Kevin Cordón: “Como deportista perdí la posibilidad de medalla, pero como persona gané mucho”

Su voz no era la misma de los partidos anteriores, pero una sonrisa y un gracias por estar de nuevo acá, fue el preámbulo de la entrevista pospartido de Kevin Cordón en Tokio, aquel “niño de 11 años que dejó su casa, su familia, para alcanzar su sueño”.

Publicado el
Kevin Cordón luchó hasta el final por la medalla de bronce ante Anthony Sinisuka Ginting, un duro rival de Indonesia Foto Prensa Libre: AFP.
Kevin Cordón luchó hasta el final por la medalla de bronce ante Anthony Sinisuka Ginting, un duro rival de Indonesia Foto Prensa Libre: AFP.

Y no era para menos. Este lunes 2 de agosto cayó 2-0 ante el indonesio, Anthony Sinisuka Ginting y se esfumó la oportunidad de ganar su primera medalla olímpica, la segunda para el país después de la de Erick Barrondo en atletismo – marcha -.

En su cuarta participación en Juegos Olímpicos, la primera fue en Beijing con 20 años, quedó entre los mejores cuatro del mundo. Se enfrentó en los dos últimos juegos al segundo y quinto mejor ranqueado de este deporte que le ha apasionado desde los 11 años.

Kevin Cordón se superó así mismo, cosa difícil para el ser humano en la cotidianidad. Del sufrimiento de Río, 2016 donde la rodilla le pasó la factura a Londres, 2012 donde comenzó a saborear las victorias en una justa olímpica. En Tokio pudo graduarse con una medalla, pero su actuación hace olvidar por un momento que eso es lo más importante.

“Cada vez el camino se ponía más difícil. Estar acá es una gran oportunidad que me dio Dios y lo agradezco”, fueron las primeras palabras con un tono de no mucho brillo porque sabe en el fondo que se le escapó la oportunidad de ganar su primera medalla olímpica.

Kevin Cordón durante su estancia en Japón siempre mostró agradecimiento por la población que le apoyó. Sus triunfos, de hecho, se los dedicó a su hermano Marvin, fallecido en un accidente, a su familia y al pueblo guatemalteco que sufre de muchas maneras.

Pero Kevin, en medio de esa tristeza evidente, saca pecho y asegura que esta fue una experiencia de vida. Algo que no se imaginaba y que realmente le ha dejado muchas enseñanzas.

“Aunque haya perdido aún no me creo que haya llegado a las semifinales”, expresa.

¿Sientes que realmente perdiste? Le preguntan, y él, sin dudarlo, responde: “Como deportista perdí la posibilidad de la medalla. Está claro. Pero como persona gané mucho. Cuando las cosas se hacen a conciencia adentro o afuera de la cancha, siempre vas a ganar”.

Y todo parece tener sentido. Porque Kevin Cordón ha demostrado a lo largo de su carrera que ha hecho las cosas bien adentro y afuera de la cancha. Aunque no figura mucho y mantiene un perfil bajo, su actuación deportiva lo llevó hoy a ser un héroe no solo en Guatemala sino en Latinoamérica.

Para él, ese reconocimiento es gratificante porque practica un deporte que no es tan popular en este continente.

“Me llevo experiencia, bonitas cosas vienen a la vida de uno cuando se hacen a conciencia.  Cuando vuelva a Guatemala haré cosas importantes y le devolveré lo que me ha dado”, explica.

Kevin Cordón no es el mismo en esta entrevista, y tampoco lo será a partir de ahora en su carrera. Es una estrella, es un personaje por seguir.

Logró que aquellas personas que no conocían el deporte ahora lo vean como una posibilidad real para sus hijos, sus conocidos. Ojalá que esto dure por muchos años.

“Son grandes cambios. Cuando uno tiene experiencias no importa sin son buenas o malas, uno tiene cambios. Acá me pasaron cosas muy buenas y eso me voy a llevar a Guatemala”, dice sin dudarlo.

“Tengo esta gran oportunidad. Voy a poder transmitir esta alegría, esta experiencia. Cuando uno tiene la posibilidad de practicar un deporte y la oportunidad de devolverle el favor a la gente, al país, eso es lo más importante. Eso es lo que haré”, señala el deportista nacido en La Unión, Zacapa.

Y es en ese lugar que fija su mirada en el corto plazo. Asegura que quiere descansar por ahora. “Quiero descansar, físicamente me siento agotado. Quiero volver con mi familia. Quiero regresar a La Unión. Quiero estar en mi casa”, asegura.

Kevin Cordón está agradecido con el país por el apoyo. “Muchas gracias Guatemala, qué bonito poder sentir esto. Llevarme cosas buenas y transmitirlas allá”, relata.

“Toda esa alegría que viví como deportista y persona, poder tener esa gran oportunidad de transmitirla allá es lo que vale la pena”.

Cómo define su participación en los cuartos Juegos Olímpicos que ha participado. Kevin no titubea y explica: “Es un sueño cumplido de un niño de once años que dejó a su familia y su pueblo para alcanzarlo”.

Kevin pasó a la historia, y es el presente de un deporte que seguramente encontró en él un segundo aire, como en cada juego que disputó ante atletas potencias en el mundo de esta disciplina.