Chile a bailar con la más fea en el inicio de las clasificatorias mundialistas

Chile tendrá un duro inicio en la ronda clasificatoria para el Mundial Rusia-2018, con un complicado Brasil sin Neymar, pero también ante Perú y Uruguay, con el recuerdo aún fresco de los polémicos partidos que jugó con estos dos rivales en la Copa América que ganó como anfitrión.

Tras haber ganado su primer título de selecciones en la Copa América que organizó este año, Chile estrena la corona en unas eliminatorias en las que el sorteo ha sido poco benevolente, al menos en los primeros cuatro partidos que debe disputar este año por las clasificatorias.

Brasil será el primer escollo, y no podía ser peor. Tras una horrible Copa América en la que fue eliminado por Paraguay en cuartos de final, su técnico Dunga sufre la presión de llevar a la verdeamarela al mundial, una cita en la que el pentacampeón nunca ha faltado.

La falta de Neymar, suspendido por cuatro partidos debido al escándalo que protagonizó en el juego con Colombia por la fase de grupos de la Copa América, parece alivianar la tarea de Chile de recibir a semejante rival que le ha ganado a La Roja cuatro de los seis partidos que jugaron por eliminatorias desde el 2000. Chile ganó uno y empataron otro.

“Con Brasil de local será difícil”, vaticinó, el técnico de Chile, el argentino Jorge Sampaoli, quien no estuvo en el sorteo que se realizó en San Petersburgo.

La generación dorada que le dio a Chile su primer título ha mantenido la idea de que no importa el rival que venga enfrente, la cosa es maniatarlo y superarlo, una filosofía que Chile ha hecho una religión y que no variarán ante un Brasil que no viene jugando bien.

Chile y Brasil jugarán en octubre en el estadio Nacional de Santiago.

El 5 de septiembre, Chile jugará ante Paraguay su único amistoso antes de las eliminatorias.

 Volver a una pesadilla

Tras el partido con Brasil, la selección chilena enfrentará a un clásico rival: Perú, un equipo que en la Copa América mostró un gran juego de la mano del técnico argentino Ricardo Gareca, y que precisamente se enfrentaron en una polémica semifinal.

El partido lo comenzó ganando Perú dejando boquiabiertos a los más de 45.000 hinchas chilenos que poblaron el estadio Nacional, pero el delantero chileno Eduardo Vargas marcó el 2-1 final. El primero de sus goles, lo anotó en evidente posición adelantada, lo cual causó la protesta de la hinchada peruana por un supuesto favoritismo del árbitro venezolano José Argote hacia Chile, quien, además, expulsó a un jugador peruano.

Chile y Perú se volverán a ver en la segunda fecha de las eliminatorias, en Lima, un escenario casi inexpugnable para La Roja.

Tras ello, Chile recibirá en noviembre a Colombia, otro duro rival, y el último juego del año será ante Uruguay, quizás el juego más complicado para La Roja ya que deberá ir a Montevideo tras el escandaloso juego de cuartos de final en la Copa América.

El ya célebre dedo del defensa chileno Gonzalo Jara en la humanidad del delantero charrúa Edinson Cavani, fue una mortal daga que la afición uruguaya no perdona, por lo cual, los tambores de candombe se encargarán de hacer sentir a Chile más visitante que nunca.

“Nunca pensé la repercusión que pasó en la Copa. La gente lo tomó demasiado en serio. Será un partido especial y mucho más por lo que pasó”, adelantó Jara.