Coronavirus: ¿Se permitirá diferir el bono 14 en dos o tres pagos este año?

Tanto en el Ejecutivo como en el Legislativo ya se habla de una posible reforma a la ley de bonificación anual que da vida al esperado bono para trabajadores.

Publicado el
Los organismos Ejecutivo y Legislativo podrían presentar reformas a la ley de bonificación anual ante las circunstancias económicas actuales, ya que por norma las empresas deben cumplir con el pago del bono 14 este mes. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
Los organismos Ejecutivo y Legislativo podrían presentar reformas a la ley de bonificación anual ante las circunstancias económicas actuales, ya que por norma las empresas deben cumplir con el pago del bono 14 este mes. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Dos opciones legales podrían estar trabajando el Gobierno para las empresas que en la actualidad enfrentan problemas financieros por los efectos del covid-19 para hacer efectivo el pago del bono 14 a los trabajadores.

Las salidas las dicta la Ley de Bonificación Anual para Trabajadores del Sector Privado y Público -decreto 42-92 y que le dan vida al bono 14, según abogados y empresarios consultados, y que es el marco jurídico para el pago de la prestación.

La prestación equivale a un salario nominal a los trabajadores, pero dadas las actuales circunstancias económicas a causa del coronavirus, algunas empresas podrían enfrentar problemas para hacer efectivo el desembolso.

En análisis legal

En la reunión del Gabinete Económico (Gabeco) que se celebró el jueves 2 de julio, el vicepresidente Guillermo Castillo Reyes resaltó que se analiza una ruta a seguir para las empresas que no puedan hacer efectivo el pago del bono 14 a los trabajadores por la crisis sanitaria.

“Comprendemos que recibir esa prestación es un derecho de los trabajadores, sin embargo, estamos claros de las complicaciones que se han dado para que los empresarios puedan generar ingresos para hacer efectiva esa obligación de pagar a los trabajadores”, dijo.

Sin brindar mayores detalles al respecto, expuso que el ministro de Trabajo Rafael Rodríguez Pellecer, así como delegados de la Presidencia están preparando una propuesta para poder atender esta situación a los empleadores.

Aseguró que “una vez se cuente completamente con el análisis respectivo para definir cómo se puede atender está obligación”, se darían a conocer los lineamientos.

La situación solo abarcaría a los trabajadores del sector privado, ya que en el sector público está asegurada la asignación para la prestación, y se estima un desembolso de unos Q1 mil 700 millones, informó el ministro de Finanzas Álvaro González Ricci. Por tratarse de una ley, la prestación debe cumplirse.

Por lo general las empresas hacen una planificación financiera -y reserva- que incluye el pago de esa prestación en julio, así como el pago del aguinaldo en diciembre, sin embargo, la economía del país pasa por un mal momento por efecto del coronavirus y las medidas restrictivas que provoca que un buen porcentaje de compañías no cuenten con liquidez.

Potenciales salidas

El abogado laboralista César Gatica y el empresario Alejandro Ceballos presidente de la Comisión de Vestuario y Textil (Vestex), aseguraron que existen soluciones efectivas entre los empleadores y trabajadores, y que algunas compañías ya están implementando como la negociación mutua.

“Algunas empresas están en capacidad de hacerlo, pero la mayoría no, y se procederá a negociar con los empleados y hacerlo en tres pagos, una negociación individual entre los empleadores y trabajadores, aunque la ley es muy clara que debe hacerse un solo pago”, aseguró el representante de la industria textil.

Ceballos afirmó que algunas empresas van a acordar los pagos, y existe un compromiso de hacer efectiva la liquidación.

“Las empresas deben hacer su previsión financiera, es un gasto que no se deja solo para este mes, sino que las empresas se preparan por un año. Claro, ahora las condiciones cambiaron y las personas que no cuentan con reservas es espantoso no poderlo hacerlo”, reiteró, y las firmas que están preparadas para hacerlo, son las que tienen esos recursos disponibles en sus cuentas.

El profesional del derecho confirmó que este es un mecanismo de negociación entre los empleadores y trabajadores en hacer convenios de mutuo consentimiento y de buena fe, como se estableció a un principio de la emergencia.

“Se puede llegar a acuerdos sinceros y conciliatorios para reconocer la obligación y dar la posibilidad de que lo puedan pagar las partes que no correspondan y posterior a esta situación”, recalcó.

Gatica añadió que los convenios de mutuo consentimiento se pueden discutir con los trabajadores y sindicatos (cuando corresponda), para continuar laborando, y no generar conflictos. El derecho laboral permite los acuerdos entre las partes, dijo.

Algunas empresas tienen la capacidad para pagar el bono 14 y otras realizarán negociaciones con sus trabajadores por la crisis, dijo Alejandro Ceballos presidente de Vestex. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Iniciativa tendría votos

La presidenta de la Comisión de Trabajo del Congreso, Adela Camacho considera que esa propuesta que plantea el vicepresidente de diferir el Bono 14 en tres pagos, por el tiempo no sería discutida en esa sala legislativa, por lo que cree que esa iría directo al pleno para su discusión y aprobación.

“Considero que lo presentarían para ser aprobada de urgencia nacional porque ya toca pagar el Bono 14. Yo creo que sí podría tener apoyo porque algunas empresas no pueden hacerlo en un solo pago y podría ser en julio y agosto”, explicó la diputada.

Pero considera que será decisión de cómo llegue plateada la propuesta, para hacerlo efectivo en dos o tres pagos.

El presidente de la Comisión de Finanzas del Congreso, Duay Martínez –quien además es del bloque oficial– considera que si la propuesta llega como iniciativa de ley sería muy difícil que sea aprobada por el tiempo. “Entendemos la situación financiera de los empresarios y con empresas cerradas vemos que no tendrían la capacidad de hacer el pago y los que están hacen la lucha para pagar sueldos” dijo.

“Creo que debería ser más un acuerdo entre el patrono y el trabajador, ya que las grandes crisis demandan grandes acciones, y creo que los empleados de muchas empresas se han dado cuenta de la lucha que está haciendo la empresa en sueldo. Pero no es lo mismo con empresas que han seguido funcionando”, señaló Martínez.

Apoyo financiero

El artículo 7 de esa ley establece que las empresas del sector privado deben manifestar que no pueden pagarlo, y deben manifestar que requieren asistencia financiera para poder cumplir con la disposición tienen que acudir a las instituciones financieras del sistema.

Explicó que la norma dicta un parámetro que debe fijar la Junta Monetaria (JM) para establecer los mecanismos que propondría para que el sector empleador pueda acceder a esos créditos con intervención del Banco de Guatemala (Banguat).

“Es una salida técnica para que los empresarios cumplan con el pago de esa prestación y aquellos que lo requieran la asistencia financiera”, puntualizó.

En palabras simples, el sistema financiero debe facilitar las líneas de crédito a las empresas con los análisis del Banguat y de la JM en referencia al artículo 7 del decreto 42-92.

Lo que debe tener en cuenta

Tanto los empleadores y trabajadores deben conocer una serie de requisitos en convenios de muto consentimiento:

  • Los trabajadores deben conocer y tener acceso a la información financiera de su patrono o su empleador
  • Conocer la realidad de su situación económica
  • Con esa información tanto empleador como trabajador deben lograr consensos amigables y se permite si hay buena fe de ambas partes
  • La prestación no se desconoce, sino se prorroga para otra fecha de pago o días venideros a partir de la fecha 15 de julio
  • Pueden lograrse convenios directamente con la Inspección General de Trabajo o arreglos directos para establecer dicho pago