¿Rendirse? ¡Jamás! Esta atleta se cayó, levantó, ganó con autoridad y ahora busca su triplete olímpico

Aquello de levantarse después de una caída para ganar se cumplió a cabalidad con la atleta neerlandesa Sifan Hassam en la prueba de los mil 500 metros planos. La nacida en Etiopía, y acogida como refugiada en Países Bajos, sorprendió al mundo en esta prueba y ahora está a poco de ganar un soñado triplete olímpico.

Sifan Hassan celebra la victoria en la final femenina de los 5,000 metros planos de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Foto Prensa Libre: EFE.
Sifan Hassan celebra la victoria en la final femenina de los 5,000 metros planos de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Foto Prensa Libre: EFE.

Sifan Hassan, la neerlandesa de origen etíope que se cayó durante una carrera el 1 de agosto en la clasificación de los 1 mil 500 metros planos, e igual ganó su serie, conquistó este 2 de agosto en 5 mil metros planos la primera medalla de oro de las tres que persigue en los Juegos Olímpicos de Tokio.

En una jornada épica en los 1 mil 500 metros, la neerlandesa corría la segunda serie de los 1.500 metros cuando, en el tumulto que se produjo al toque de campana, con todas las participantes luchando por los seis primeros puestos que daban acceso directo a semifinales, Hassan cayó y rodó por la pista de tartán.

Impensable que pudiera lograr llegar primero a la meta, pero nada la detuvo. Observó el terreno, se puso en pie, y comenzó de nuevo la marcha.

La favorita de la competencia tuvo que sacar fuerzas y aceleró el paso lo más que pudo. Así fue a lo largo de todo el último giro, que recorrió en 61 segundos para alcanzar al grupo.

Lo consiguió sin dificultad e incluso ganó la serie con un tiempo de 4:05.17. Horas más tarde se colgó el primer hora del triplete que se propuso en la prueba de los 5.000.

Hassan debutó el pasado viernes 30 de julio en la primera ronda de los 5.000; y este domingo 1 de agosto corrió en primera ronda de 1.500 que ganó a pesar de haber caído. Horas más tarde, ya en lunes 2 de agosto, ganó la medalla de oro en los 5.000.

El miércoles 4  de agosto estará en las semifinales de 1.500; el viernes 6 correría la final de 1.500 y el sábado 7 partirá en la final directa de 10.000. El escenario es agotador, pero la fondista, que llegó a Países Bajos con 15 años en calidad de refugiada procedente de Etiopía, se apresta a hacer algo hasta ahora impensable.

 

Tiene cuatro récords mundiales en distancias comprendidas entre la milla y los 10.000 metros: milla (4:12.33), 5 km en ruta (14:44), 10.000 (29:06.82) y la hora (18.930 metros). También posee los récords de Europa de 1.500 (3:51.95), 3.000 (8:18.49), 5.000 (14:22.12) y medio maratón (1h05:15).

 

Si consigue el triple se convertiría en una de las grandes protagonistas de estos Juegos Olímpicos y culminaría una historia de superación personal desde que llegó en 2008 a Países Bajos como refugiada.

Su figura en el atletismo se ha visto marcada por las sospechas desde la suspensión de su exentrenador cubano-estadounidense Alberto Salazar en 2019 por “incitación al dopaje”. Hassan nunca ha dado positivo ni se ha visto directamente implicada en ningún caso.