Ante la posibilidad de una recesión, muchos gerentes se preparan y ya implementan varias estrategias

El último estudio CEO Outlook 2022 de la firma KPMG recogió la percepción de 50 CEO en México y 45 en Centroamérica, además de 1 mil 325 de las economías más relevantes.

Publicado el
Los CEOs de las empresas más grandes del mundo se sienten preparadas para enfrentar escenarios de turbulencia en el mediano y largo plazo. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL).
Los CEOs de las empresas más grandes del mundo se sienten preparadas para enfrentar escenarios de turbulencia en el mediano y largo plazo. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL).

En 2022, las personas a cargo de la dirección general (CEOs) de las empresas más grandes del mundo se sienten más preparadas que en el 2021 para enfrentar escenarios de turbulencia, ya que las sociedades se han adaptado a los efectos de la pandemia y las empresas diseñan nuevas estrategias para sobrellevar diversos retos en materias económica y geopolítica.

En general, las compañías tienen una perspectiva positiva sobre su crecimiento, así como sobre el desarrollo y la resiliencia de la economía global, según los resultados del estudio anual KPMG 2022 CEO Outlook publicado recientemente y que recoge la visión de negocios de 50 CEOs en México y 45 en Centroamérica, contrastado con las de 1 mil 325 CEOs en las economías más relevantes del mundo.

De acuerdo con el informe, a nivel global, 86% de los CEOs (32% México, 34% Centroamérica) considera que habrá una recesión en los próximos 12 meses, pero 58% (26% México, 33% Centroamérica) indica que esta será “ligera y breve”, lo cual podría deberse a que aún hay cadenas de valor que no se han restablecido completamente tras la pandemia, por lo que aún tienen previsto incrementar su crecimiento.

Además de esperar una recesión, las corporaciones también cuentan con un plan para gestionarla. Ocho de cada 10 CEOs (76% global, 24% México, 29% Centroamérica) indican que se han preparado con la implementación de planes para mitigar riesgos.

No obstante, solo la cuarta parte de las empresas en México y menos de la mitad en Centroamérica tienen una estrategia definida para gestionar una desaceleración económica, lo cual denota la necesidad de avanzar en el análisis de riesgo para anticiparse a escenarios posibles.

“A diferencia de lo que sucedía en 2020 y 2021, con un panorama marcado por la incertidumbre generada por la pandemia del covid-19, actualmente las organizaciones cuentan con planes y estrategias que han ido implementando progresivamente para transferir, reducir o mitigar fenómenos como el alza de costos o las interrupciones en las cadenas de valor”, dijo Víctor Esquivel, socio director general de KPMG en México y Centroamérica.

Optimistas, pese a los riesgos

A pesar del panorama económico que se vislumbra a corto plazo, los CEOs confían en que la resiliencia adquirida en años recientes les ayudará a afrontar los retos económicos y geopolíticos en sus mercados.

Según el estudio, las organizaciones sienten confianza con respecto al crecimiento de su negocio: ocho de cada 10 CEOs (85% global, 76% México y 84% Centroamérica) esperan crecer a largo plazo (tres años). Sin embargo, siete de cada 10 a nivel global (46% México y 71% Centroamérica) consideran que una recesión “cambiará drásticamente su crecimiento previsto” para los próximos tres años, con la probabilidad de impactar hasta en un 10% sus ganancias en los próximos 12 meses.

Entre las estrategias para el crecimiento en los siguientes tres años, 48% de las organizaciones identifica las acciones inorgánicas. En ese sentido, Esquivel explica que 26% de los CEOs (26% México, 24% Centroamérica), optaría por las alianzas estratégicas; 11% (20% México, 24% Centroamérica) por las fusiones y adquisiciones; mientras que 11% (12% México, 9% Centroamérica), por joint ventures (asociaciones temporales).

“El contexto actual trae consigo nuevos desafíos que obligan a las organizaciones a reinventarse de forma constante. Ante este panorama, es imprescindible encontrar oportunidades de negocio e implementar estrategias innovadoras para crecer. Las fusiones y adquisiciones son un mecanismo útil para incrementar la eficiencia y el crecimiento de manera acelerada, como una vía para alcanzar los objetivos planteados”, enfatizó Rae Scanlan, socio director de KPMG en El Salvador.

