Tomás González de Aurora FC: “Con humildad y esfuerzo hemos llegado hasta acá”

El técnico nacional, nacido en Sansare, El Progreso, el 30 de enero de 1975, reconoce que esta es la primera parte de una historia que deberá terminar en buena forma.

Publicado el

Tomás González no es el hijo pródigo como muchos más. En Sansare, su ciudad natal, y donde dirigió al equipo de la localidad, las cosas no terminaron bien a pesar que los llevó a instancias de ascenso.

De hecho, pareciera que el destino le tenía clavado el ojo porque el Club Social y Deportivo Sololá salvó el descenso a la Segunda División con ese equipo. Él ya no estaba al frente, pero quizás la historia había escrito que así tenía que ser. González, en Aurora, Sansare en segunda, y Sololá enfrente para una revancha deportiva que, circunstancialmente, los ponía cara a cara.

González gritó una y otra vez mientras estaba en su área técnica en el estadio Xambá 94 de la cabecera de Sololá donde jugaba la final de vuelta del torneo Apertura de la Primera División de Futbol de Guatemala.

Gritaba quizás para demostrarse, y demostrarle a aquellos que no creyeron en su trabajo, que podía llegar lejos, que podía estar cerca de un objetivo que se ha prolongado por quince años y que comenzó en aquel lejano marzo de inicios de pandemia por el covid-19 en el país.

En sus hombros tenía el peso del tercer equipo más ganador del futbol nacional. El Aurora, el equipo del Ejército de Guatemala, que entre las décadas de 1960 y 1990 logró ocho títulos de liga y otros tantos centroamericanos.

Encima de él estaba el peso de demostrar que sí podía alcanzar un objetivo importante, un logro que se lo truncaron pronto en Sansare, la ciudad que lo vio nacer. González logró ascensos en equipo de tercera a segunda. Dirigió en Sanarate, y es la primera vez que logra estar en el 50 por ciento de un ascenso de primera a Liga Nacional.

Tomás González logró ganar la final de la Primera División del Futbol de Guatemala. Aseguró el 50 por ciento del boleto para el ascenso. Foto Prensa Libre: Raúl Barreno C.

En su espalda tenía devolverle los bríos a un equipo que cayó en desgracia en las temporadas 2004-2005 y 2007-2008. Descendieron a Primera, y luego a Segunda, pero pronto volvieron a la liga inmediata de ascenso. La tarea no era fácil, porque eran 15 años de fracasos.

Desde entonces han estado allí, y hoy, por primera vez, en ese tiempo, están a la mitad del camino para volver a la liga de los consagrados.

“Hemos dado un paso importante, pero aún falta. Hoy me siento feliz, pero es evidente que debemos seguir trabajando para lograr el objetivo final”, explica González, emocionado, tras haberle ganado al CSD Sololá 3 a 1 en el global.

Les ganaron 1 a 0 en la ida del miércoles recién pasado, en el estadio del Ejército, y ayer, en el Xambá 94, les pegaron 1 a 2, con el doblete de Jorge Argumaniz.

El defensa mexicano, Jorge Alberto Argumaniz Flores, de 31 años, celebra el primer gol en la final de vuelta en el estadio Xambá 94 de Sololá. Foto Prensa Libre: Raúl Barreno C.

 

La victoria cobra importancia cuando se analizan las estadísticas del cuadro local: Doce juegos de local, cero derrotas. Ese fue el logro del equipo aurinegro que dirige González y el cual le llevó a levantar la copa en campo rival.

“El objetivo es que este equipo vuelva a la Liga Nacional”, afirmó González mientras lo abrazaban sus jugadores y recibía llamadas de felicitación en su celular.

El jugador de Sololá, Melvin Barrera, empató transitoriamente el partido al minuto 48. Foto Prensa Libre: Raúl Barreno C.

“Falta mucho, por supuesto, pero hoy logramos la mitad del pase. Ojalá que se logre regresar al lugar en donde este equipo estuvo e hizo historia”, agregó.

¿El éxito? Le preguntamos y él responde que es fruto del trabajo constante y consecuente del plantel. “Los jugadores está comprometidos con el objetivo del equipo y la dirigencia”, dice.

Los jugadores de Aurora celebran con Jorge Argumaniz el segundo gol contra Sololá. Las dos anotaciones fueron con la cabeza. Foto Prensa Libre: Raúl Barreno C.

A sus 45 años, tras haber dirigido a equipos de primera y segunda, espera que disfrutar del logro de este domingo. “Gracias a Dios que logramos esto, es importante, es fruto del trabajo. Ahora falta terminarlo en el siguiente campeonato”, asegura.

Más que cualquier sistema, dijo, hoy ganó el esfuerzo. “A mí me gusta el futbol mexicano, por la garra que le ponen, y eso hicimos hoy. Tengo mucha admiración por Víctor Manuel Vucetich, por la capacidad que tiene, porque ha logrado hacer cosas importantes con equipos mexicanos.

Y no es para menos el gusto. “El Rey Midas”, como le dicen a Vucetich, además de haber logrado cinco títulos como entrenador en el fútbol azteca, y fue el autor de la época más brillante del Monterrey, desarrolló una capacidad para “revivir equipos importantes en México”, como Las Chivas y Los Gallos.

Así es González, intenta, con este primer paso, devolver a un equipo de tradición a la liga donde consiguió ocho títulos. El tiempo dirá que ocurre con los Tigres y González.