Contaminación por carbón genera alarma mundial

El carbón fue en 2014 el responsable de la emisión de 14.2 gigatoneladas de dióxido de carbono, es decir, el 44 % del total de emisiones de CO2 y más de un cuarto de todos los gases de efecto invernadero, según el informe “Atlas del carbón” publicado hoy por la fundación Heinrich-Böll y Amigos de la Tierra.

Publicado el
Los grandes contaminantes han generado preocupación mundial. (Foto Prensa Libre: thenote.cl)
Los grandes contaminantes han generado preocupación mundial. (Foto Prensa Libre: thenote.cl)

“No existe el carbón limpio, y Europa sigue siendo uno de los principales consumidores, pese a sufrir daños en su medio ambiente provocados por grandes proyectos de minería de carbón, especialmente en Alemania”, denunció la presidenta de la organización Amigos de la Tierra Internacional, Jagoda Munic.

Según Munic, la Unión Europea (UE) se resiste a la eliminación progresiva de esta fuente de energía porque “es presa del poderoso cabildeo del carbón industrial”.

La organización ecologista asegura que “Europa necesita cambiar su sistema energético antidemocrático, irresponsable e injusto y adoptar otro justo, controlado por la sociedad y que proporcione seguridad climática”.

También señala que la demanda global de carbón “sigue al alza” y crecerá un 2.1 % anualmente hasta 2019.


La mitad del consumo mundial se concentra en China, el mayor consumidor e importador global de carbón.

Resalta también que la empresa King Coal genera el 43 % del total de la energía en Alemania.

Un total de 35 grandes empresas productoras de carbón son responsables de un tercio de las emisiones globales desde 1988, según el informe.

Sin embargo, los ecologistas sostienen que el consumo de carbón para producir energía decaerá “a medio plazo” y sostienen que “incluso en China hay signos de que el consumo ha llegado a su máximo”.

Amigos de la Tierra y la fundación Heinrich-Böll consideran probado que un aumento de la proporción de energía renovable en la UE es compatible con los requisitos de las economías industrializadas.

Añaden que dicho incremento tendría “efectos importantes” en la innovación y el empleo y requeriría que los países de la Unión mejorasen sus mecanismos políticos para “lograr una transición a una era sin emisiones”.

Según dichas asociaciones ecologistas, la UE debería “cambiar la Unión Energética por metas mucho más ambiciosas”, entre las que señalan la imposición de “un precio razonable” a las emisiones de CO2.

Sin embargo, según denuncian, la UE sigue destinando casi €10 mil millones al año a subvenciones a las empresas que realizan actividades vinculadas con el carbón.

“La UE y sus países miembros deben dejar de apoyar proyectos de carbón con dinero de los contribuyentes”, declararon de manera conjunta los presidentes de la fundación Heinrich-Böll, Barbara Unmüßig y Ralf Fücks.

A su juicio, la Unión debe “enviar una señal clara para eliminar progresivamente los combustibles fósiles, y el carbón en primer lugar, si desea liderar la transición mundial hacia un planeta libre de emisiones e influir en un posible acuerdo en la Cumbre de la ONU sobre el Cambio Climático (COP21) de París”. 

Limitan exportaciones

Los países de la OCDE llegaron a un acuerdo para restringir el fomento público a las exportaciones de centrales energéticas de carbón, en momentos en que esa energía se ve desacreditada por sus efectos contaminantes, según un documento consultado por la AFP.

A una decena de días del inicio en París de la Conferencia de la ONU sobre el clima COP21, los 34 países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos revisaron los mecanismos de apoyo a la exportación de las centrales eléctricas que funcionan con carbón, indica el texto consultado el miércoles por la AFP.

El fomento a la exportación de centrales de carbón se limitará a aquellos casos en que no sean posibles alternativas más respetuosas del clima, dice el documento.

El acuerdo que todavía no es oficial podría sufrir modificaciones marginales, según una fuente bien informada.

Varias organizaciones no gubernamentales, para las cuales el carbón es el principal enemigo en la lucha contra el calientamiento climático, reaccionaron positivamente al acuerdo aunque con reparos.

Archivado en:

carbónContaminación