“Seguiremos apoyando al equipo afuera del estadio”: Elvio López, aficionado de Xelajú, relata cómo apoya a su equipo en tiempos de coronavirus

Elvio David López, de 30 años, recuerda con nostalgia la última vez que estuvo en las gradas de un estadio. Fue el 14 de marzo del 2020, en el Santo Domingo de Mixco. Era la jornada 13 del torneo Clausura 2019-20, la última, y en la que hubo aficionados en las gradas.

Integrantes de La Curva apoyan al equipo afuera del estadio. (Foto Prensa Libre: Cortesía Elvio López)
Integrantes de La Curva apoyan al equipo afuera del estadio. (Foto Prensa Libre: Cortesía Elvio López)

Aquella vez, su  equipo, el Xelajú MC,  al que apoya  desde hace más de 20 años, perdió 1 a 0.

Los técnicos de entonces eran Wálter Claverí, por  los chicharroneros, y Sergio Egea, por los chivos.

Al final, no fue un buen torneo para ninguno.  Los altenses quedaron en la novena posición y fuera de las  instancias finales. Mixco perdió la categoría,  junto con Siquinalá.

La pandemia de covid-19 obligó a la Federación Nacional de Futbol a suspender el campeonato. No hubo campeón, pero sí descendidos.

Ese torneo  llegó únicamente a la jornada 13.  Era Comunicaciones el líder y Municipal estaba al acecho en el segundo puesto, aunque el último juego, el 15 de marzo del 2020, los cremas le ganaron a los rojos  3 a 0 en el Doroteo Guamuch Flores.

En ese torneo, durante la primera vuelta, según los datos de la Liga Nacional, llegaron a los 12 estadios 90 mil 460 aficionados.

Los más taquilleros: Municipal —16 mil 297—, Comunicaciones —13 mil 391—, Xelajú MC —12 mil 234— y Antigua GFC —12 mil 51—.

La última vez

Aquel fin de semana fue el último al que llegaron hinchas  a los estadios. Los equipos debieron  cerrar las puertas a sus miles de aficionados por la orden sanitaria del Gobierno Central.

El primer caso positivo del nuevo coronavirus lo anunció el presidente Alejandro Giammattei el 13 de marzo del 2020.

Hasta el 18 de enero del 2021, el Ministerio de Salud reporta 150 mil 277 casos confirmados de covid-19, 135 mil 594 recuperados, nueve mil 370 activos y cinco mil 313 fallecidos por el virus.

La mayor parte de equipos reportó casos, pero fue Sanarate y Antigua GFC quienes tuvieron contagios masivos.

Atrás quedaron los buenos años en que el promedio de aficionados a los estadios estaba entre los mil y cuatro mil personas. Desde entonces solo el eco de los jugadores golpea los graderíos vacíos.

Elvio López asegura que hace falta, pero por ahora que el semáforo está en rojo en muchos lugares, no es una buena idea regresar.

Seguiremos apoyando al equipo afuera del estadio. Ahí llevamos los bombos, los cánticos, el humo, los trapos, para alentarlos desde afuera”, explicó.

Agregó que desde el 11 de marzo del 2020, durante el juego contra los cremas que empataron 2 a 2, no se sientan en las gradas de  La Curva, el lugar que les ha visto gozar y sufrir con el Xelajú MC.

“Esperamos que esto pase pronto. Pero es necesario que las personas se cuiden. Debemos ser responsables”, expresó.

La prueba

La Liga Nacional avaló el primer partido con público del torneo Apertura 2020-21, que aún está en su etapa de semifinales, el 6 de diciembre del 2020. Fue en  el estadio de Santa Lucía Cotzumalguapa, entre el equipo local y Municipal. Los rojos ganaron 2 a 0. Y de mil 200 boletos que les permitieron imprimir —25% del aforo— ingresaron  378 aficionados.

Ha sido un año muy extraño. Nunca habíamos vivido algo así. Es muy triste no poder estar dentro del estadio, respaldar al equipo que uno ama”, relató López.

Durante los cuartos de final del actual torneo, las aficiones se hicieron presentes afuera de los recintos deportivos. Municipal alentó a sus jugadores afuera del estadio El Trébol.

Con bombos y platillos cantaban para apoyarles en la serie contra el Deportivo Iztapa. Igual le ocurrió a Xelajú contra Malacateco, a Antigua contra los cremas y a Guastatoya ante Cobán Imperial.

A las puertas de una etapa final más están Municipal y Antigua  —campeón y subcampeón del Apertura 2019— y Guastatoya y Xelajú —campeón y subcampeón del Clausura 2018— para levantar una copa que no tendrá el calor de la afición dentro del estadio.