Atención a estas diez tendencias tecnológicas para 2022

Las innovaciones presentes y futuras continuarán perfeccionándose para adaptarse a un mercado digital.

Inteligencia artificial. Foto: Shutterstock
Inteligencia artificial. Foto: Shutterstock

Todo proceso disruptivo provoca dos situaciones: una reacción rápida y la capacidad de adaptación ante la llegada de tecnologías que se tenían proyectadas para la otra década o bien el mejoramiento de algunas ya existentes.

Para las organizaciones implica un esfuerzo adicional, para que puedan salir victoriosas en un escenario que aún representa retos porque la pandemia del covid-19 aún no termina, y las innovaciones crecen como espuma.

Pero, antes de introducir innovaciones, las organizaciones deben poner a las personas en el centro, antes de desplegar nuevas tecnologías a escala, y ese es el gran desafío.

Rocael Hernández Rizzardi, director GES (Galileo Educational System) de la Universidad Galileo, considera que el aumento y adopción de la transformación digital por parte de las empresas, organizaciones y gobierno se han acelerado desde el inicio de la pandemia.

En su opinión, las principales tendencias tecnológicas para esta década 2020-2030 se agrupan en Inteligencia Artificial y Robótica, Transformación Digital, Internet de las Cosas (IoT), FinTech, Data Analysis, Software Development, Energía Renovable, Marketing Digital, Cloud Computing, Advanced Manufacturing y Content Production, las cuales serán fundamentales para competir en el contexto actual.

La mayoría de estas tecnologías llevan años desarrollándose, y ahora han obtenido la madurez necesaria para poder ser adoptadas por las empresas de distintos tamaños, refiere Hernández.

Por ejemplo, los robots se volverán cada vez más asequibles para uso personal e industrial. Actualmente es posible comprar un robot que limpia y/o aspira la casa, pero aprende para volverse más eficiente. De igual forma veremos que cada vez más empresas usarán robots para muchas tareas, como repartir alimentos, prepararlos o hacer otras tareas que ocupa la industria de servicios, y en las fábricas de producción cada vez más se usarán robots; es decir, en todas las industrias.

Hernández explica que son los robots los que necesitan un cerebro digital que les permita hacer bien sus tareas, pero también aprender continuamente, para mejorar en lo que hacen, y es allí donde la inteligencia artificial (IA) se vuelve fundamental, porque permite a los robots conducirse solos y aprender a interactuar.

Por lo anterior, el profesional observará IA en actividades completamente digitales, como cuando ayuda a tomar mejores decisiones de negocio, a reconocer patrones y hacer mejores predicciones, entre otras tantas actividades. “Ya todos con un celular tenemos acceso a asistentes digitales de IA con los que podemos tener interacción mediante una conversación”, resalta el especialista.

También se observará un gran crecimiento de nuevos servicios digitales que usan cada vez más la IA, de la mano con la Ciencia de Datos (Data Science). Sin embargo, aún se encuentra en las etapas iniciales del desarrollo de IA en productos y servicios, “por lo que en esta década iremos viendo muchas innovaciones y una continua adopción por parte de las organizaciones y de los usuarios”, afirma Hernández.

Proceso es gradual

Leonardo Rodríguez. consultor Senior en Transformación y Estrategia Digital y miembro de la junta directiva de la Gremial de Tecnología en Innovación de la Cámara de Industria de Guatemala (CIG), comparte que las tendencias tecnológicas no son rápidas, sino que son procesos que se desarrollan a lo largo del tiempo y, por lo mismo, algunas de ellas se repiten, pero favorecerán en el futuro el desarrollo continuo de las mismas.

Actualmente se están gestando cambios amplios y marcados que llevan tiempo en adoptarse y desarrollarse, como la cadena de bloques, que llegó de manera disruptiva, pero aún tiene potencial de influir en todos los aspectos de la cotidianidad y lo que tiene que ver con transacciones, seguridad, y esa tecnología está empezando a ser adoptada, pero pasarán una o dos generaciones para que se conviertan en parte de un todo.

