El Camp Nou se le resiste a Simeone y por eso llegará con un equipo “fuerte y defensivo”

Diego Simeone, el entrenador del Atlético de Madrid, insiste en que su equipo tiene “mucho que mejorar” mientras enfoca a la visita de este martes al Camp Nou contra el Barcelona, que dispone de unos futbolistas “extraordinarios que quieren ganar y son muy buenos” y a los que se enfrenta con una identidad que no cambiará “mucho”: un bloque “fuerte y defensivo”.

Diego Simeone quiere ganar en el Camp Npu y esperar aprovechar el bajón del Barcelona. (Foto Prensa Libre: AFP)
Diego Simeone quiere ganar en el Camp Npu y esperar aprovechar el bajón del Barcelona. (Foto Prensa Libre: AFP)

“Hemos jugado muchos partidos contra el Barcelona y no vamos a variar mucho de lo que somos nosotros; un equipo fuerte, defensivo, con muchos mediocampistas. Ya después de ahí saquen ustedes y sale solo lo que mañana tendrán en el campo de juego”, anunció el técnico en la rueda de prensa telemática cuando fue preguntado por el once inicial, aunque siempre en este tipo de encuentros no es todo lo que parece después en su alineación titular.

No está Koke Resurrección. Una baja con la que el Atlético, según Simeone, pierde “un montón”. “Pero tenemos características de futbolistas diferentes que intentaremos que nutran al equipo de sus virtudes”, expresó el entrenador, que deslizó por segunda vez el término “mediocampista” para hablar del sustituto, aunque tiene extremos también para suplirlo, una vez que la posición habitual del capitán casi siempre comienza por la izquierda o la derecha.

Como, por ejemplo, Marcos Llorente. Antes mediocentro, ahora es extremo o delantero; clave en nueve de los últimos trece goles de su equipo. O en seis desde la reanudación del torneo. “No es Messi. Él lo sabe bien claro. Y desde la humildad y su trabajo va creciendo y va buscando más opciones para el entrenador y para el equipo. Lo más importante es que cuando juega 20 minutos entra como si la vida se le fuera en esos 20 minutos y cuando lo hace de titular lo mismo. Nosotros con ese estado de optimismo e ilusión nos sentimos identificados. Esperamos que pueda mantenerlo”, valoró.

En el once estará, salvo sorpresa, Saúl Ñíguez: “Es un jugador importantísimo para nosotros capaz de poder cumplir con muchísimos roles dentro del equipo y en este último tiempo se asentó mejor en la mitad de la cancha, jugando más partidos en la posición que mejor se siente claramente. Tiene un poderío táctico en su cabeza muy grande, sin dejar de lado todas las fortalezas que le da al equipo en su juego, en su llegada, su remate, su tiro…”, apuntó.

El Atlético de Simeone nunca ha ganado allí. “Un desafío por delante bonito. Ya sabemos lo que pasa en la derrota, todavía no sabemos la felicidad y la ilusión cuando te toca ganar”, dijo el entrenador, cuyo equipo sí ha sentido la euforia en ese escenario por más que no haya ganado ninguno de sus doce duelos allí al conjunto azulgrana: en ese campo conquistó la Liga 2013-14 con un 1-1 en la última jornada. Es una de sus cinco igualadas en ese terreno, donde ha sufrido siete derrotas, muchas de ellas con Lionel Messi como promotor incontestable.

Enfrente estará Messi y el Barcelona, en medio de la agitación que ha significado su empate contra el Celta del pasado sábado (2-2) y la reunión entre cuerpo técnico y plantilla.

Simeone no habla de otros vestuarios: “Opino del nuestro, que necesitamos siempre tenerlo protegido, siempre cuidarlo y siempre manejar las emociones de cada uno de los futbolistas, que es lo más importante que tiene un plantel, porque jugar al fútbol bien, juegan bien”.

¿Y si tuviera un problema en el vestuario con algún futbolista? “No te lo contaría y trataría de resolverlo con naturalidad, como tiene que ser dentro del ámbito que vivimos nosotros: el vestuario, el entrenamiento, el café de por medio que pueda aparecer o una charla informal que sirva para solucionar una situación interna”, contestó.

No se detiene en todo ese tipo de situaciones para analizar al Barcelona ni el partido de este martes. “Me centro en lo que se ve en el juego. Y el primer tiempo contra el Celta fue muy bueno, donde el equipo atacó muy bien (…). El partido es durísimo, con uno de los mejores o el mejor equipo del mundo. Ahí nos encontraremos con extraordinarios futbolistas, que vienen ganando la Liga española y que no bajarán los brazos hasta el final de la temporada porque están acostumbrados a ganar, quieren ganar y son muy buenos”, enfatizó.