José Ángel viaja con su hijo de 5 años en la caravana de migrantes hondureños con la esperanza de reunirse con su esposa

José Ángel Medina Hernández, de 34 años, y su hijo José Ángel Medina Solís, 5, forman parte de un grupo de 25 migrantes de la caravana hondureña que llegó este miércoles a Retalhuleu para buscar ayuda; la esposa del hondureño viajó en otra caravana hace unos meses y la meta de los tres es llegar a Estados Unidos.

José Hernández y su hijo esperan integran la caravana de hondureños que pretende llegar a Estados Unidos. (Foto Prensa Libre: Esaú Colomo).
José Hernández y su hijo esperan integran la caravana de hondureños que pretende llegar a Estados Unidos. (Foto Prensa Libre: Esaú Colomo).

Ambos van con la esperanza de reunirse con Sintia Pamela Solís García, 23, esposa de Medina y madre del menor.

Solís se encuentra en la frontera de Tijuana, México, y el objetivo de padre e hijo es continuar los tres juntos el viaje hacia Estados Unidos

José y su hijo permanecen junto a otros 23 migrantes hondureños en un albergue de la Coordinadora Municipal Para la Reducción de Desastres (Comred) en la cabecera de Retalhuleu, pues buscan alimentos, ropa y zapatos para continuar con el recorrido.

Mientras se acomoda en una silla, José recuerda que su esposa viajó con una hermana y un menor 6 meses en la segunda caravana de migrantes hace unos tres meses.

Añadió que ella los espera para juntos atravesar la frontera entre México y Estados Unidos.

“Somos una familia pobre y mi esposa se desesperó porque no teníamos dinero para comer y decidió probar primero para ver si llegaba. Yo me quedé trabajando en mecánica para juntar algo de dinero y viajar con mi hijo en busca del sueño americano”, expresó Medina.

No deje de leer: Alrededor de 350 salvadoreños salen en otra caravana hacia EE. UU.

El migrante afirmó que no sabe leer y que empíricamente aprendió el trabajo de mecánica automotriz, pero en Honduras no encuentra trabajo, por lo que vendió algunas de sus pertenencias y lo reunido lo junto con un ahorro para viajar.

En tanto, el hijo de José le pide a su mamá que los espere. “Yo quiero abrazar a mi mamá, y decirle que la amo”, externó el menor.

El menor José Medina juega en un catre en el albergue de la Comred en Retalhuleu. (Foto Prensa Libre: Esaú Colomo).

Buscan ayuda

Autoridades informaron que es el primer grupo de 25 personas, entre mujeres y niños que han solicitado albergue para descansar algunas horas y después seguir con la travesía hacia Tecún Umán, San Marcos, para esperar al resto de la caravana que partió de Honduras.

Algunos migrantes argumentaron que cruzaron la frontera entre Honduras y Guatemala y han viajado en camiones y picops para no tener problemas con las autoridades, ya que en la zona fronteriza hay retenes.

Walter Morán, delegado de la Comred, informó que a los migrantes se les ha apoyado con un espacio para dormir, ropa y alimentación.

Para leer más: Más de 700 hondureños de caravana de migrantes ingresan a Guatemala

Añadió que el número de hondureños será mayor con el pasar de las horas, por lo que solicitó a la población si los puede ayudar con alimentos.

“Nosotros tenemos capacidad de albergar a 25 migrantes durante 24 horas, y la prioridad son mujeres y niños, ya que se han detectado deshidratados y otros con algunos problemas de salud”, resaltó Morán.

El grupo de 25 migrantes hondureños permanece en el albergue en Retalhuleu. (Foto Prensa Libre: Esaú Colomo).

Huyen de su país

Desde el pasado lunes, cuando llegaron los primeros migrantes hondureños a la frontera de Agua Caliente, más de 700 hondureños han ingresado a suelo guatemalteco, algunos incluso ya han llegado a la capital, mientras otros esperan hacerlo este miércoles. Los hondureños huyen de la pobreza y violencia que azota a su país.

A lo largo de la ruta desde aquel punto fronterizo hacia la ciudad de Chiquimula se observa a cientos de migrantes, muchos de ellos que viajan con niños. “¡Fuera JO! ¡Fuera JO!”, gritan, en referencia al presidente hondureño Juan Orlando Hernández, a quien la mayoría culpa de la situación económica precaria y la inseguridad que, afirma, atraviesa Honduras.

A diferencia de las primeras caravanas del año pasado no hay muchos guatemaltecos en la carretera para ofrecerles ayuda. De hecho, los conductores de vehículos no quieren transportarlos.

Jóvenes hondureños portan la bandera de su país al recién ingresar a Guatemala. (Foto Prensa Libre: Carlos Hernández)

Con información de Esaú Colomo

 

 

 

4

Mario Flores Hace 4 meses

Señores periodistas
No motiven estupideces, ni hagan de la irresponsabilidad una historia.
Usted recibiría cualquier persona en su casa, aceptaría más cargas del sur

Ana Jacome Hace 4 meses

por esa señales que hacen los catagoran como delincuentes

Ana Jacome Hace 4 meses

por esas plantas que hacen es que los catagoran como delincuentes

Noé Alarcón Hace 4 meses

No me agrada la idea que salgan de Honduras a causa de la pobreza y lleguen a Guatemala con su bandera. Si tanto aman a su Honduras ?porque mejor no se quedan alla a enfrentar la situacion? No mas me hago esa pregunta.