 

Relevancia del talento

Ante los riesgos de una recesión y como acciones preparatorias ante una posible desaceleración económica a nivel global, el 39% de los CEOs (26% México, 51% Centroamérica) ha dicho que sus empresas han congelado momentáneamente las contrataciones. Incluso, 46% (34% México, 47% Centroamérica), considera reducir la plantilla en los próximos seis meses.

Las organizaciones también apuestan por una sólida propuesta de valor para el talento, con el objetivo de atraer y retener al que se adecue más a las necesidades de su estrategia (25% global, 22% México, 18% Centroamérica).

En general, se percibe la necesidad de “regresar a lo normal” en cuanto a las dinámicas de oficina o actividades presenciales. Aunque casi la mitad de los CEOs (49% global, 64% México, 76% Centroamérica) indican que el trabajo a distancia o híbrido ha tenido un efecto positivo en cuando a colaboración e innovación.

El estudio destaca que 65% visualiza a su plantilla laborando en la oficina a tiempo completo de aquí a tres años (56% México, 62% Centroamérica); solo 28% (42% México, 29% Centroamérica) afirma que sostendría un esquema laboral híbrido; y 7% (2% México, 9% Centroamérica), uno totalmente a distancia.

“Es reconfortante ver cómo el optimismo y la confianza en la economía mundial ha ido incrementando en el último año. Aunque es cierto que aún con este positivismo hacia el futuro, los CEOs han tomado decisiones importantes a corto plazo en cuanto a talento y tecnología para mantenerse estables ante la incertidumbre económica”, comentó Esquivel.

Los desafíos más apremiantes

La tecnología emergente y disruptiva es el principal riesgo para el crecimiento de negocios durante los próximos tres años, según el 12% de los CEOs a nivel global, (18% de México y Centroamérica). Además, el liderazgo empresarial ha identificado otras áreas como principales riesgos para el crecimiento, entre estos, la ciberseguridad.

Este hallazgo sugiere que las organizaciones se están enfocando en la transformación digital y el desarrollo tecnológico como la principal estrategia para sacar el negocio adelante; buscar crecimiento; penetración en nuevos mercados, mejoras de costos y gastos; automatización y potencialización de la inteligencia artificial.

La preocupación de las corporaciones al respecto puede deberse al hecho de no estar lo suficientemente preparadas para aprovechar esas posibilidades. En contraste, la ciberseguridad, que se identificó como el riesgo principal en 2021, es actualmente una amenaza menor. Solo 6% (8% México) de la muestra está preocupado por el tema.

El 76% de los CEOs a nivel global (86% México, 84% Centroamérica) indicó que su organización ve la ciberseguridad como una función estratégica y como una posible fuente de ventaja competitiva. La incertidumbre geopolítica también genera inquietudes de ciberataques corporativos, de acuerdo con siete de cada diez encuestados, según Luis Laguerre, socio director KPMG en Panamá y Líder de Centroamérica.

Casi tres cuartas partes de las organizaciones (71% global, 76% México, 78% Centroamérica) tienen un plan para manejar ataques de ransomware. Sin embargo, una cuarta parte (23% global, 4% México, 2% Centroamérica) de CEOs reconocen que no están bien preparados para un ataque cibernético.

Estrategia digital competitiva

Laguerre indicó que la mayoría de las empresas (71% global, 74% México, 88% Centroamérica) aceptan que tienen una estrategia de inversión digital competitiva diseñada, para alcanzar un estatus de pionero.

Aunque la incertidumbre actual impulsa a los CEOs a seguir priorizando la transformación digital, 40% (48% México, 33% Centroamérica) de los negocios han pausado sus estrategias de transformación digital y 40% (32% México, 40% Centroamérica) planea seguir dichos pasos en los próximos seis meses.

A largo plazo, más de una cuarta parte (25% global, 12% México, 24% Centroamérica) cree que prever la digitalización y la conectividad también es vital para lograr los objetivos de crecimiento durante los próximos tres años. Siete de cada 10 (74% global, 68% México, 80% Centroamérica) también está de acuerdo con que las inversiones estratégicas digitales y las ambientales, sociales y de gobierno corporativo (ASG) de sus organizaciones están intrínsecamente ligadas.

“Incluso antes del covid-19, el ritmo de la disrupción impulsaba al liderazgo a crear organizaciones más resilientes y ágiles para adaptarse a un entorno en constante cambio. Con la pandemia ha quedado de manifiesto que la resiliencia se apalanca en función de la transformación digital”, enfatizó Laguerre.