Víctor Gómez, técnico de Sanarate: “La pandemia la tenía el equipo desde la temporada anterior”

Sanarate FC continúa con problemas internos, porque ya perdieron a la mayoría de sus futbolistas que prefirieron irse a otros clubes por los constantes problemas económicos, un reflejo de la crisis que vive el equipo.

Publicado el
Víctor Gómez Sanarate FC
Víctor Gómez y Julio Girón (D) tuvieron la responsabilidad de dirigir a Sanarate FC

Víctor “el Piojo” Gómez técnico de Sanarate FC lamenta la situación que atraviesa el equipo casi tres meses después que el Torneo Clausura 2020 se cancelara por parte de la Federación Nacional de Futbol.

Hace unos días el empresario Jahiro Otzoy renunció al cargo de presidente y esto vino a complicar más la situación de La Máquina.

“Esta complicado el asunto, la situación del equipo para nadie es un misterio hay problemas en lo administrativo. Al final a mi no me han hablado nada, no me han confirmado. No sabemos quién se hará responsable de todo”, expone Gómez.

Sin jugadores

La falta de pago (desde febrero), la pérdida de comunicación con los dirigentes obligó a que los jugadores titulares empezaran a contemplar otras opciones laborales y así empezó la desintegración del equipo.

“Eso era una bomba que necesitaba algo que lo hiciera detonar, yo a veces platico con algunos de los muchachos, que la pandemia la tenía el equipo desde la temporada anterior. A pesar de eso intentamos lograr el buen funcionamiento del equipo”, indicó Gómez.

Sanarate se convirtió en el primer equipo de Liga Nacional en la carrera del exjugador de Aurora FC y Zacapa entre otros.

Junto a Gómez también asumió otro exjugador Julio Girón con quien coincidieron en su momento en el equipo castrense.

Asumió el cargo apenas tres días antes el inicio de la temporada, tras la sorpresiva renuncia del técnico Rafael Díaz y el panorama era difícil, habían salido jugadores que conformaban la columna vertebral y sin tres extranjeros (2 suspendidos y 1 lesionado).

A lo largo del Clausura 2020 el equipo oriental presentó problemas. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Dos  derrotas consecutivas marcaron su debut como técnico para “el Piojo” (Siquinalá 1-0 y de local 1-2 ante Antigua GFC).

Luego recibieron una inyección de optimismo al encadenar una victoria de local ante Santa Lucía y visitar las difíciles canchas de Quetzaltenango (1-1) y El Trébol (0-0). Dos derrotas consecutivas en Guastatoya 2-1 y ante Iztapa (1-2) los complicó más.

Ganaron 3-0 en la difícil cancha de Malacateco, le pusieron un clavo más a la mala racha de Cobán 2-1 e hicieron sufrir a los cremas en el Estadio Nacional (2-2).

A pesar que vencieron en el campo a Mixco (2-1) y Siquinalá (1-0) ambos partidos los perdieron en la mesa por las demandas y alineación indebida.

Con esos seis puntos fácil hubieran finalizado en el sexto lugar del torneo por encima de Xelajú MC, Santa Lucía y Cobán, equipos con mejor plantilla y menos problemas económicos.

A pesar de todo Gómez aún tiene la esperanza que el proyecto se rescate, considerando que es una buena plaza donde la afición está comprometida.

“Sería lamentable que el equipo de Sanarate pudiera perder la categoría porque no haya esa comunicación y ese diálogo entre la gente para resolver esos problemas, acá es de sentarse, de dialogar, de tener solo un color, que es el celeste el de la máquina que realmente quiere que su equipo siga, van a tener que resolverlo ahora, sino va a ser una lástima”, dijo.

Sanarate actualmente registra una deuda por concepto de salarios no pagados que sobrepasa el Q1 millón.

Adicional aún existen varias demandas que deberán hacer efectivo los pagos para poder levantar la sanción que les impuso Fifa de no poder inscribir jugadores en tres torneos cortos.