¿Cómo liderar un equipo en tiempos de pandemia?

Toda crisis es una oportunidad para crecer, personal y profesionalmente; lo más importante es actuar con rapidez, más si hay un equipo de trabajo a nuestro cargo.

Toda crisis es una oportunidad para crecer y el trabajo permite hacerlo de forma profesional. (Foto Prensa Libre: Pixabay)
Toda crisis es una oportunidad para crecer y el trabajo permite hacerlo de forma profesional. (Foto Prensa Libre: Pixabay)

Claramente la pandemia ha modificado nuestra forma de trabajar; pues desde hace 6 meses, la mayoría de las compañías hemos tenido que hacer home office, para seguir operando y, al mismo tiempo, cuidar la salud de nuestros equipos de trabajo.

Junto con estos cambios, también se han presentado grandes desafíos, especialmente para los colaboradores que tienen un equipo a su cargo, pues liderar en medio de la incertidumbre y a la distancia no es una tarea sencilla.

En este contexto, hay aspectos clave para liderar en la adversidad y mantener unidos a los equipos de trabajo:

1. Confianza

Si bien el estrés es un factor que puede llegar a modificar el desempeño laboral, el líder debe contagiar a su equipo a trabajar en el presente para construir un mejor futuro. La confianza debe funcionar como un antídoto contra el miedo y la ansiedad provocados por la situación actual, pues la inteligencia emocional es algo indispensable para que un equipo pueda responder de la mejor forma; así que la estabilidad emocional de los colaboradores permitirá un buen entorno para seguir trabajando en unidad.

2. Comunicación

En medio de una situación donde se debe trabajar a distancia es vital la comunicación entre el líder y su equipo, sobre todo debe fortalecerse la comprensión y tiene que haber mucha claridad en las tareas.

3. Empatía  

Es importante ser flexibles, pues el trabajar desde casa, representa nuevos retos; como lo son, por ejemplo, la conexión a internet, los horarios etc.

4. Prioridades

La situación que vivimos a raíz de la pandemia es algo nuevo, por lo que es importante reajustar las prioridades para dar respuesta a las necesidades de los clientes y cambios en el mercado.

Toda crisis es una oportunidad para crecer, personal y profesionalmente. Lo importante es actuar con rapidez y más si hay un equipo de trabajo a nuestro cargo, pues ellos necesitan una guía que les dé certeza y motivación para que puedan innovar y construir a partir de una nueva realidad que, no solo vive la empresa, sino todo el mundo.

* En alianza con Forbes México, artículo de Ezequiel Rubin.