La guatemalteca Deborah Domínguez cae en la final de la Copa Galileo

La tenista guatemalteca  Deborah Domínguez cayó este sábado frente a la estadounidense Olivia Lincer en la final de la Copa Universitaria Galileo, que se realizó en las canchas de la zona 15.

Deborah Domíguez disputó la final de la Copa Galileo frente a la estadounidense Olivia Lincer. (Foto Prensa Libre: Esbin García).
Deborah Domíguez disputó la final de la Copa Galileo frente a la estadounidense Olivia Lincer. (Foto Prensa Libre: Esbin García).

Domínguez no pudo ante el poder ofensivo de Lincer y perdió el partido por el título con parciales de 6/3, 6/2, siendo para la estadounidense el primer título en su carrera. Además celebró el trofeo ‘la máscara de Jade’ en la modalidad de dobles, en donde hizo equipo con la también norteamericana Ashton Bowers.

La atleta nacional había fichado el boleto a la final, después de superar el viernes por 6-4 6-4 a la estadounidense Victoria Osuigwe en un tiempo de 1 hora 48 minutos. Dominguez contó este sábado con el respaldo del director técnico Sergio Gonzalez y el entrenador Anthony Vásquez, pero sucumbió ante el buen nivel del rival y finalizó como sub campeona.

Por un lado, Perú, que se llevó los honores tanto en la rama masculina en ambas competencias: Singles y Dobles. En la primera, Christopher Li, originario de Lima, se coronó campeón en un partido que se convierte en récord del torneo con 3 horas 32 minutos, derrotando al neoyorquino Sebastian Sec con un marcador de 7-5,4-6,7-6(10).

Olivia Lincer, de Estados Unidos, se coronó este sábado en la Copa Galileo. (Foto Prensa Libre: Federación de Tenis).

En la segunda, el también limeño Ignacio Buse hizo lo propio con su pareja de dobles, el colombiano Nicolás Niño, llevándose los máximos honores en esa modalidad.

Deborah logrará subir en su ranking más de 100 posiciones, lo que le permitirá ir participando en torneos de grados más altos en su carrera.

La Copa Universidad Galileo tuvo en esta ocasión participación de representantes de 23 países diferentes de 4 continentes, siendo una excelente escenario para todos aquellos jugadores que visitaron este país, llevándose consigo un recuerdo de una gran organización y con la promesa de volver en el mes de junio cuando se realice el segundo de los Mundiales Juveniles, la famosa Copa Mundo Maya.