del invierno podría registrarse una nueva crecida.

Correntada se salió de su cauce en Sacapulas, Quiché, y provocó daños en ocho comercios.  (Foto Prensa Libre: Héctor Cordero).

Contenido relacionado

> Víctima del temporal: Hombre muere al caerle un árbol en San Lucas

> Municipalidad de Mixco no tiene recursos para reemplazar tubería en la colonia Pablo Sexto

> Prevén lluvia de moderada a fuerte en próximos tres días

0