El Real Madrid, con una derrota más, concluye una temporada para el olvido y se despide de Keylor Navas

En la probable despedida de Keylor Navas, el Real Betis llegó al Santiago Bernabéu y venció 2-0 al Real Madrid.

Cabizbajos, los jugadores del Real Madrid terminaron su participación en la temporada (Foto Prensa Libre: AFP).
Cabizbajos, los jugadores del Real Madrid terminaron su participación en la temporada (Foto Prensa Libre: AFP).

El Real Betis conquistó por segundo año consecutivo el estadio Santiago Bernabéu, con la reivindicación de un estilo defendido hasta el final por Quique Setién (0-2), ante un Real Madrid sin orgullo, que cerró de la peor manera posible una temporada repleta de decepción en un fin de ciclo.

Punto y final al calvario madridista con indolencia. El Real Madrid cerró una campaña mediocre, lejos del nivel esperado, poniendo de nuevo a prueba la eterna paciencia de una afición que acudió a despedir a jugadores que han marcado el éxito reciente en un ciclo glorioso. Lo pudo hacer con cariño a Keylor Navas y no vio ni calentar a Gareth Bale.

Zidane ya piensa más en el futuro que en un presente con sabor a pasado desde hace meses. Más allá de permitir despedirse en el campo a Keylor Navas o Marcos Llorente, acabó su banco de pruebas juntando un triplete rebosante de juventud. Vinicius y Brahim, 18 y 19 años, junto a Benzema, tres de los que se han ganado seguir el próximo curso.

Nada ilusiona a unos jugadores destinados a luchar por títulos que se han dejado llevar desde que perdieron todo en una semana nefasta de marzo. Lo ocurrido desde entonces fue un castigo que se hizo eterno. Se acababa ante un Real Betis que mostró su identidad hasta el final, dueño de la pelota y con gusto por el juego de toque. El legado de Setién pase lo que pase con su puesto.

El brasileño Vinicius volvió a tener actividad con el Real Madrid (Foto Prensa Libre: EFE).

El Betis fue un equipo, el Real Madrid individualidades. Gestos de calidad y carreras eléctricas de Vinicius, nunca acompañadas de remates de peligro y Keylor salvando hasta el último día. Su futuro pasa por su ficha. Si algún equipo la paga se marchará. Por eso, todo tuvo sabor a despedida desde el inicio del partido con el cántico con su nombre desde un fondo y toda la ovación del Bernabéu.

El costarricense respondió con paradas que salvaron de inicio a un Real Madrid descentrado, con pases incomprensibles a la grada e incapaz de conectar con calidad. Metido desde el inicio Keylor evitó problemas con una rápida salida, seguro ante un testarazo de Lo Celso, un disparo lejano de Bartra y exhibiendo sus virtudes en una estirada felina a un balón picado que parecía imparable. Setién se desesperaba en banda. No había nada en juego en la clasificación pero sí algo más importante, su orgullo herido.

Lea también: Mánchester City arrolla al Watford 6-0 en la final de la FA Cup y conquista el triplete en Inglaterra

La faltó pegada en el primer acto al Betis y no la tuvo tampoco el Real Madrid. Marcelo acarició el gol con un disparo cruzado y Benzema perdonó un regalo tras un mal despeje de Francis. Con todo para marcar como si fuera un penalti, chutó al poste.

Nada cambió el panorama en el segundo acto. Ni un estímulo tras la charla de Zidane. El partido pasó a ser un capítulo final de temporada repleto de sufrimiento para los jugadores madridistas. Cuando intentaron dar un paso al frente, fueron castigados. Junior exhibió sus cualidades en banda izquierda, las que le han hecho estar en la lista de seguidos por el conjunto madridista.

Perdonó un claro dos contra uno por buscar a Loren y respondió en el otro área Vinicius. Tan mágico en el regate, pisando el balón para girarse dejando sentado al rival, como falto de acierto en la definición en el mano a mano con Pau. Fue la última del Madrid. Tres minutos después recibía el primer tanto y se desplomó.

Keylor Navas jugó, probablemente, su último partido con el Real Madrid (Foto Prensa Libre: EFE).

Encontró Guardado espacio a espaldas de Varane y su pase tenso lo mandó a la red Loren, arriba, donde nunca podría llegar Keylor. Era un premio merecido a un Betis que buscó más. Lo Celso mereció el gol pero de nuevo se encontró con una parada a mano cambiada de Navas que nada pudo hacer ante el segundo, de Jesé en su vuelta a casa, a placer tras otra jugada de Junior.

Así se despidió el Real Madrid. Con un Santiago Bernabéu con menos de mitad entrada que abroncó a todos sus jugadores menos a uno, Keylor Navas, curiosamente al que impulsan a marcharse dejando un legado en forma de Champions.

Contenido relacionado:

> El Valencia se clasifica para la Champions y el Espanyol para la Liga Europa

> Abelardo: He llorado tres veces en el futbol y hoy ha sido una de ellas

> Lyon se clasifica para la Champions y Mónaco casi se asegura la permanencia