Coronavirus: la historia de la familia Gutiérrez le pone rostro a la crisis que se vive en El Mirador

Pobreza y crisis por el covid-19 agobian a familias de zonas rurales de Zacapa.

Evanelia Gutiérrez y su familia viven en una casa de lámina y madera en el caserío El Mirador, Zacapa. (Foto Prensa Libre: Wilder López)
Evanelia Gutiérrez y su familia viven en una casa de lámina y madera en el caserío El Mirador, Zacapa. (Foto Prensa Libre: Wilder López)

A cinco kilómetros de la cabecera de Zacapa se ubica el caserío El Mirador, una comunidad donde el acceso a los servicios públicos es complicado y donde la pobreza azota a la mayoría de las 23 familias que lo habitan, principalmente ahora que, debido a las restricciones por el covid-19 casi nadie trabaja.

Pero en medio de las dificultades que los vecinos afrontan, hay un caso que llama la atención, el de Evanelia Gutiérrez, de 45 años, quien vive junto a seis hijos y seis nietos y que desde que se declaró la emergencia sanitaria en el país, el 13 de marzo último, dejó de trabajar y la situación se ha complicado.

Antes de la emergencia, Evanelia hacía trabajos domésticos o vendía en el mercado; sin embargo, ahora pocas personas tienen capacidad económica para contratarla y no hay medios de transporte para movilizarse, lo que se traduce en falta de recursos para llevar algo de comida a su casa, donde; además, se exponen a las inclemencias del clima, porque esta es de láminas, plástico y troncos.

En el caserío El Mirador, Zacapa, el acceso es complicado, debido a la falta de infraestructura. (Foto Prensa Libre: Wilder López)

“Hemos pasado momentos difíciles. Con el verano hace mucho calor y ahora que se acerca el invierno se nos mojan nuestras cosas”, dijo Evanelia.

Debido a las condiciones en las que vive la familia, una de las hijas de Evanelia desarrolló una enfermedad en la piel, la cual requiere de cuidados especiales.

Alberto Ramírez, director del centro de Salud de Zacapa, comentó que desde hace siete meses le dan seguimiento al caso de la pequeña, la cual padece una enfermedad cutánea contagiosa causada por un ácaro.

“A la niña se le diagnosticó esta enfermedad y se le indicó que debe resguardarse para no exponerse a los rayos del sol. Esta semana daremos seguimiento al caso y evaluaremos a los demás niños de la casa”, refirió Ramírez.

Además, se estableció que la niña, de 12 años, aún no está inscrita en el Registro Nacional de las Personas, por lo que se busca agilizar este trámite e inscribirla en la escuela.

La familia de Evanelia Gutiérrez padece del intenso calor que azota el caserío El Mirador, Zacapa. (Foto Prensa Libre: Wilder López)

Reciben apoyo

Hace uno días, la familia fue visitada por un grupo de religiosos, quienes evidenciaron las condiciones en las que viven y decidieron apoyar para que mejoren sus condiciones de vida.

“Cuando llegamos por primera vez a la comunidad vimos muchas necesidades, pero atendimos más a la de Sarita -la niña-. Se hicieron los trámites del área de Salud para su diagnóstico de la piel y la inscripción en el Registro Nacional de la Personas”, comentó Salvador Yánez, pastor del Ministerio Valor de Valores.

“En esta temporada que comienza la lluvia decidimos hacerles una galera para que puedan dormir con un techo. Ellos no cuentan con nada, solo con una estructura de palos y nailon que no protege de la lluvias y sol”, agregó Yánez.

El pastor Salvador Yánez hace mediciones en el área donde construirán una galera para la familia de Evanelia Gutiérrez. (Foto Prensa Libre: Wilder López)