Mauricio Tapia: “No quiero sonar pesimista, pero pareciera que falta mucho para volver”

El estratega de Comunicaciones, el argentino Mauricio Tapia, cree que es muy difícil que se reanude el torneo Clausura 2020 y que, además sus jugadores necesitarán tiempo para recuperarse física y tácticamente.

El estratega argentino Mauricio Tapia dice que sus jugadores necesitan una semana de recuperación por dos afuera. (Foto Prensa Libre: Carlos Vicente)
El estratega argentino Mauricio Tapia dice que sus jugadores necesitan una semana de recuperación por dos afuera. (Foto Prensa Libre: Carlos Vicente)

El domingo 15 de marzo, después de haber ganando el Clásico por 3-0, fue la última vez que el estratega Mauricio Tapia vio a sus futbolistas, sabía que la pandemia estaba complicando al mundo y al deporte, por eso ese fin de semana no concentró a su equipo, pues prefería que estuvieran separados y así evitar cualquier contagio.

Los albos suspendieron sus entrenamientos, y aunque trabajan en línea y con rutinas personalizadas en casa, todo ha cambiado para el estratega argentino, que ve cómo cada día se complica que el futbol regrese pronto a las canchas.

“De un momento a otro nos dejamos de mirar, pero estoy con la esperanza de que el impacto no sea tan profundo”, reconoce Tapia, quien asegura que la suspensión de la actividad deportiva afectará a todos los equipos y jugadores, porque se está perdiendo mucho.

La Liga Nacional y la Federación Nacional de Futbol (Fedefut) tienen previsto que se pueda regresar el 9 de mayo a jugar, pero el técnico líder no cree que alcance el tiempo para conseguirlo, aunque aclara que él está listo para regresar en cualquier momento.

“Tengo la ilusión de que se regrese pronto, pero lo veo muy difícil. No quiero sonar pesimista, pero pareciera que falta mucho para volver. Mi deseo es volver a hacerlo cuando todo esté bien”, dice el entrenador crema, quien cuenta que en lo que más están trabajando es en la motivación de los jugadores, porque todos extrañan jugar.

Comunicaciones comanda el campeonato, con 28 puntos y 67 en la tabla acumulada, jugadores y cuerpo técnico estaban ilusionados con llegar a la final y pelear por ese título que se les niega desde el Clausura 2015, pero cada día se complica más reanudar el torneo y todo dependerá de las condiciones del país —180 infectados con covid-19 y cinco muertos—.

Las preocupaciones

Lo más preocupante para el estratega argentino es cómo regresarán sus jugadores. De acuerdo con la proyección que ha hecho con el resto del cuerpo técnico, por cada dos semanas que estén parados necesitan una de trabajo; ya llevan cuatro.

“En este momento, creemos que con tres semanas de trabajo intenso nos ponemos aptos, porque se necesita un pequeño mantenimiento. Los trabajos específicos, como el táctico, se perdieron, así como el ritmo”, se lamenta Tapia, quien dice que así llegarán todos los equipos y ninguno tendrá ventaja.

Otra de las preocupaciones del argentino son los contratos de jugadores, pues algunos terminan en junio y no se tiene garantía de que continúen en el club.

Tapia reconoce que sintió cierto enojo porque su equipo pasaba por un buen momento, pero también dice que sería “injusto” solo pensar en el futbol y no en la salud de las personas, pues el mundo atraviesa momentos complicados. Si su equipo merece el título si no se termina el torneo, prefiere no opinar, pues esa será una decisión en asamblea, y serán los presidentes de los equipos quienes valoren qué ha hecho cada club en esas 13 fechas.

“A mis equipos siempre les cuesta en los primeros seis meses, pero después somos más sólidos. Nos toca un poco, porque veníamos haciendo bien las cosas, pero en este momento hay cosas más importantes, como la salud y los problemas que se atraviesan en todo el mundo”, confiesa.

Tapia quiere ser positivo y espera, principalmente que el impacto no sea tan duro. “Esto nos dejará grandes enseñanzas y valoraremos mucho más todo lo que tenemos. Ojalá todo quede como un mal recuerdo”, reconoce el estratega crema, quien tiene una motivación extra, pues pronto será padre por cuarta ocasión y eso lo llena de mucha ilusión y de esperanza para regresar más pleno a las canchas.