David Beckham y las cifras millonarias logradas en la MLS

David Beckham dejó el Real Madrid hace 11 años para convertirse en la imagen de la MLS con el Galaxy de Los Ángeles. Hoy presentará su equipo de Miami.

David Beckham presentará hoy su nuevo equipo, once años después de haber firmado con el Galaxy de Los Ángeles. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL).
David Beckham presentará hoy su nuevo equipo, once años después de haber firmado con el Galaxy de Los Ángeles. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL).

El exfutbolista británico David Beckham presentó hoy oficialmente junto a sus socios el equipo que a partir de 2020 representará a Miami en la MLS, la liga mayor de futbol de EE.UU., cuyo nombre y colores serán elegidos por los aficionados.

El nuevo equipo de David Beckham, que empezará a competir en la temporada 2020, inició hoy oficialmente su recorrido para construir en los próximos dos años “una comunidad global que integre un equipo con una filosofía propia y vibrante”, dijo Beckham.

Para ello, quiere que, antes de que el equipo empiece a competir, se construya una academia para niños que ayuden a crear desde cero esta filosofía.

“Es un libro abierto. La academia tiene que empezar cuanto antes y tenemos que traer los entrenadores y el personal adecuados. Mi filosofía se basa en la academia”, afirmó Beckham tras el esperado acto de presentación del equipo en un teatro de Miami.

El acuerdo y el costo para la liga fue nada menos que pagarle un salario a Beckham de más de US$7.5 millones anuales por cinco años, con contratos publicitarios que le incrementasen los beneficios hasta los US$250 millones y además darle el derecho a comprar en un futuro una franquicia de la MLS.
Tras pasar por el Galaxy con mas penas que gloria en el apartado futbolístico, no aportó nada especial, y de no haber sido por Landon Donovan, no hubiese ganado nunca un título de liga, cumplió su contrato, se llevó los millones y pidió que la MLS cumpliese con el último requisito del contrato, la venta de una franquicia a precio de “amigos”.

Pero la sola presencia de Beckham permitió a la MLS crecer de manera considerable la asistencia de espectadores a los partidos a través de todo el territorio nacional.

Cuando llegó al Galaxy en el 2007, el promedio de asistencia a los partidos de la MLS era de 16 mil 770 espectadores cuando concluyó sus cinco años de contrato se había incrementado a 18 mil 807 y la pasada temporada fue de 22 mil 113 espectadores.


La MLS también respondió a Beckham y en el 2014 le concedió la franquicia de Miami por un valor de US$25 millones, la misma que ahora cuesta US$150 millones, y que los dueños de los equipos han reclamado al comisionado de la liga, Don Garber, que le pida a Beckham.

Pero eso no será posible porque Beckham argumenta que acuerdo inicial es el que vale y el no haber formado todavía una franquicia desde que lo anunció por primera vez en el 2014 no ha sido su culpa sino la de todos los obstáculos que ha tenido que enfrentar.

Ahora esos obstáculos han sido superados, y hoy, lunes, en Knight Concert Hall en el Adrienne Arsht Center, acompañado por Garber; Marcelo Claure, CEO de Sprint; Jorge Mas, Presidente y cofundador de MasTec; José R. Mas, Presidente y cofundador de MasTec; Masayoshi Son, Fundador y CEO de SoftBank y Simon Fuller, empresario y gerente de entretenimiento, que son sus nuevos socios inversionistas, harán el anuncio definitivo del nuevo equipo Miami Beckham United.

Precisamente, la llegada de Claure y los hermanos Mas fue el último impulso que necesitaba el proyecto de Beckham para que la MLS al final diese su aprobación definitiva al que será el vigésimo quinto equipo de la liga, que comenzará a competir a partir de la temporada del 2020.

Se espera que en la presentación se de a conocer el nombre real del equipo, los colores que portarán, si al final se van a mantener los anteriores del celeste y el negro o tal vez se incluya el amarillo, que pueda representar al de la empresa telefónica Sprint, propiedad de Claure.

El acto oficial también estará respaldado por las autoridades locales de los alcaldes hispanos Carlos A. Giménez, del Condado de Miami-Dade y Francis Suárez, de la Ciudad de Miami.

Ambos políticos se presentan para garantizar que los nuevos inversionistas se harán cargo por completo de los gastos de la construcción del nuevo estadio por un valor de US$200 millones y capacidad para 25 mil espectadores.

El Condado de Miami-Dade, donde va a ser construido el nuevo estadio, confirmó que el grupo de Beckham ya tiene comprado el terreno y sin que exista ya ningún impedimento para su construcción.


Anteriormente, el proyecto se paralizó durante años debido a que el grupo Miami Beckham United no fue capaz de encontrar un lugar para construir un nuevo estadio que le exigía la MLS.

El propio Garber, que siempre apoyo al grupo de Beckham, reconoció que el proyecto de la franquicia de Miami era el más complicado de cualquier mercado que había tenido la MLS, debido la estructura política local y el cambio rápido que se da dentro del negocio inmobiliario de bienes y raíces.

Además que se comprometen los nuevos inversionistas a pagar impuestos anuales que podrían superar los US$4 millones, ofrecer 50 puestos de trabajo fijos y más de 150 temporales con salarios por encima del mínimo.

Mientras que también invertirán en la formación de escuelas de futbol dentro de la comunidad que permita el desarrollo del deporte del futbol en el área de Miami, ciudad que ha presentado su candidatura como sede para el Mundial del 2026 que buscan organizar de manera conjunta Estados Unidos, México y Canadá.

La franquicia de Beckham será el segundo equipo de la MLS en la historia del sur de la Florida después que ya estuvo e la liga el Miami Fusion antes de retirarse tras concluir la del 2001, pero el equipo jugó sus partidos en el estadio Lockhart de Fort Lauderdale.


Beckham, de 42 años, se retiró en el 2013 después de 20 años de carrera en la que ganó títulos de liga con el Manchester United en Inglaterra, Real Madrid en España, el Galaxy en Estados Unidos y jugó sus últimos partidos con el Paris Saint-Germain. También formó parte de la selección de Inglaterra desde 1996 al 2009 y disputó 115 partidos internacionales.