Robin Betancourth y Edi Danilo Guerra, los goleadores y orgullo petenero

No solo marcar goles es lo que tienen en común Robin Osvaldo Betancourth y Edi Danilo Guerra. Los letales delanteros son dos peteneros de pura cepa, que en el último torneo hicieron vibrar con sus anotaciones a la fiel afición de Cobán Imperial.

Robin Betalcourth y Edi Danilo Guerra comparten el amor por el futbol y Petén. (Foto Prensa Libre: Rigoberto Escobar)
Robin Betalcourth y Edi Danilo Guerra comparten el amor por el futbol y Petén. (Foto Prensa Libre: Rigoberto Escobar)

El Apertura 2017 fue suficiente para que los dos arietes formaran una dupla temible. Con nueve anotaciones cada uno, demostraron el impecable olfato goleador  que tienen.

Aunque Antigua GFC los frustró en su intento de llevar a los cobaneros a una final después de 13 años, los depredadores del área se encuentran en Petén recargando las pilas para volver con mayor fuerza en el Clausura 2018.
   
Robin, originario de San Francisco, y Danilo, de Santa Ana, se reencontraron ayer en un inmejorable escenario, el lago  Petén Itzá, Ciudad Flores, Petén, para consolidar la amistad que empezaron a formar en las tierras altaverapacenses.

“Nos conocimos por el futbol. Solo lo había enfrentado cuando él militaba  en  Guastatoya. Es la primera vez que jugamos juntos”, confesó Betancourth, quien tiene más tiempo que Guerra con los príncipes azules.

Edi Danilo llegó a inicios del Apertura 2017 a la tierra de Carlos V, después de haberse proclamado campeón con Municipal, club con el que también fue el mejor artillero del Apertura 2016.

“El futbol siempre trae grandes amistades. Con Robin solo habíamos compartido en la Selección Nacional. En Cobán, los dos hemos hecho cosas importantes. Tarde o temprano nos iba a llegar la oportunidad de jugar juntos”, reconoció Guerra, quien está cerca de llegar a los 50 tantos en la Liga Nacional.

Pocas oportunidades

La confianza que les dio el entrenador guatemalteco Fabricio Benítez con Cobán Imperial fue un aspecto fundamental para que los dos atacantes lograran demostrar su talento goleador.

“En Cobán habíamos cuatro arietes guatemaltecos, y nos fue muy bien. Con Danilo nos  encontramos más con el gol. Es una lástima que otros equipos le den más importancia a los extranjeros, sin menospreciarlos, aunque algunos si vienen a  aportar”, lamentó Betancourth. 

“Al talento guatemalteco cuesta que le den importancia.  Se nos niega la oportunidad, pese a que si damos la talla”, agregó.

Edi Danilo comparte la postura de su nuevo compañero de mil batallas y explica que el técnico representa un papel importante para otorgarle la oportunidad a un atacante nacional.

“Es un tema complicado. Los  entrenadores  confían muy poco, al igual que los  equipos”, señaló Guerra, mientras disfruta del paseo en lancha por uno de los lagos más hermosos del país.