El Barcelona se enfrenta otra vez a sus demonios

Un juego decepcionante, figuras ausentes e interrogantes que se acumulan: una sola derrota ante el Levante el sábado (3-1) ha bastado para hacer resurgir las peores pesadillas del Barcelona antes de recibir el martes al Slavia de Praga en Liga de Campeones.

Antoine Griezmann y Lionel Messi no pudieron rescatar a su equipo el fin de semana. (Foto Prensa Libre: AFP)
Antoine Griezmann y Lionel Messi no pudieron rescatar a su equipo el fin de semana. (Foto Prensa Libre: AFP)

Después de la goleada 5-1 en el Camp Nou al Valladolid, la derrota del Barsa el sábado ha reabierto las heridas de sus fracasos en Liverpool (7 de mayo) y contra el AS Roma (abril de 2018).

El sábado, Messi abrió el marcador de penal (38)… Y llegó la debacle: los granotas metieron tres goles en siete minutos (61, 63, 68) a un Barcelona incapaz de reaccionar a la presión, una debilidad recurrente en estos últimos tiempos.

Lee también: Levante mete tres goles en siete minutos y doblega al Barcelona

A pesar de ser una de las formaciones más temibles de Europa cuando juega confiado, el Barsa se muestra frágil cuando se ve acosado y presionado.

Como cuando tiró una ventaja de tres goles en semifinales de la Liga de Campeones en mayo en Liverpool (3-0, 0-4), o en cuartos de final de la misma competición contra la Roma (4-1, 0-3), en abril de 2018.

‘Sufrimos’

Y esto es aún más cierto lejos del Camp Nou, donde su balance no es demasiado glorioso desde la llegada de Ernesto Valverde al banquillo en mayo de 2017 (25 victorias en 44 partidos de Liga, y 5 de 13 en ‘Champions'”.

En sus primeros 11 partidos de Liga esta temporada, el Barsa ya se dejó 10 puntos en el camino con tres derrotas fuera en Bilbao (1-0), Granada (2-0) y Levante el sábado, algo que no había ocurrido desde la temporada 2002-2003.

Lee también: El Real Madrid no pasa del empate y deja escapar una gran oportunidad

“Tenemos algunas dificultades fuera”, dijo el técnico azulgrana tras el partido del Levante, admitiendo que “los equipos nos aprietan, así que sufrimos”.

“Han llegado esas jugadas en dos minutos y el tercer gol nos ha hecho daño porque la distancia ya era grande”, añadió.

Otra mala costumbre que reapareció contra el Levante: desde el inicio de la temporadas, los azulgrana, a menudo criticados por la falta de liderazgo de sus figuras (Messi, Piqué, Suárez…), ya han encajado dos goles en menos de 15 minutos…. en once ocasiones.

“Me preocupa más lo anterior al 1-1 que lo que ha pasado después”, añadió Valverde, en referencia al letargo de su equipo en el primer tiempo.

‘Reaccionar como siempre’

Con un calendario que va a ir apretándose con el clásico contra el Real Madrid el 18 de diciembre, y los encuentros contra Dortmund (el 27 de noviembre) y el Inter de Milán (el 10 de diciembre), una victoria se antoja necesaria contra el rival más débil del grupo F el martes, para convertir el naufragio del sábado en un simple tropezón.

No obstante, el técnico catalán, al que una victoria pondría la clasificación para octavos al alcance de la mano, se muestra tranquilo: “hemos perdido un partido, ya está”.

“Debemos analizarlo. La ventaja es que las críticas son muy fuertes cuando perdemos y debemos reaccionar como hacemos siempre”, añadió.

Y más cuando el martes se enfrentarán a un Slavia de Praga que tuvo en jaque a los barcelonistas en la ida, pese a caer finalmente 2-1, y que querrá volver a intentar llevarse la victoria.

Contenido relacionado

> Jugadores y cuerpo técnico del Southampton donan su sueldo tras haber perdido 0-9

> Messi es el primer jugador en marcar en 15 Ligas de Campeones consecutivas

> ¿Qué significado tiene el diseño del cuarto uniforme del FC Barcelona?