El Atlético de Madrid ha ganado €400 millones desde la llegada de Simeone al banquillo

Por octava temporada consecutiva, el Atlético de Madrid se clasificó para disputar la Liga de Campeones en la era Diego Simeone; la estabilidad que sustenta la ambición y las aspiraciones deportivas del equipo rojiblanco cada curso.

Con la llegada de Diego Simeone al banquillo rojiblanco no solo aumentó la presencia en Champions, también aumentó la económica en las arcas del club. Foto Prensa Libre. Foto Prensa Libre: EFE
Con la llegada de Diego Simeone al banquillo rojiblanco no solo aumentó la presencia en Champions, también aumentó la económica en las arcas del club. Foto Prensa Libre. Foto Prensa Libre: EFE

Con un crecimiento del presupuesto del 297 por ciento desde la llegada del técnico argentino y como uno de los únicos ocho conjuntos presentes en cada una de las últimas siete ediciones del máximo torneo europeo, además de la próxima.

Y con la incidencia que tiene en todos los sectores económicos, porque genera más posibilidades -y por tanto más dinero- en patrocinios, entradas, abonos o mercadotecnia, y con su influencia de forma determinante en la multiplicación del presupuesto del club año tras año: por ejemplo de los €129,8 millones de la temporada 2011-12 -Simeone llegaría luego mediada esa campaña en sustitución de Gregorio Manzano- a los 515 de ingresos que planificó el club al inicio de la actual campaña, según cifró Miguel Ángel Gil Marín, su consejero delegado, el pasado septiembre. Es un crecimiento del 297 por ciento en nueve temporadas.

Infaltable y protagonista en La Champions

El salto, en cualquier caso, surgió realmente a medida que certificó la consolidación en la Liga de Campeones, aparte de la conquista de los títulos y de los formidables méritos deportivos que le dirigieron a una de las épocas más exitosas de la historia y a dos finales de la máxima competición continental, en 2014 y en 2016, cuando una prórroga, primero en Lisboa, y una tanda de penaltis, dos años después en Milán, le apartaron del único trofeo que le falta.

Porque ni siquiera después de ganar la Liga, alcanzar la primera de esas finales y volver a la Liga de Campeones en 2013-14 había elevado aún tanto el presupuesto de ingresos. En 2014-15 era de €171,7 millones; en 2015-16, de €241,1 millones; en 2016-17 pasó a €266,1… Y ahí ya la línea subió con más velocidad: €347 en 2017-18; €407,8 en 2018-19 y €515, según dijo Gil Marín a principios de la campaña, en 2019-20, aunque esa cifra aún no incluía la imprevista influencia negativa que ha supuesto el parón y la readaptación de la competición por el covid-19.

“No me detengo a analizar lo que se va haciendo, sino que siempre buscamos mejorar y crecer. Y la única manera de crecer es dar la posibilidad al club, con una gran gestión que tiene, a partir de nuestro trabajo en el campo que ellos puedan gestionar el crecimiento que ha tenido el club en estos ocho años. El equipo ha respondido un año más a esta necesidad que tenemos en el club para seguir creciendo, siendo mejores y avanzando en el inimaginable destino que siempre soñamos”, valoró Simeone

Antes de la reanudación de la Liga, fuentes del club cifraron el impacto negativo de esta situación en cuanto a los ingresos en unos 100 millones que influirán en las cuentas actuales y en el próximo presupuesto. Unos 15 de esos millones que ya no percibirá el club como preveía corresponden a entradas y abonos por los cinco duelos de Liga en casa que se han disputado a puerta cerrada dentro de la ‘nueva’ normalidad.

“Necesitamos salir terceros, lo más arriba que se pueda en esta Liga, y luego habrá tiempo para, con tranquilidad, trabajar y buscar llegar de la mejor manera a un momento inigualable como nos tiene acostumbrados la ‘Champions'”, enfoca Simeone.