 

Rodríguez plantea que el uso de esas tecnologías se hace fundamental para algunas empresas porque se vuelven indispensables para el usuario que las utiliza; por lo tanto, es ahí donde nacen las nuevas ideas sobre qué productos o herramientas se deberían desarrollar.

En el pasado, cuando las empresas innovaban era porque tenían una buena idea, pero luego que la creaban debían ver si tenía éxito, porque la motivación venía intrínsecamente desde dentro de la compañía, pero lo que ocurre con la masificación de la tecnología móvil y la conectividad de las personas es que han cambiado la forma de hacer las cosas y tienen nuevas expectativas de servicio y comodidad, a través de aplicaciones cada vez más fáciles de usar. Además, forma parte de la nueva generación de clientes.

Además, habilitan a las empresas para que puedan estar en mejor capacidad de llenar esas expectativas. Si hay una que identifica las necesidades y se desarrolla a menor costo, la organización la va a querer adoptar, afirma Rodríguez, y pone por ejemplo la inteligencia artificial, el comercio móvil, la cadena de bloques por razones de seguridad y trazabilidad, que son necesidades de los consumidores.

Digitalización de la Economía

En un informe presentado por la firma consultora IDC, se pronosticó la digitalización de la economía de Latinoamérica; es decir que para el 2022 más del 50% del PIB será digitalizado, con un crecimiento en cada industria, impulsado por ofertas, operaciones y relaciones mejoradas digitalmente, así como un gasto de US$380 mil millones relacionado con tecnologías de la información, entre 2019 y 2022.

Más del 20% de las implementaciones en la nube de las organizaciones en la región incluirá Edge Computing, y el 15% de los dispositivos y endpoints ejecutará algoritmos con inteligencia artificial.

Cerca de 30 millones de nuevas aplicaciones empresariales serán creadas por desarrolladores latinoamericanos.

Redefiniendo el futuro

Existen diez tendencias tecnológicas que van a redefinir el futuro de los mercados y los sectores durante la presente década:

1. Cadena de bloques:

La cadena de bloques, más conocida por el término en inglés blockchain, es un registro único, consensuado y distribuido en varios nodos de una red que continuará vigente en los próximos años en varias actividades.

2. Comercio móvil o M-Commerce:

Forma parte del comercio electrónico que se efectúa exclusivamente a través de dispositivos móviles como teléfonos inteligentes o tabletas. Los procesos se irán especializando.

3. Teletrabajo y educación a distancia:

Actividades académicas y laborales que se efectúan a distancia, preferiblemente desde el hogar, seguirán aplicándose de manera fija o híbrida.

4. Robotic Procesing Automatization:

Es toda tecnología orientada al uso de software, con el objetivo de disminuir la intervención humana en el uso de aplicaciones informáticas, especialmente en tareas repetitivas.

5. Inteligencia Artificial:

Es la combinación de algoritmos planteados con el propósito de crear máquinas que presenten las mismas capacidades que el ser humano, con el objetivo de hacer diversidad de tareas.

6. Transformación Digital:

La transformación digital es el cambio asociado con la aplicación de tecnologías digitales en todos los aspectos de la sociedad humana ,y especialmente en las organizaciones.

7. FinTech:

Es una industria naciente en la cual las empresas usan la tecnología para brindar servicios financieros de manera eficiente, ágil, cómoda y confiable. Tienen el objetivo de ampliar la penetración bancaria.

8. Data Analysis:

Se trata del proceso mediante el cual se analizan datos crudos, a fin de responder preguntas y llegar a conclusiones prácticas que apoyen en la toma de decisiones de una organización.

9. Software Development:

El desarrollo de software generalmente se considera parte de la familia de enfoques ágiles, y a menudo se utiliza en combinación con uno o varios otros métodos.

10. Advanced Manufacturing o Industria 4.0:

Hace referencia a un nuevo modelo de negocio en el que la interconexión de los sistemas de TIC integrados tanto entre sí como con internet resultan claves.