La Roma consigue el milagro y elimina al Barcelona de la Champions

En una tarde en ensueño, la Roma venció 3-0 al Barcelona de Lionel Messi y avanzó a las semifinales de la Liga de Campeones de Europa.

Los jugadores de la Roma festejan la clasificación a las semifinales de la Liga de Campeones de Europa. (Foto Prensa Libre: AFP).
Los jugadores de la Roma festejan la clasificación a las semifinales de la Liga de Campeones de Europa. (Foto Prensa Libre: AFP).

El equipo italiano igualó 4-4 en el marcador global, pero se clasificó gracias a la anotación conseguida en el partido de ida donde concluyeron 4-1.


Edin Dzeko, al minuto 6, Daniele de Rossi, al 58 de penalti, y Kostas Manolas al 82, fueron los anotadores del triunfo romano que lo festejó a lo grande junto a su afición que enloqueció.

El Barcelona se despidió en cuartos de final de la Liga de Campeones de Europa  por tercera vez consecutiva y dijo así adiós al sueño de conquistar la presente edición del torneo.

Nadie lo esperaba, pero el futbol ofrece estas cosas tan inexplicables. El cuarto clasificado de la Liga italiana remontó ante el próximo campeón español y uno de los grandes favoritos para conquistar la Liga de Campeones.

Adiós a la posibilidad del “triplete”, y por deméritos propios. Hizo algo próximo al ridículo en Roma, donde Edin Dzeko, Danielle De Rossi y Konstantinos Manolas se convirtieron en héroes con sus goles.

Para el olvido

El Barcelona ya vivió una primera parte de terror. Pareció confiado al principio y luego se mostró visiblemente desconcertado. La Roma le pasó por encima y el equipo forastero agradeció llegar al descanso con solo un gol recibido. Fue un Barcelona irreconocible.

Y eso que su técnico, Ernesto Valverde, puso a un once mucho más que reconocible, con todos sus jugadores importantes y hasta Sergio Busquets con molestias. Sin embargo, la Roma lo metió en su área con un fútbol bastante primitivo y físico.


Lee también: Messi y Neymar se unen en contra del hambre infantil

Sergi Roberto insinuó una jugada de peligro para el Barcelona nada más arrancar el duelo y eso es todo lo que hizo el equipo español en los primeros 45 minutos. Poco después, a los seis minutos, la Roma se adelantó con un gol de Dzeko al aprovechar un agujero en el centro de la zaga azulgrana y la hinchada local comenzó a soñar con la proeza.

Lo que siguió a ese gol fue una pesadilla para el Barcelona ante un rival entusiasmado y vivo en la recuperación de balón. Gerard Piqué, la ineficacia romana en los remates y cierta fortuna salvaron al conjunto español de recibir más tantos antes del descanso.

Nada cambió en la segunda parte. El Barcelona agudizó sus múltiples defectos -desatenciones, desorden, apatía, incapacidad para tener el balón- y la Roma continuó con su enorme despliegue físico y táctico para proponer una pesadilla para el equipo azulgrana.

A los 58 minutos, hubo otro balón llovido para Dzeko y Piqué lo derribó en lo que fue un claro penal que transformó De Rossi. Roma veía más cerca que nunca la hazaña mientras el Barcelona se quedaba paralizado.

Lee además: Así fue del partido de ida del Barcelona contra la Roma

El equipo azulgrana asistió en primera persona a una película de terror hasta el final del partido. Las llegadas se sucedían y al Barcelona no le quedaba ni el recurso de Messi, sorprendentemente desaparecido durante todo el encuentro.

Al rescate del conjunto forastero acudió su arquero, Marc-André Ter Stegen, quien a los 80 minutos evitó el gol romano con una extraordinaria intervención tras un remate de El Shaarawy. La Roma merecía clasificarse.

Y así ocurrió a los 82 minutos. La Roma tuvo un saque de esquina a favor, Manolas entró al primer palo y conectó un cabezazo inapelable que llevó el delirio al estadio olímpico de Roma.

Entonces le entraron las prisas al Barcelona para intentar alejar la sombra del ridículo. Messi entonces lo intentó, pero cualquier ataque del equipo español fue con más corazón que cabeza. Y no llegó el gol salvador.

La Roma logró la proeza, casi el milagro, ante la peor versión posible del Barcelona. Su primera decepción del año fue mayúscula.

Daniele De Rossi festeja el segundo gol con sus compañeros de equipo. (Foto Prensa Libre: AFP)
Daniele De Rossi festeja el segundo gol con sus compañeros de equipo. (Foto Prensa Libre: AFP)
Ernesto Valverde observa a sus jugadores durante el encuentro frente al AS Roma. (Foto Prensa Libre: AFP)
Ernesto Valverde observa a sus jugadores durante el encuentro frente al AS Roma. (Foto Prensa Libre: AFP)
Eusebio Di Francesco exige a sus jugadores durante el encuentro frente al Barcelona. (Foto Prensa Libre: AFP)
Eusebio Di Francesco exige a sus jugadores durante el encuentro frente al Barcelona. (Foto Prensa Libre: AFP)
Lionel Messi reacciona luego de no poder apoyar a su equipo en el duelo frente a la Roma. (Foto Prensa Libre: AFP)
Lionel Messi reacciona luego de no poder apoyar a su equipo en el duelo frente a la Roma. (Foto Prensa Libre: AFP)
Juan Jesus  y  Sergi Roberto luchan por el balón en el juego aéreo. (Foto Prensa Libre: AFP)
Juan Jesus y Sergi Roberto luchan por el balón en el juego aéreo. (Foto Prensa Libre: AFP)
Lionel Messi intenta superar con un tiro libre a la barrera de la AS Roma. (Foto Prensa Libre: AFP)
Lionel Messi intenta superar con un tiro libre a la barrera de la AS Roma. (Foto Prensa Libre: AFP)

Contenido relacionado:

El Real Madrid no pierde como local en cuartos de final hace 27 años

Liverpool jugará semifinales de Champions después de diez años

Messi y Neymar se unen en contra del hambre infantil