35 empresas en Guatemala adoptan principios globales de empoderamiento de las mujeres

ONU Mujeres y Pacto Global Red Guatemala suscribieron una alianza en el marco de la campaña de generación de igualdad y se presentaron 35 empresas pioneras en el empoderamiento económico, en el cual se reconocen los avances.

Yolanda Mayora delegada de Agexport; Rosa María de Frade, presidenta Pacto Global Guatemala; Rebeca Arias, coordinadora residente ONU; Adriana Quiñones representante de ONU Mujeres; Carmen Torrebiarte directora de CIG y Juan Pablo Morataya de Centrarse en conferencia del lanzamiento de los siete Principios de Empoderamiento de la Mujer en Guatemala. (Foto Prensa Libre: Juan Diego González)
Yolanda Mayora delegada de Agexport; Rosa María de Frade, presidenta Pacto Global Guatemala; Rebeca Arias, coordinadora residente ONU; Adriana Quiñones representante de ONU Mujeres; Carmen Torrebiarte directora de CIG y Juan Pablo Morataya de Centrarse en conferencia del lanzamiento de los siete Principios de Empoderamiento de la Mujer en Guatemala. (Foto Prensa Libre: Juan Diego González)

Se trata de una alianza con el sector privado para una Guatemala más inclusiva e igualitaria, expuso Adriana Quiñones, representante de país de ONU Mujeres Guatemala, por medio de la adopción de los principios de empoderamiento de las mujeres (Weps, por sus siglas en inglés) durante una conferencia de prensa en el edificio de la Cámara de Industria de Guatemala (CIG).

Promover la igualdad

Quiñones aseveró que la iniciativa es desarrollada por Pacto Global y ONU Mujeres, que ofrece prácticas de acompañamiento para que las empresas puedan implementar acciones específicas para promover la igualdad y el empoderamiento de las mujeres capaces de transformar positivamente las empresas, el mercado y las comunidades.

La embajadora sostuvo que a escala internacional hay cuatro mil 600 empresas que se han unido a estos principios, y en América Latina, mil 300 compañías. En Guatemala hay 35 empresas pioneras en adoptar los principios Weps, para reducir las brechas de desigualdad y con ello contribuir al desarrollo y crecimiento económico sobre todo en esta fase de recuperación productiva.

“Existe evidencia de que las empresas que implementan prácticas de igualdad aumentan la competitividad y productividad, la retención del talento humano y su rentabilidad”, precisó.

Brechas y cifras

En la conferencia se expuso que la tasa de participación laboral de las mujeres llega al 39% en comparación con el 86% de los hombres.

Por otra parte, el 60% de las mujeres no cuenta con ingresos propios, lo que las coloca en una situación de vulnerabilidad y dependencia.

En términos de la brecha salarial, los hombres obtienen ingresos mensuales 12% mayores que las mujeres y en puestos directivos esa diferencia aumenta a 42%.

Los 7 principios

Destacó que los siete principios que comprende Weps han sido abordados para cumplir los principales retos:

  1. Promover la igualdad entre hombres y mujeres, desde la dirección al más alto nivel.
  2. Tratar a todos los hombres y mujeres de manera igualitaria
  3. Velar por la salud, la seguridad y el bienestar de las y los trabajadores.
  4. Promover educación, la formación y el desarrollo profesional de las mujeres
  5. Llevar a cabo prácticas de desarrollo empresarial, cadenas de suministros y marketing a favor del empoderamiento de las mujeres.
  6. Promover la igualdad mediante iniciativas comunitarias y de cabildeo
  7. Evaluar y difundir los progresos realizaos a favor de la igualdad y el empoderamiento de las mujeres

Integración económica

Rebeca Arias Flores, coordinadora Residente de la Naciones Unidas en Guatemala, hizo un llamado a que más empresas adopten estos principios en sus estrategias corporativas.

“Durante la pandemia sabemos que las mujeres han estado en la primera línea en distintos sectores”, recordó Arias Flores.

Rosa María de Frade, presidenta de Pacto Global Guatemala, destacó que entre todos los sectores y organismos se debe buscar sacar adelante los desafíos que se tienen como país, e importante trabajar juntos con sector privado, CIG y Agexport en compartir las iniciativas y las mejores prácticas.

“La integración económica de las mujeres no solo atañe a las mujeres. Este es un tema de derechos humanos en el cual todos debemos involucrarnos tanto sector privado, como sistema de Naciones Unidas, la academia y las organizaciones de la sociedad civil y es ahí que Pacto Global tiene un rol muy importante”, destacó de Frade, al recordar que es la iniciativa de ciudadanía corporativa más grande del mundo.

Añadió que estos objetivos que son globales se puedan integrar a las estrategias del sector privado y “empecemos hacer habilitadores de un desarrollo que va más allá de las empresas y que toma en consideración esa cadena de valor”.

Reconoció como un rezago en Guatemala el abandono escolar, y la deserción de las niñas particularmente en la provincia, que abandonan sus estudios primarios desde a temprana edad, y las mujeres que no reciben una capacitación y formación para el trabajo, no tienen oportunidades para desarrollar sus competencias, por lo que tienden que participar en actividades informales en las cuales no se les garantiza su salario y seguridad social.

“Tenemos que lograr un país y un mundo para las mujeres libre de violencia y no solo física o sexual, sino también psicológica y económica”, destacó, al reiterar que hay grandes desafíos.