El jonrón en las Grandes Ligas nació hace 144 años

En pleno parón del deporte a nivel mundial por la pandemia del nuevo coronavirus, este domingo se cumplieron 144 años del primer jonrón en las Grandes Ligas de béisbol, el equivalente al gol en el futbol, acciones que despiertan pasiones y dan también un toque épico si con ellos se decide un juego. 

Casi siglo y medio tiene el jonrón en las Grandes Ligas, una hazaña que muy pocos pueden lograr. Foto Prensa Libre: Tomada de redes.
Casi siglo y medio tiene el jonrón en las Grandes Ligas, una hazaña que muy pocos pueden lograr. Foto Prensa Libre: Tomada de redes.

Su autor fue el beisbolista Ross Barnes, que jugando con Chicago castigó al lanzador de los Rojos Cherokee Fisher con un estacazo por encima de las cercas del jardín izquierdo. Así lo describió entonces el diario Chicago Tribune.

Ross Barnes fue el primer beisbolista que realizó un jonrón. Foto Prensa Libre: Tomada de redes

El camino del vuelacerca desde entonces ha sido pavimentado con el desarrollo de elementos técnicos, con más ejercicios, mejores materiales en la madera de los bates y una pelota más viva, haciendo que el toletazo provoque arranques de locuras en los aficionados. 

En 2019 los equipos de las Grandes Ligas terminaron con un récord histórico de jonrones con 6.776 bambinazos en la temporada, un 11% más que el establecido en 2017 con 6.105. 

El récord de jonrones para una temporada lo tiene Barry Bonds, con 73 en 2001 con los Gigantes de San Francisco. 

El año pasado, los líderes de la temporada fueron el novato de origen español Pete Alonso de los Mets con 53 en la Liga Nacional y el cubano Jorge Soler de los Reales con 48 en la Americana. 

  La hazaña de Barnes  

  La hazaña de Barnes fue en la entonces recién inaugurada Liga Nacional. Según el diario, Barnes solo quería despachar un sencillo, pero su toletazo levantó de sus asientos a los 4 mil espectadores que cabían en esa época en el estadio Cincinnati Avenue Grounds. 

Ese fue el primer cuadrangular en las Mayores y el único de Barnes en toda la temporada. También fue el primero de dos que Barnes conectó en su carrera. 

Fue así el nacimiento de una de las hazañas más impresionantes que pueden celebrar hoy en día los fanáticos del béisbol en un partido. 

Además, es como lo describen los beisbolistas cuando sacan la pelota del parque, “la mejor sensación que el universo puede ofrecer”. 

  Es la delicia del gol en Grandes Ligas 

  Así lo han comparado muchos seguidores del deporte, ya que tanto el gol en el futbol como el jonrón en el béisbol despiertan celebraciones que rayan en la locura cuando se producen. 

Tanto así en el béisbol que existe un Derby exclusivo para bambinazos que se celebra todos los años en el receso por el Juego de las Estrellas. 

En el Derby del Jonrón de 2019 salió victorioso Alonso tras derrotar en la final al también novato dominicano Vladimir Guerrero Jr. 

Alonso fue el toletero más oportuno en la competición, ya que en los tres duelos que disputó tuvo la oportunidad de cerrar la tanda. En cuartos de final derrotó al también quisqueyano Carlos Santana (14-13), en las semifinales al venezolano Ronald Acuña Jr. (20-19) y en la final a Guerrero Jr. con un marcador de 23-22. 

Si conectar un jonrón es algo difícil, tres en un juego lo es mucho más, sobre todo en partidos importantes. No es lo mismo lograrlo en un partido normal que por ejemplo en una Serie Mundial. 

De ese tipo de hazaña una de las más recordadas fueron los tres vuelacercas del dominicano Albert Pujols en la Serie Mundial de 2011 frente a los Rangers de Texas, a los que los Cardenales del quisqueyano les ganaron el Clásico. 

Los únicos cuatro toleteros con tres vuelabardas en un juego de Serie Mundial fueron Babe Ruth -dos veces- (1926 y 1928), Reggie Jackson (1977 con Yankees) y Pujols.