Defensa y Justicia celebró una agónica victoria sobre Chapecoense en la Sudamericana

Con un gol en el último aliento, el argentino Defensa y Justicia derrotó 1-0 al brasileño Chapecoense, campeón defensor de la Copa Sudamericana, en un partido jugado este miércoles en Florencio Varela, por la ida de la segunda fase de la edición 2017.

Con un gol de Nicolás Stefanelli, el Defensa y Justicia venció al Chapecoense. (Foto Prensa Libre: AFP).
Con un gol de Nicolás Stefanelli, el Defensa y Justicia venció al Chapecoense. (Foto Prensa Libre: AFP).

Nicolás Stefanelli (90+4) le dio al Halcón la primera victoria en el campo internacional, en un partido marcado también por la despedida de Sebastián Beccacece como entrador de Defensa y Justicia, ya que ahora pasará a ser asistente de Jorge Sampaoli en la selección argentina.

El partido desquite se jugará el 25 de julio en el Arena Condá, en Chapecó, y el vencedor de esta llave se enfrentará en los octavos de final con el ganador del cruce entre Palestino de Chile y Flamengo de Brasil.

Entre temores y recelos, Defensa y Chapecoense compusieron un primer tiempo rústico y ordinario, escaso de emociones y buen juego para decepción de los seguidores y espectadores, acostumbrados a ver mejores desempeños por parte de ambas formaciones.

Contrariamente a lo esperado, Defensa se mostró dubitativo en el comienzo, sin el ritmo intenso y la presión que suele imponer sobre los adversarios, con una propuesta con la que había conseguido eliminar al poderoso Sao Paulo en la primera ronda.

Del otro lado, tampoco arriesgó mucho el campeón defensor, que en más de una ocasión se refugió con los once hombres en su terreno, y sólo en un par de oportunidades se animó a soltar los laterales.

Así, dentro de un contexto sin aproximaciones al ras del piso, las pocas llegadas se produjeron por el aire, como un cabezazo desviado de Arthur tras un centro de Reinaldo, y un frentazo de Alvarado que encontró bien parado a Jandrei.

El local tuvo además una chance por error rival, con un despeje fallido que encontró a Ríos muy cerca del arco brasileño, pero el delantero del Halcón elevó su remate varios metros por encima del larguero, mientras que la más clara para Chapecoense fue un tiro libre bombeado de Reinaldo, que obligó a Arias a arrojar el balón al tiro de esquina.

La emoción, en el cierre

No varió mucho el desarrollo en el comienzo de la segunda parte, con un juego aburrido y monótono, hasta que Andre Girotto vio la tarjeta roja por un codazo a Bouzat, y a partir de ese momento, Defensa salió un poco del letargo y se animó a subir unos metros más.

Con los cambios el local tuvo un poco más de dinámica, pero de todos modos le costaba penetrar en la cerrada defensa del conjunto catarinense, que con un hombre menos se replegó por completo en su campo, y apenas tuvo una ocasión con un remate de Lucas Marques desde mitad de cancha que salió un par de metros por encima del larguero.

Con aperturas a los costados y muchos centros, Defensa arrinconó a Chapecoense, y así estuvo cerca con un zurdazo débil de Bouzat a las manos de Jandrei, un cabezazo exigido de Rivero desde buena posición, y a dos minutos del final, otro frentazo de Stefanelli desde el borde del área que tomó adelantado al arquero, pero la pelota salió al lado del poste derecho.

El final se acercaba y parecía que Chapecoense se iba a llevar un punto del sur bonarense, pero en la última acción de la noche, cuando el árbitro se aprestaba a pitar, Gutiérrez envió el enésimo centro desde la izquierda, y esta vez Stefanelli no falló, peinó el balón en solitario dentro del área chica, y dejó sin chances a Jandrei, para desatar un festejo eufórico.

Con un plantel huérfano de figuras de renombre, Defensa y Justicia ya llegó acaso más lejos de lo esperado en la Copa Sudamericana, y se dio otro gusto inmenso al ganarle al campeón defensor, un Chapecoense que ahora se verá obligado a imponerse por dos goles en el desquite para torcer el curso de la serie y no convertirse en otra víctima del humilde Halcón.