Delfino Álvarez, el ranchero que conquistó a Cobán 

Yeltsin Delfino Álvarez siempre soñó con jugar futbol profesional desde que en el barrio El Bolillo, de la aldea El Rancho, El Progreso, se escapaba de la escuela para irse a chamusquear.

Delfino Álvarez ha vivido grandes momentos con Guastatoya y Cobán Imperial. (Foto Prensa Libre: Francisco Sánchez)
Delfino Álvarez ha vivido grandes momentos con Guastatoya y Cobán Imperial. (Foto Prensa Libre: Francisco Sánchez)

La mochila llena de cuadernos y una pelota de plástico lo acompañaban a diario. Eran sus fieles amigas y el mejor pretexto para irse al campo sin importar si había sol, calor o lluvia.


“Mi infancia fue bonita. Siempre nos íbamos con mis compañeros al salir de la escuela. Nos quedábamos a jugar hasta altas horas de la tarde. Recuerdo que nuestras mamás nos llegaban a buscar, porque se preocupaban porque no llegábamos”, recordó.

Álvarez, quien ya lleva tres años de casado con Heidy Noemí,   ha pasado momentos agradables, y otros difíciles. Uno de los peores fue en el 2013  cuando falleció su padre —Delfino Álvarez—.

“Él fue uno de los pilares. Me enseñó a jugar futbol,  a ser responsable y humilde. Murió en un enfrentamiento armado cuando laboraba para la PNC. Ahora está allá arriba. Me cuida y me protege a mi y a mi familia. Mi papá me guía desde el cielo”, comentó el jugador de Cobán.

https://twitter.com/dxtvguatevision/status/965627239818846208

Grandes recuerdos

El exjugador de Guastatoya —equipo en el que se formó— y ahora volante de Cobán Imperial, confesó que no le importaba que el campo fuera rústico.

“Era una cancha de tierra que estaba en la colonia El Milagro, en El Rancho. Nos quedaba como a tres minutos de la escuela. Así fue durante la primaria y en los básicos continuó igual”, agregó el jugador de 23 años.

Su habilidad en el equipo El Rancheño, cuando participaba en la Tercera División, le valió para ser llamado a Guastatoya.

“Estoy agradecido con el equipo pechoamarillo, porque me abrió las puertas en el 2015. Allí debuté en la Liga Nacional. Fue en un partido contra Antigua, el 21 de marzo”, dijo Álvarez.

Esa fecha es inolvidable para el tercero de seis hermanos, como también lo fue un partido contra Deportivo Mictlán.

“Íbamos perdiendo 2-1 en Asunción Mita y tuve la oportunidad de marcar el gol del empate —2-2—. Lo recuerdo bien, porque justo ese día era mi cumpleaños”, expresó Delfino.

El mediocampista, de El Rancho, ha marcado cuatro goles en el Clausura 2018. Dos a Municipal, uno a Petapa y otro a Guastatoya. (Foto Prensa Libre: Eduardo Sam Chun)

Arropado en Cobán

En el Apertura 2016, Álvarez encontró una nueva oportunidad con los príncipes azules.

“Las cosas se dieron para que me fuera a jugar a Cobán, cuando el técnico era Ariel Sena. En el equipo me tienen aprecio y la afición también. Creo que fue una buena decisión”, indicó.

Lee además: Exseleccionados son citados al MP por viáticos de la Bicolor

El sueño de Álvarez con los cobaneros se está cumpliendo. Ha marcado ocho goles desde su llegada. “Las cosas me están saliendo de una manera muy bonita. Lo justo es hacer lo mejor  y trabajar fuerte”, comentó el volante derecho.

Afirmó que otra de sus anhelos es salir a jugar al extranjero. “Ojalá se me de esa oportunidad. Por ahora me debo a Cobán y me siento cómodo. Espero que podamos clasificar a las finales del torneo”, refirió.

Temas relacionados

> Rafael González, el defensa de Cobán Imperial que se enamora de los goles

> Alex Grijalva y su legado de 31 años como utilero de Cobán Imperial

> Los jugadores de Cobán se unen para apoyar a los niños con síndrome de down