La prueba de fuego para Gerardo Paiz y la Fedefut ante presiones de la Liga Nacional

La Liga Nacional confirma su rebeldía ante el progreso del futbol guatemalteco y además de apoyar la inscripción sin límites de futbolistas naturalizados ya no quieren controles antidopajes.

Publicado el
En la foto de archivo aparece el extécnico de la Bicolor, Amarini Villatoro y el presidente de la Fedefut, Gerardo Paiz. El dirigente aseguró que son promotores de algunas personas quienes argumentan que ya decidieron respecto del nuevo técnico de la Bicolor. En diciembre tomarán la decisión. Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL.
En la foto de archivo aparece el extécnico de la Bicolor, Amarini Villatoro y el presidente de la Fedefut, Gerardo Paiz. El dirigente aseguró que son promotores de algunas personas quienes argumentan que ya decidieron respecto del nuevo técnico de la Bicolor. En diciembre tomarán la decisión. Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL.

La Asamblea de la Liga Nacional decidió desafiar ayer a las nuevas autoridades de la Federación Nacional de Futbol (Fedefut). Apenas llevan 12 días en el poder y la máxima cúpula federativa ya tendrá su primera auténtica prueba de fuego. Su nueva encrucijada: Apoyan a los equipos o se colocan del lado del desarrollo del futbol.

Los máximos dirigentes de los 12 conjuntos de la Liga Nacional, salvo Municipal, decidieron que para la próxima temporada no entre en vigencia el acuerdo 34-2018 que dejó aprobado el anterior Comité de Regularización, y con el que se busca frenar el abuso en la contratación de jugadores naturalizados.

Además de poder inscribir a cuatro extranjeros en su plantel, los equipos insisten en darle oportunidades a los naturalizados y no al talento local. Esa es la primera brasa con la que tendrá que lidiar el Comité Ejecutivo de la Fedefut.

“Mi comité y yo esperaremos que la Asamblea de la Liga nos remita su proyecto de reglamento. Es importante mencionar que nosotros tenemos la facultad de modificar, revocar y o aprobar lo que creamos conveniente para el desarrollo de nuestro futbol”, explicó Gerardo Paiz Bonifasi, presidente de la Fedefut.

Paiz refirió que no tiene ningún plazo para dar a conocer su decisión final acerca de la inscripción de jugadores extranjeros y naturalizados. Eso sí, reiteró que el acuerdo 34-2018 está vigente.

“No tenemos un plazo para resolver. Trataremos de acomodar nuestra decisión con la programación de las actividades que ellos nos envíen”, dijo.

“El acuerdo 34-2018 sigue vigente hasta el momento”, agregó y señaló que según los estatutos vigentes “todas nuestras ligas afiliadas son independientes en la toma de sus decisiones”.

Con aficiones

Los equipos locales que quieran permitir el ingreso de seguidores visitantes a sus estadios, deberán pedir una autorización de la Fedefut y presentar su respectivo plan de seguridad.

Solo en los clásicos guatemaltecos no se permitirá en definitiva el ingreso de simpatizantes rivales y se continuarán jugando en el estadio Doroteo Guamuch Flores.  Lo que queda totalmente prohibido son las porras y los grupos organizados de aficionados.

La afición roja fue la más constante en el Clausura 2019. (Foto Prensa Libre: Norvin Mendoza)

Contenido relacionado

> Equipos quieren jugar con cuatro extranjeros y sin límites de futbolistas naturalizados

> Gerardo Paiz es electo como nuevo presidente de la Fedefut y ofrece “rescatar el tiempo perdido”

> Gerardo Paiz vota por Infantino y augura cosas positivas para el futbol guatemalteco