Cuando el futbol es acusado de propagar el coronavirus

Grupos de aficionados que gritan y cantan juntos… Las concentraciones de aficionados dentro y fuera de los estadios han sido desde el inicio de la pandemia de covid-19 señaladas como posibles focos de contagios.

Aficionados del Atalanta en el duelo frente al Valencia, en febrero del 2020. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Aficionados del Atalanta en el duelo frente al Valencia, en febrero del 2020. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

A horas del comienzo de la Eurocopa, con público en las tribunas de las 11 sedes pero en proporciones reducidas salvo en Budapest -que llenará las gradas-, algunos partidos de la ‘era covid’ que fueron muy criticados:

Atalanta-Valencia: El ‘partido cero’

19 febrero 2020. Europa vive todavía en la normalidad y la amenaza del covid-19 se percibe como lejana en el continente. En el estadio San Siro de Milán, el Atalanta golea 4-1 al Valencia en la ida de octavos de la Champions, ante 45 mil 792 espectadores.

Un mes más tarde, el 10 de marzo, los italianos logran la clasificación ganando 4-3 a los españoles. Pero el ambiente ya ha cambiado. Las autoridades de la Comunidad Valenciana obligan a disputar el partido a puerta cerrada, mientras que la Lombardía, la región de Bérgamo, sufría de pleno la pandemia.

El entrenador del Atalanta Gian Piero Gasperini incluso reconoció que dirigió al equipo en el partido de vuelta cuando ya estaba enfermo.

En las semanas siguientes varios especialistas señalarán el partido de ida como un vector de aceleración de la pandemia en Italia. Aquel día no se habían impuesto medidas sanitarias y muchos aficionados en Bérgamo se habían juntado para seguir el partido en casas y bares, además de los miles que viajaron a Milan para verlo en directo.

Los médicos calificaron el duelo de ‘partido cero’, una “bomba biológica” clave en la propagación de la pandemia.

Lyon-Juventus: la duda

26 febrero 2020. El Lyon conseguía en su estadio batir por 1-0 a la Juventus. Entonces los focos epidémicos se multiplicaban en el norte de Italia, con varios responsables políticos rechazando la llegada de 3 mil hinchas Bianconeri. Sin éxito.

En las semanas siguientes al partido, el aumento de los casos en la región de Lyon llevó a los médicos a plantearse la cuestión del partido como acelerador de los contagios, aunque la Agencia Regional de Salud señaló que no había identificado en sus investigaciones un vínculo claro.

Liverpool-Atlético: el último baile

11 marzo 2020. Toda Europa vive con preocupación la progresión alarmante de la pandemia. ¿Toda? No. Liverpool recibe al Atlético de Madrid en la Champions ante 52 mil espectadores, 3 mil de ellos procedentes de España, donde los casos se multiplican.

El club rojiblanco elimina al vigente campeón en el último partido de fútbol en Inglaterra antes de varios meses de confinamiento.

Posteriormente un estudio comparó los fallecimientos en los hospitales de Liverpool a los de otra ciudad de la misma región y estableció que el partido pudo costar 41 muertos adicionales.

Celebraciones amargas

Tras los confinamientos de 2020, los partidos comenzaron a jugarse a puerta cerrada. Luego llegaron aforos limitados, con distancia y mascarillas, mientras el conocimiento mayor del virus determinaba que su peligro estaba en los interiores, donde el aire circula menos.

Pero los agrupamientos de aficionados, gritando y cantando, olvidando los gestos barrera, siguen siendo una situación de riesgo. Por lo que las autoridades sanitarias han puesto el foco en evitar grandes aglomeraciones cuando los clubes ganan un título, como la Premier del Liverpool en 2020 o la Ligue 1 del Lille en 2021.