Vecinos usan gorgoritos y se organizan en juntas de seguridad para combatir la delincuencia

Varios hechos de violencia registrados las últimas semanas en Santa Cruz del Quiché, motivó a que un grupo de vecinos adquiriera gorgoritos para alertar cuando ocurra un hecho delincuencial; además, se han organizado juntas de seguridad.

Un patrullero brinda detalles de las juntas de seguridad. (Foto Prensa Libre: Héctor Cordero).
Un patrullero brinda detalles de las juntas de seguridad. (Foto Prensa Libre: Héctor Cordero).

Marta Solórzano, vecina de la zona 5 de la cabecera, dijo que está preocupada porque los hechos delincuenciales se elevaron en las últimas semanas; “estamos acostumbrados a caminar libremente por las calles sin el temor a ser asaltados”, afirmó.

Agregó que tiene conocimiento que se registran asaltos en los buses extraurbanos y a transeúntes en algunos sectores de la ciudad.

“Yo compré mi gorgorito, y con mis vecinos estamos listos a salir cuando uno de ellos nos alerte, porque tenemos que ayudarnos, ya que las autoridades no hacen nada”, aseguró Solórzano.

Varias empresas privadas ofrecieron regalar los gorgoritos a los vecinos, quienes se acercan a los negocios para solicitarlos.

Regala gorgoritos

El propietario de una empresa de venta de pintura, quien omitió su nombre por seguridad, dijo que regalar gorgoritos es una forma de colaborar con la sociedad, “con mi esposa decidimos comprar los gorgoritos y regalarlos a las personas, no queremos que nuestro municipio sea inseguro”, externó.

Juntas de seguridad

Las juntas de seguridad se organizaron en las zonas 1 y 2 de Santa Cruz del Quiché, donde hombres y mujeres en grupos de 75 personas patrullan las calles y obligan a las ventas de licor a cerrar sus puertas a las 22 horas.

Lea también: Usac prohíbe bautizos, prebautizos y cualquier actividad de bienvenida para estudiantes de primer ingreso

Entre gritos y amenazas los propietarios de estos comercios rápidamente dejan de atender. Otra acción de las juntas es solicitar   documentos de identificación a las personas que son desconocidas en las referidas zonas.

Uno de los patrulleros, quien llevaba el rostro cubierto, dijo que no permitirán que la delincuencia surja nuevamente en la cabecera departamental. Según él, las autoridades no hacen nada o están en contubernio con los delincuentes.

Hombres y mujeres patrullan en Santa Cruz del Quiché. (Foto Prensa Libre: Héctor Cordero).

“Hay una cantina donde han hecho más de 10 allanamientos y no encuentran nada a pesar de que todo sabemos que venden drogas, la misma Policía Nacional Civil (PNC) les da el aviso”, afirmó el patrullero.

Juan Zapeta, alcalde indígena de Santa Cruz del Quiché, conocido por azotar a los supuestos delincuentes que atrapan los vecinos, invitó a los quichelenses a adquirir su gorgorito y ayudar a capturar a las personas que causan inseguridad en la población, “una iniciativa excelente”, dijo.

“Los sonidos de los gorgoritos es la señal de peligro, como Alcaldía Indígena estaremos pendientes de cubrir cualquier emergencia con apoyo de los vecinos, no permitiremos que mareros y extorsionistas ingresen a Quiché”, enfatizó Zapeta.

Dijo que su detienen a un delincuente el castigo será ejemplar, pues buscan que paz prevalezca en Santa Cruz del Quiché.

Buscarán acercamientos

Darwin Fuentes, comisario de la PNC, informó que buscarán un acercamiento con los integrantes de las juntas de seguridad para indicarles que se pueden organizar, pero no portar armas de fuego ni gorros pasamontaña.

Para leer más: Esta es la historia del anciano que vive solo en un bus abandonado

Fuentes añadió que no tenía más detalles, porque necesita reunirse con los líderes de las juntas. También negó el señalamiento de que agentes de la PNC estén de acuerdo con los delincuentes.

Reynabel Samayoa, gobernador departamental de Quiché, afirmó que se reunió con los mandos de la PNC en Quiché, les pidió más control en el tema de seguridad.

“Se estarán desplegando más unidades para hacer patrullajes en las calles y revisión de buses extraurbanos en la ruta Interamericana para detener los asaltos”, aseguró el funcionario.

Samayoa pidió calma a la población; además precaución, especialmente con la integración de las Juntas de Seguridad; “que no se nos salga de las manos la situación y se linche a alguna persona, tenemos que evitar que eso pase”, agregó.

Algunos de los gorgoritos que han sido regalados a los vecinos para alertar cuando ocurra un hecho delictivo. (Foto Prensa Libre: Héctor Cordero).

También solicitó a la población su colaboración para denunciar ante la PNC cualquier situación anómala.

Flavio Ruiz, auxiliar de la Procuraduría de los Derechos Humanos, expresó que lamenta que la población se tuviera que organizar ante la ausencia del trabajo de las autoridades. “Les pediría a estos grupos de que, si capturan a una persona, esta sea entregada a las autoridades para evitar mayores problemas en el departamento”, resaltó Ruiz.

Añadió que es dudoso el aumento de la inseguridad en todo el país y que Quiché no es la diferencia, “más de siete años que no se registraba un asalto en buses extraurbanos en la carretera de Santa Cruz del Quiché a Chichicastenango, ojalá que grupos políticos no se aprovechen de la situación que está viviendo la población”, dijo el funcionario.

Contenido relacionado

PMTQ multa a camión que obstaculizó el paso esta mañana en el periférico

Energuate reconecta suministro de energía eléctrica en algunas áreas de Chiquimulilla

Hijo y cuñada de exalcalde de El Tejar deben devolver Q200 mil, producto de estafas y nombramientos ilegales

 

 

 

0