Jairo Arreola y su idilio con el gol

Jairo Arreola comenzó  su idilio con  las anotaciones desde los 17 años, cuando jugó en la especial de los cremas,  en la que fue el mejor artillero en tres torneos consecutivos.

Jairo Arreola se ha convertido en una pieza fundamental de Antigua GFC, después del exitoso paso que tuvo por Comunicaciones, en el que hizo historia con el hexacampeonato. (Foto Prensa Libre: Edwin Fajardo)
Jairo Arreola se ha convertido en una pieza fundamental de Antigua GFC, después del exitoso paso que tuvo por Comunicaciones, en el que hizo historia con el hexacampeonato. (Foto Prensa Libre: Edwin Fajardo)

Hace más de 13 años que Jairo Randolfo Arreola Silva empezó su camino goleador en la Liga Nacional, en la que ya ha logrado celebrar en 85 ocasiones.


En un abrir y cerrar de ojos se convirtió en el guatemalteco en activo con más tantos, pese a que en su carrera la mayoría de veces ha actuado de volante. Reconoce  que nunca buscó tal pergamino.

“Siempre me he enfocado en lo colectivo, no tanto en lo individual; sin embargo, siempre es bueno saber las estadísticas que se han alcanzado. Soy honesto, me sorprende el dato porque no siempre  he jugado como atacante”, admite el Patrullero 77, quien es el tercer mejor anotador de la Liga, por detrás de los mexicanos Carlos Kamiani Félix —149— y Agustín Herrera —93—.

Sello anotador

Su  estreno en el máximo circuito futbolístico del país fue de ensueño. Tenía 19 años y una enorme ilusión por desarrollarse en el mundo del balompié.


El entrenador uruguayo Antonio Alzamendi se había fijado en él cuando estaba en la categoría especial de Comunicaciones.
Allí logró instalar un récord, ya que se convirtió en el primer jugador en proclamarse tres veces campeón goleador.

“Tenía 17 años cuando llegué a la especial crema. Iván Franco Sopegno era mi entrenador. Me observó durante una prueba a la que me llevó mi  padre —Armando—”, recuerda el jugador, que nació en Villa Nueva y  creció en Cuilapa, Santa Rosa.

El domingo 30 de enero del 2005 los albos se medirían contra Marquense. En el entreno anterior Arreola había recibido  la notificación de que sería convocado.  Su gran amigo de mil batallas, José el Moyo Contreras, también figuraba en el listado.

El delantero costarricense Johnny Cubero —minuto 47— y Saúl de Matta —51 y 67— habían puesto a ganar a los cremas en el estadio La Pedrera —Cementos Progreso— contra un cuadro que no ponía  resistencia.

En el Clausura 2018, Arreola registra tres tantos con Antigua GFC (Foto Prensa Libre: Edwin Fajardo)

Jairo Randolfo esperaba ansioso en la banca la oportunidad de disputar su primer partido como jugador profesional.
Héctor Aguirre, quien sustituyó a Wálter Alegría,   fue el primer cambio que hizo Alzamendi.

La ansiedad y los nervios se apoderaron del entonces delantero cuando se percató de que sería la segunda variante. Ocupó el lugar de Cubero. Transcurría el minuto 73.

Tenía  cuatro minutos en la cancha cuando redobló su felicidad. “Debuté y anoté. Fue algo muy especial”, señala, mientras ata las cintas de sus zapatos blancos, después de haberse ejercitado con el monarca  Antigua GFC en el estadio Pensativo.

“Estoy muy contento en Antigua. Espero seguir contribuyendo a la historia del club”, indica el futbolista de 32 años, quien aún no piensa en el retiro.

“Aún hay futbol en mis piernas. Quiero seguir aportando. No pienso en el retiro todavía”, asegura.