McMorris un verdadero guerrero que le ganó a la muerte

El snowboarder canadiense Mark McMorris se colgó ayer el bronce en el slopestyle en los Juegos Olímpicos de Pyeongchang, apenas 11 meses después de estrellarse contra un árbol y romperse 17 huesos.

McMorris, que también fue bronce en Sochi 2014 dos semanas después de fracturarse una costilla, estuvo cerca de morir en marzo recién pasado cuando sufrió múltiples lesiones al golpearse contra un árbol: en el accidente se fracturó la mandíbula, el brazo izquierdo y la pelvis, además de una rotura de bazo y un colapso en el pulmón izquierdo.


“No quiero pensar mucho en el pasado, pero aprecio el hecho de poder estar hoy sobre una tabla”, indicó el rider de 24 años. “Muchas veces tengo que pellizcarme por sentirme tan bien en la tabla. Hace ocho meses no habría pensado para nada que podría volver a este nivel”.

McMorris, era el gran candidato y una de las estrellas de la disciplina, pero se cayó en la última pasada con lo que resignó su posibilidad de oro. Para colmo, su compatriota Max Parrot también lo superó en la última bajada y lo postergó al bronce.

McMorris durante su presentación en slopestyle en el Phoenix Park. (Foto Prensa Libre: AFP)

Blessed is an understatement

Una publicación compartida de Mark McMorris (@markmcmorris) el

El COI y el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, resaltaron la hazaña de Mark en sus redes sociales. “Todo es posible”, escribió el COI junto a la fotografía del medallista. Mientras que el mensaje de Trudeau fue, “Vaya viaje de vuelta al podio. Tu tenacidad y coraje inspira a mucho de nosotros”. 

 

Redmond Gerard, de solo 17 años, le dio a Estados Unidos la primera medalla dorada de los Juegos Olímpicos de Pyeongchang al imponerse en la emocionante final del slopestyle en el Phoenix Park.

Después de dos intentos fallidos que lo dejaban en el último puesto de la clasificación tras las dos primeras mangas, Gerard sorprendió con una performance deslumbrante en el último intento para sumar 87.16 puntos y quedarse con la medalla dorada.

El adolescente americano postergó así a los canadiense Max Parrot, que fue segundo con 86.00, y McMorris, tercero con 85.20.

“Es increíble, en mis primeros Juegos conseguir una medalla de oro es algo que no esperaba”, remarcó el nuevo campeón olímpico.

Max Parrot, Redmond Gerard y Mark McMorris en el podio de los Juegos Olímpicos de PyeongChang 2018.(Foto Prensa Libre: EFE)