Kevin Cordón, con coraje y corazón, luchó hasta el final por el bronce ante el indonesio Anthony Sinisuka Ginting

Kevin Cordón cayó 2-0 ante el indonesio Anthony Sinisuka Ginting y perdió la oportunidad de colgarse su primera medalla olímpica y la segunda de Guatemala en la historia. Luchó hasta el final ante un complicado rival asiático. Cordón es el cuarto mejor jugador de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, del mundo.

Publicado el
Kevin Cordón cayó ante el indonesio Anthony Sinisuka Ginting en el juego por la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Foto Prensa Libre: AFP.
Kevin Cordón cayó ante el indonesio Anthony Sinisuka Ginting en el juego por la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Foto Prensa Libre: AFP.

Luchó hasta el final. Se movió como debía. El rival no fue nada sencillo. El indonesio Anthony Sinisuka Ginting le puso cuesta arriba las cosas a Kevin Cordón que salió con la convicción de quedarse con su primera medalla olímpica, la que falta en sus vitrinas. La segunda medalla para Guatemala.

El juego fue veloz, de movimientos sorprendentes del rival y de defensa bien ejecutada por momento por parte del guatemalteco. La velocidad del asiático se topó con la experiencia del zurdo de Zacapa. Pero aún así fue superior el indonesio.

Kevin Cordón lo intentó hasta el último momento del juego. Se fajó como pudo, pero no fue sencillo enfrentar al quinto mejor del mundo.

El primer set fue de esperanza en los primeros puntos. El zacapaneco pudo poner en ventaje en el inicio, pero poco a poco el rival se fue apoderando del juego. Fue tanto que este episodio del juego terminó en 17 minutos.

El set 1 fue para Anthony Sinisuka Ginting 11-21. El técnico de Kevin Cordón le advirtió de que debía de intentar frenar la velocidad y no poner en riesgo el volante en cada lanzamiento.

En esta primera parte del juego hubo pocos remates de Cordón, pero no porque no quisiera, sino que le juego del asiático no se lo permitió. No dejó posibilidad de que el guatemalteco usara su arma letal.

En el segundo set las cosas cambiaron un poco para Kevin. Aprovechó lateralizar el juego para hacer correr más al indonesio que antes de esto se sentía tranquilo porque Cordón seguía el juego que él quería.

Fue un set más disputado que se mantuvo con poca diferencia. En 14 minutos el set iba 9-14 en contra, pero el segundo airea de Kevin Cordón llegó en el mejor momento. Sin embargo, cuando Anthony Sinisuka Ginting observó esto volvió a imponerle velocidad a su juego.

Al final el asiático apretó como debía para que no se le escapara una medalla que ansiaba. Fue entonces que derribó la defensa del guatemalteco y logró quedarse con el segundo set. 13-21 fue le resultado final.

Kevin Cordón lo dio todo, luchó con coraje y corazón. Hizo historia, la suya, esa que comenzó en Beijing 2008 y hoy lo ha llevado a ubicarse como el cuarto mejor del mundo en el bádminton.

Kevin Cordón lo dio todo no solo por Guatemala, un país en donde este deporte no es tan popular, sino que en Latinoamérica. Su actuación en Tokio lo llevó a estar en el sitial que han ocupado por años asiáticos y europeos, y donde el bádminton es un deporte nacional, profesional.

Kevin Cordón, el puesto 59 en el ranquin, el atleta guatemalteco que tuvo que acondicionar un salón parroquial católico para entrenar en pandemia antes de viajar a Japón, se enfrentó con dignidad a un indonesio, número 5 del mundo.