Carlos Paiz Andrade es nombrado gerente del año 2017

Pocos lo conocen por su faceta de fotógrafo profesional o por su afición a la  numismática, el arte de coleccionar monedas. Su catálogo incluye más de tres mil 500 monedas que se usaban para pagar a trabajadores en las fincas.

Publicado el
El principal galardón lo obtuvo el empresario Carlos Paiz Andrade, pero otros gerentes también fueron premiados en otras categorías. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec)
El principal galardón lo obtuvo el empresario Carlos Paiz Andrade, pero otros gerentes también fueron premiados en otras categorías. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec)

Pero más allá de esa colección está el memorial de logros alcanzados en la historia empresarial de Centroamérica.


Carlos Paiz Andrade pasó de abrir una pequeña tienda de calzado a consolidar la cadena de supermercados más exitosa de la región y colocarla en el mapa mundial del retail (mercado minorista) hasta lograr convenios con marcas de la talla de Ahold, de Holanda, y Walmart, de Estados Unidos.

En 1928, Carlos Paiz Ayala estableció los cimientos de lo que en el futuro serían las reconocidas tiendas Paiz.

Su hijo mayor, Carlos Paiz Andrade, con 24 años en ese entonces, se convirtió en el empresario que transformó una pequeña empresa comercial en la cadena de supermercados más exitosa de Centroamérica.

El empresario Carlos Paiz Andrade, fue galardonado como el Gerente del Año. (Foto Prensa Libre: Urías Gamarro)

Por más de cuatro décadas, esta familia hizo numerosos aportes a la cultura empresarial.

Entre esos aportes se encuentra el haber revolucionado la industria de las ventas al por menor mediante el autoservicio.

El éxito se mide en que en sus inicios con solo tres tiendas, llevó a la marca a operar más de 350 supermercados en Guatemala y Centroamérica, representados por La Fragua, bajo los nombres de Supertiendas Paiz, Hiper Paiz, Despensa Familiar, ClubCo y Maxibodegas.

Hoy, después de 43 años, es presidente del Grupo Delta.

Anoche fue elegido Gerente del Año, en la premiación que efectúa cada año la Asociación de Gerentes de Guatemala (AGG).

El galardón reconoce la labor de una persona que ha hecho gala de su habilidad empresarial al lograr  la mezcla  perfecta entre  creatividad e innovación, pero también llevando a su empresa a niveles de expansión significativos.

“El mejor recurso de las empresas es el personal y su gente, más que otros activos”, refirió Paiz Andrade.

El gerente del año recordó que en 1960 tuvo que aprender el uso de la calculadora para hacer sus cuentas. “Ahora enfrentamos una revolución industrial acelerada, que es sorprendente para los negocios”, dijo.

El empresario del Grupo Delta también habló sobre su expectativa del futuro y asegura que los modelos de negocios van a cambiar, porque “las tiendas están saliendo del mercado por el comercio electrónico”.

Paiz Andrade asegura que los centros comerciales tienen los días contados y que mantienen una tendencia a desaparecer, prueba de ello podría ser el cierre de varios negocios durante los próximos cinco años.


El galardonado mostró en una presentación varias fotografías de un centro comercial de Miami, el cual lucía vacío y desolado, por lo que recomendó a las empresas adaptarse a la nueva revolución industrial, influenciada por la tecnología.

“Sin usar cajas registradoras, todos los productos estarán dotados de un sistema de chips, y el cliente previamente registra su tarjeta de crédito en el negocio, luego cuando llega a comprar, escoge lo que quiere y al salir un detector electrónico registra la compra y hace el recargo a la tarjeta del cliente”.

Finalizó advirtiendo que en Guatemala se debe corregir la tendencia depredadora que mata los negocios, que destruyen y eliminan profesiones. “El que no cambia desaparece y punto”, enfatizó.

Asociación de Gerentes de Guatemala entrega galardón al Gerente del Año. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec)

Otras categorías

Además del Gerente del Año, la AGG premió a los gerentes emprendedores en las categorías Expansión, Creatividad e Innovación, Gerente Joven.


En la categoría de Expansión, la que reconoce el trabajo y el crecimiento sostenido de una empresa, su ampliación en términos territoriales, fue para Adolfo Paiz, de Mister Huevo.

Paiz inició vendiendo dulces cuando era niño, en la adolescencia puso un negocio de venta de pizzas en carretas. Su primer empleo fue con su hermano, cuando tenía 16 años, en donde vendía aves en la terminal de Mixco. Así comenzó en esta empresa Mr. Huevo.

Con estudios en Administración de Empresas, una maestría en Finanzas y al frente de Avícolas Unidas, Paiz se convirtió en todo un experto en este mercado. Fue quien lideró las negociaciones con los supermercados y las tiendas en donde hoy distribuyen los productos Mr. Huevo, la marca propia que desarrolló y que ha sabido mantener a lo largo de 20 años.

Jorge Jaar, de la firma Aerobots, fue el ganador de la categoría de Creatividad e Innovación que  premia las ideas poco lógicas para muchos, pero evidentemente exitosas.  Incluye a aquellos proyectos empresariales que están colmados de conceptos novedosos, pero sobre todo de ideas poco comunes y bien desarrolladas.

Mientras que, en la categoría de Gerente Joven, el galardón fue para los hermanos Luis Enrique y Juan Guillermo Harders, de la panadería Brohders Bakery.  Esta categoría reconoce el trabajo de aquellos emprendedores que han sabido sacar el mayor provecho de ese espíritu nuevo y fresco que tienen cuando acaban de salir de las aulas universitarias, transformar en realidades sus proyectos innovadores y cuya estrategia empresarial ha sabido dejar huella.