San Marcos La Laguna es zona de alto riesgo, donde la evacuación voluntaria es vital, dice Conred

San Marcos La Laguna, Sololá, donde una gigantesca piedra destruyó varias viviendas, se ubica en una zona de alto riesgo, aseguran las autoridades.

Así quedó la vivienda de Lita Mendoza por la tragedia en San Marcos La Laguna, Sololá. (Foto Prensa Libre: Carlos Hernández)
Así quedó la vivienda de Lita Mendoza por la tragedia en San Marcos La Laguna, Sololá. (Foto Prensa Libre: Carlos Hernández)

San Marcos La Laguna, Sololá, se ubica al pie de una montaña y a la orilla del Lago de Atitlán, donde la presión a causa de las construcciones sin planificación territorial ha convertido ese paisaje en una zona de alto riesgo, según expertos.

Prueba de eso es la tragedia del martes último por la noche, cuando una gigantesca piedra se desprendió de la cima de la montaña y arrasó con todo lo que encontró a su paso y dejó cuatro muertos y varias casas destruidas.

Las víctimas, tres adultos y una bebé, eran parientes del alcalde local, Vicente Pusul, quien en declaraciones a la prensa reconoció que el 95 por ciento del municipio es considerado una zona de riesgo, pero que no tiene otra alternativa que continuar en el lugar.

En tanto, David de León, portavoz de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), dijo que se han hecho mapeos de las áreas susceptibles a deslizamientos, derrumbes e inundaciones y que la información se les ha entregado a las autoridades municipales para que ejecuten acciones de mitigación, principalmente lo relacionado a la autorización de construcciones en zonas de peligro.

“Hay diferentes puntos identificados. La probabilidad de que ocurran deslizamientos y derrumbes es latente”, dijo De León, quien destacó que la saturación de humedad en los suelos es otro factor de riesgo, principalmente en la zona del desastre, donde 44 casas quedaron vulnerables.

Una gigantesca piedra sorprendió a vecinos del barrio número uno de San Marcos La Laguna, Sololá, donde cuatro personas perdieron la vida. (Foto Prensa Libre: Carlos Hernández Ovalle)

Deforestación y falta de POT

De acuerdo con el analista ambiental José Miguel Leiva, la deforestación y la falta de Planes de Ordenamiento Territorial (POT), son dos factores “altamente peligrosos” que por lo general se traducen en desastres, como el ocurrido en San Marcos La Laguna.

Leiva asegura que el mayor peligro para las comunidades asentadas en las faldas de volcanes, cerros y montañas es la deforestación, pues al no haber árboles la lluvia erosiona el suelo y libera todos los elementos que se ocultan bajo este, provocando deslizamientos, derrumbes y caídas de piedras.

Leiva reconoce que en Guatemala hay sectores que no son afectados por la deforestación y son susceptibles a desastres, como en San Marcos La Laguna, donde el peso de la piedra pudo haber influido, pues este se sumó a la saturación de humedad.

Vista del lugar de la tragedia en San Marcos La Laguna, Sololá. (Foto Prensa Libre: Carlos Hernández)

Además, ve con preocupación como las poblaciones crecen sin control, pues cada día surgen asentamientos humanos en zonas de riesgo y, aunque las autoridades ediles lo sabe, no hacen nada por evitar que las construcciones avancen en laderas y barrancos.

“La gente se ubica en zonas de alto riesgo y no hay quien les diga que no se puede, es falta ordenamiento territorial, aunque haya una política o haya instrumentos lamentablemente no se ejecutan. Los alcaldes son los responsables a nivel de sus territorios, pero son incapaces de decirle a la gente que no se puede vivir en zonas de riesgo”, dijo Leiva.