Cómo una payasita transformó su profesión en una pequeña empresa familiar

Toda crisis abre una oportunidad, así lo entendió Keyla Guerra una artista que sin eventos donde trabajar por la pandemia se animó a crear decoraciones en tejas de barro y superar el mal momento con un negocio familiar.

Keyla Guerra arrancó su emprendimiento llamado "Artesanías Guerra" con unos ahorros que tenía y empezó a elaborar tejas de barro personalizadas. Foto Prensa Libre: Esbin García
Keyla Guerra arrancó su emprendimiento llamado "Artesanías Guerra" con unos ahorros que tenía y empezó a elaborar tejas de barro personalizadas. Foto Prensa Libre: Esbin García

Keyla Guerra es desde hace 16 años “Payasita Estrellita”, pero nueve meses atrás creó Producciones Estrellita, plataforma en la cual capacita a maestras en pintacaritas, animación y globoflexia, negocio que se convirtió en familiar porque toda su familia se involucró en el proyecto.

Le encanta su profesión. Sus ojos se iluminan cuando recuerda los eventos en los que participó y llevó alegría con sus actos a miles de familias guatemaltecas.

“El negocio era bueno, pero llegó la pandemia y los eventos y contratos se cancelaron en su totalidad; fueron momentos de angustia porque soy el principal sostén de mi familia”, expresó.

Tejas de barro

Keyla y su hermana mantenían la inquietud de elaborar adornos típicos.  Después de varios días de meditación y oración surgió la idea de dar forma a un nuevo emprendimiento: la elaboración de tejas de barro decoradas y personalizadas.

El cliente selecciona el diseño, color, solicita detalles especiales como incluir a sus mascotas, fuentes, motos, el apellido de la familia, el número de casa o lo que más les guste, explicó Guerra.

Algunos de los diseños de Keyla Guerra. Foto Prensa Libre: Esbin García.
Algunos de los diseños de Keyla Guerra. Foto Prensa Libre: Esbin García.

Decidieron hacer una prueba. Reunieron algunos ahorros para comprar material y empezaron por crear el prototipo, que les llevó varios días, porque aunque les encantan las manualidades, se trataba de algo nuevo para las hermanas.

“Una agradable sorpresa fue que a nuestra familia le encantó y empezamos a ofrecer el producto a familiares y amigos, quienes nos apoyaron haciendo sus pedidos. Luego creamos una página en Facebook y nos unimos a un grupo de emprendimientos llamado Chapinas Bussines y gracias a Dios tuvimos muy buena aceptación”, comentó.

La emprendedora afirma que las ventas van en aumento, ya que los clientes quedan satisfechos con sus tejas y las han recomendado con sus amistades.

“Para crecer he pensado en que, más adelante, pueda contratar personal para agilizar la producción, ya que por el momento solo mis papás, mi hermana y yo nos dedicamos a la elaboración de las tejas”, dijo.

Además, espera con ilusión regresar a los eventos con su personaje “Payasita Estrellita”, en especial los fines de semana, porque su verdadera pasión es llevar alegría a la niñez y pintar una sonrisa en el público, puesto que también es educativo y dinámico.

Guerra ha llegado a contemplar que necesita un taller para la elaboración de las tejas, incrementar el capital para comprar más materiales y contratar distribuidores.

Si necesita comunicarse con Artesanías Guerra los puede encontrar en Facebook como Estrellitakeygt