Albañiles mueren en intento de defender a un niño

Dos albañiles murieron baleados luego de un incidente ocurrido el martes último en la colonia Las Pozas, Barberena, Santa Rosa, donde aparentemente intentaron defender a un niño que fue asaltado, informó la Policía Nacional Civil (PNC). 

PNC acordona lugar donde ocurrió el ataque contra tres albañiles en Barberena, Santa Rosa. (Foto Prensa Libre: Oswaldo Cardona)
PNC acordona lugar donde ocurrió el ataque contra tres albañiles en Barberena, Santa Rosa. (Foto Prensa Libre: Oswaldo Cardona)

En el lugar del suceso murió Douglas Enrique Chávez Ramírez, de 31 años, mientras que Marvin Ortega Fajardo, 29, falleció el miércoles último en el Hospital Regional de Cuilapa, debido a la gravedad de las heridas.

En el hecho también resultó herido José Manuel Enrique Rodríguez, 24, quien fue trasladado al referido centro asistencial, donde se recupera.

El reporte policial detalla que los albañiles trabajaban en una casa en la colonia Arimany, de la referida localidad, cuando fueron alertados por un niño, quien aseguraba que había sido asaltado por sujetos que lo despojaron de un teléfono móvil.

Jairon Chávez, hermano de una de las víctimas, dijo que los trabajadores siguieron por casi un kilómetro a los delincuentes, pero al llegar a una vereda, fueron atacados a balazos por los asaltantes.

Elder de León, oficial de la PNC, dijo que en los registros de esa institución, Douglas Chávez tenía un ingreso a la cárcel el 14 de febrero del 2014, por robo agravado y portación ilegal de arma de fuego.

Agregó que hace 11 meses, su hermano, Alex Orlando Chávez, 32, murió a balazos, por lo que investigan los crímenes pueden estar relacionados a riñas entre grupos delincuenciales. 

Caso similar en Escuintla 

José Israel Hernández, 50, piloto de un bus urbano, quien por solidaridad cubría el turno de uno de sus compañeros que tenía una emergencia,  murió baleado el 12 de febrero de este año cuando manejaba la unidad en la zona 3  de Escuintla.

Un pariente de la víctima indicó que Hernández estaba en su día de descanso, pero un compañero le pidió que manejara el colectivo, porque  tenía una emergencia familiar.

Investigadores inspeccionan lugar donde ocurrió el ataque, en Escuintla. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL).

Los comentarios están cerrados.

1