Christopher Ramírez, el cobanero que defiende los colores de Guastatoya

Con su talento por la banda derecha, su pegada, sus ágiles movimientos y su capacidad de definición, Christopher Ramírez ha acaparado la atención en el Deportivo Guastatoya, equipo en el cual ya figura entre los goleadores, con cuatro dianas en 661 minutos.

Christopher Ramírez se ha convertido en un jugador importante para el bicampeón Guastatoya. (Foto Prensa Libre: Francisco Sánchez)
Christopher Ramírez se ha convertido en un jugador importante para el bicampeón Guastatoya. (Foto Prensa Libre: Francisco Sánchez)

El fulgurante jugador es hijo de padres misioneros —Boris y Elizabeth—. Desde pequeño en su natal San Cristóbal, Alta Verapaz, le llaman Cox —se pronuncia cosh—, que, según explicó, en idioma poqomchí significa camarón.

Se estrenó como goleador en la fecha 14 contra Deportivo Petapa, encuentro en el que marcó un doblete. Luego repitió frente a los cremas al anotar el tanto del triunfo 0-1, en el Doroteo Guamuch.

El domingo pasado volvió a brillar frente a Xelajú MC, duelo en el que contribuyó al triunfo, con un tanto (3-0). Ramírez regularmente ha llegado desde la banca, pero poco a poco se ha ganado la confianza del técnico Amarini Villatoro.

El relampagueante jugador tiene 25 años y asegura que por sus venas corre futbol. “Mi padre fue jugador. Somos 11 hermanos —nueve varones y dos mujeres—, pero a todos nos encanta este deporte”, expresó Ramírez, ayer, previo a efectuar el entrenamiento en el estadio David Cordón Hichos.

Después de haber vivido en San Cristóbal, Alta Verapaz, hasta los 18 años, Cox se fue a Estados Unidos, donde jugó en la Sub 18 y reserva del Filadelfia Union, de la MLS, durante un torneo.

En el 2012 partió a Holanda en busca de mejores horizontes. Allí participó con el equipo Fortuna Sittard, de la Segunda División. Después, el futbolista guatemalteco hizo brecha en el KVV Lutlommel, de Bélgica. En ese periplo también fue contratado por el St. Paulí, de Alemania.

En el 2016, Ramírez defendió los colores del Deportivo Carchá, en la Primera División del futbol guatemalteco y a finales de ese mismo año regresó a Europa para jugar con el Sävsjö FF y Nässjö, de Suecia.

En Guatemala también formó parte de la Selección Sub 17, con los técnicos Antonio García, Gary Stemple y Francisco Melgar.

Cuando fue contratado por el equipo pechoamarillo, al inicio del Clausura 2019, se propuso trascender. La mentalidad e ilusión desde entonces se mantiene intacta.

“Todavía no hemos logrado nada. Siempre la meta es clasificar y pelear por el título. Ahora estamos en un buen momento y hay que aprovecharlo. En lo personal estoy feliz con el grupo, que es muy unido. Para mí es un gusto formar parte de Guastatoya, con el que quiero salir campeón”, comentó.

El equipo de Amarini Villatoro espera vencer a Cobán Imperial para seguir en búsqueda del tricampeonato. (Foto Prensa Libre: Francisco Sánchez)

Indicó que se ha adaptado muy bien al calor y que espera seguir con su aporte de goles o asistencias. “Ahora se nos viene un partido muy importante contra Cobán. Si tengo la oportunidad de jugar daré mi mejor esfuerzo. Es un partido que debemos encarar con mucha responsabilidad”, refirió el jugador.

La alegría es evidente en el rostro de Cox, quien desde su posición como volante ofensivo, espera plasmar en el duelo de hoy contra Cobán, el esfuerzo y sacrificio de cada entrenamiento, para que Guastatoya asegure su pase a la siguiente ronda del Clausura 2019.

Contenido relacionado

> Cobán Imperial es su pasión, esta es la historia de don ‘Lulo’ Sierra

> El calor se ha convertido en otro rival a vencer en el futbol guatemalteco

> Juan Barrera, Didier Sagastume y Néstor Martínez, protagonistas inesperados en el Trébol

0