Los rostros de la preocupación por los efectos del coronavirus en el deporte nacional

La suspensión del deporte está afectando a todos los protagonistas, principalmente a los que dependen del pago de cada jornada.

Publicado el
El caddie reconoce que pasa un mal momento, pero tiene esperanza de que pronto terminará. (Foto Prensa Libre:)
El caddie reconoce que pasa un mal momento, pero tiene esperanza de que pronto terminará. (Foto Prensa Libre:)

Estas son historias de cinco guatemaltecos que dependen totalmente de la actividad deportiva y que han visto  mermado sus ingresos debdo a el paro total por el covid-19.  

DANIEL ALTAN 

“Espero que abran los clubes pronto” 

Daniel Altan es un apasionado del golf, y en los últimos 15 años se ha dedicado a ser caddie —acompañante del golfista, que le aconseja y conoce el campo a la perfección—, pero el covid-19 le ha afectado el ingreso económico. 

“Debemos buscar algo más que hacer. Ahora ando haciendo viajes en moto; traslado a las personas a donde me pidan. No me puedo quedar quieto, porque tengo una familia que mantener”, reconoce Daniel, padre de tres hijos.  

“Me está afectando mucho, porque siempre he trabajado de caddie. Con esa profesión he mantenido a mi familia. Espero que pronto abran los clubes para poder comenzar a trabajar nuevamente”, dice Altan, quien es uno de los conocedores del campo del Mayan Golf, Villa Nueva.  

El árbitro de tenis de campo cuenta que ha aprovechado para cuidar a su madre. (Foto Prensa Libre:)

OSWALDO YUMÁN 

“Aprovecho cuando sale algún trabajo” 

El árbitro de tenis de campo Oswaldo Yumán es un profesional de ese deporte. Un mes después, sin tener ningún partido, la situación ha comenzado a complicarse para poder mantener a su familia. 

“Me dedico completamente al arbitraje. Somos siete personas las que nos dedicamos a tiempo completo”, lamenta Yumán, quien dice que no han podido tener un ingreso durante el confinamiento.  

“He aprovechado para cuidar a mi madre, y cuando salen trabajos, damos mantenimiento a algunas canchas. Esto ha estado difícil para todos”, cuenta Yumán.  

Los árbitros se han unido y reunieron artículos deportivos los cuales sortearán para tener un pequeño ingreso que los alivie durante la pandemia. 

El caddie guatemalteco dice que ellos ganan para comer cada día, y ahora no tienen trabajo. (Foto Prensa Libre:)

AROLDO CHAJÓN 

“Esta situación es más difícil” 

Para el caddie guatemalteco Aroldo Chajón ya no solo la lluvia —cierran los campos para cuidarlos— ha sido impedimento para que pueda acompañar a los golfistas; ahora, el coronavirus le arrebató su trabajo, al que se dedica desde hace más de tres décadas. 

“Nos está afectando un montón. Nosotros trabajamos por nuestra cuenta. Hemos dependido de lo que ganamos el día a día. Trabajamos si llegan jugadores a los clubes, y si llueve ya no tenemos ingresos esos días; pero esto es más difícil, porque ya llevamos un mes de no contar con una entrada, porque se cerraron los clubes”, lamenta Chajón, quien agradece al club San Isidro, porque les ha brindado apoyo económico con el que, según el caddie, ha logrado cubrir algunos gastos básicos. 

El diamante de beisbol ha sido siempre su casa; ahora extraña los partidos. (Foto Prensa Libre: )

NELSON HERNÁNDEZ 

“Agradezco el buen corazón” 

Nelson Hernández ingresó al mundo del umpire de beisbol y softbol por la cercanía de su vivienda al diamante Enrique Trapo Torrebiarte, zona 2. 

El primer paso fue ser jugador, pero a los 17 años dejó el bate y el guante, porque decidió ser árbitro, una profesión de la que tiene más de 30 años de experiencia. 

La similitud con el softbol le permitió juzgar en ambas disciplinas. Este mes, sin beisbol, ha tenido que recurrir a sus ahorros y a la ayuda de los equipos de softbol.  

“El trabajo de arbitraje en el softbol es mi ingreso principal. Este parón me ha afectado mucho, porque ha sido largo. Por suerte, hemos sido favorecidos con una donación de los equipos de ese deporte, que hicieron colecta de víveres. Agradezco el esfuerzo que hicieron y el buen corazón”, indicó Hernández. 

El recogepelotas dice que depende completamente del tenis de campo. (Foto Prensa Libre:)

GIO RAMÍREZ 

“Nos afecta porque vivimos al día” 

Es habitual ver a los recogepelotas caminar en los alrededores de las sedes de la federación de las zonas 5 y 15, así como en los diferentes clubes, con una mochila y su raqueta. 

En el país hay más de 200 alcanzabolas, quienes son vitales para que los tenistas no pierdan tiempo buscando las pelotas durante el juego. 

“Nos ha afectado, porque nosotros vamos día a día saliendo adelante y dependemos económicamente de esta actividad”, dice Gio Ramírez, quien tiene tres años de dedicarse a esta profesión. 

Así como Gio, otros recogepelotas han contado con el apoyo de algunos jugadores y la federación, con víveres o dinero, para poder salir adelante. ¿Cuándo volverá el tenis? Es algo que, por el momento, no tiene respuesta.