Cuántos patronos difirieron sus cuotas al IGSS y cuánto dejó de percibir esa entidad

El IGSS aprobó la posibilidad de diferir cuotas patronales correspondientes a seis meses por medio de dos períodos distintos durante el estado de Calamidad decretado para evitar la propagación del coronavirus, que incluyó restricción de actividades económicas.

Además miles de patronos dejaron de cotizar o pagar al IGSS entre marzo y septiembre del 2020.(Foto, Prensa Libre:  Hemeroteca PL).
Además miles de patronos dejaron de cotizar o pagar al IGSS entre marzo y septiembre del 2020.(Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).

El IGSS dejó de recibir de marzo a septiembre Q970.6 millones por el diferimiento de pagos de más de cuatro mil 500 patronos, además de que hubo empresas que ya no continuaron cotizando.

En ese plazo, cuatro mil 530 empresas optaron por el pago diferido de la cuota patronal, medida que fue autorizada por la Junta Directiva de ese instituto para los períodos de marzo a mayo y de junio a agosto del 2020, para mitigar el impacto económico derivado de la pandemia en el país y las restricciones para contenerla.

De los Q970.6 millones en mención, Q595.8 millones corresponden al diferido de la cuota patronal de los períodos de marzo a agosto de 2020 (la cuota de agosto se paga en septiembre).

Los otros Q374.7 millones se derivan de que patronos dejaron de cotizar entre marzo y agosto de 2020, de estos, Q257.9 millones corresponden a la cuota patronal y Q116.7 millones de la laboral. Esa acción pudo derivarse de cierre temporal o definitivo de las empresas.

Aunque en forma paulatina se han ido reanudando labores, aún hay menos patronos cotizantes, según datos actualizados de los pagos recibidos en septiembre.

El dato más bajo en el 2020 se registró en abril pasado, 23 mil 208 patronos, una caída de 4 mil 131 empresas menos respecto de enero de este año, los meses posteriores empezó a aumentar esa cifra en forma paulatina.

En septiembre cotizaron 24 mil 889 patronos, lo que representa 2 mil 443 menos que los registrados en enero.

Dejar de pagar al IGSS podría representar cierre temporal o cierre definitivo de los negocios, afectados este año durante la pandemia.

En forma interanual, respecto de septiembre del 2019, la baja fue de 2 mil 294 empresas.

Durante el año se aprobaron dos opciones de diferimiento de pago, el primer plazo, que cubría el período de marzo, abril y mayo fue el más usados ya que se difirieron Q476 millones en cuotas, mientras que para el segundo período que incluyó junio, julio y agosto, por Q118.97 millones.

Cargando

Reservas técnicas

El IGSS respondió recientemente que las reservas técnicas del programa de Invalidez, Vejez y Sobrevivencia (IVS), el de Enfermedad, Maternidad y Accidente (EMA) y Precapi no han sido utilizadas a pesar de la baja en los ingresos de la entidad, ya que están respaldadas por el portafolio de inversiones. Se agregó que los distintos gastos y compromisos adquiridos por la entidad han sido cubiertos por los ingresos corrientes percibidos durante del año, y se optó por reducir el plazo de otras inversiones no relacionadas a esas reservas técnicas para tener más posibilidad de disponer de estas en tiempos más cortos.

Luis Linares, analista de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (Asíes) dijo que al IGSS le puede afectar porque las obligaciones para los derechohabientes (afiliados y beneficiarios) continúan.

Lo ideas es que esos rubros salgan de los ingresos obtenidos por las cuotas patronales y laborales, añadió.

Respecto a la caída del número de afiliados, mencionó que si ese comportamiento tarda mucho tiempo puede afectar el equilibrio de ingresos y gastos del IVS, porque existe una medición de que para sostener los gatos de una persona pensionada se debe un mayor número de afiliados activos cotizando.

En Guatemala en el 2011 se requerían 7.5 afiliados cotizando para cubrir el gasto de una persona pensionada, el dato subió a 8 en el 2018, luego de cambios en condiciones y número de cuotas para la jubilación, agregó Linares.

Expuso que se debe tomar en cuenta que en algunos meses bajó hasta el 10% del total de afiliados cotizantes, agregó. Aunque también comentó que en este momento no se ha convertido en una situación grave porque si ese comportamiento a la baja en el número de afiliados se da solo un año podría solventarse, pero si se alarga esa tendencia podría afectar el equilibrio financiero referentes a esos parámetros de la seguridad social.