Cuestionan pocos avances para proyectos de inversión público privada

Después de seis años de aprobada la ley y cuatro de operaciones de la Agencia Nacional de Alianzas para el Desarrollo de Infraestructura Económica (Anadie), no se ha logrado concretar ningún proyecto con la figura de inversión público-privada, aunque se maneja un portafolio de nueve proyectos que requerirán US$1 mil 745.7 millones.

Publicado el
El proyecto que sería ubicado en las instalaciones de Fegua fue rechazado. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
El proyecto que sería ubicado en las instalaciones de Fegua fue rechazado. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Del 2012 al 2016, esa agencia ha recibido Q50.3 millones del presupuesto público, del cual se han ejecutado solo Q35.2 millones. De este monto el 50% —Q17.6 millones— se ha destinado a gasto en personal y el 26% a estudios de prefactibilidad, según datos del Sicoin divulgados en el Congreso.

El decreto 16-2010, que rige ese tipo de inversiones, fue aprobado en el 2010, mientras que la Agencia empezó a operar en octubre del 2012. En esa ley también se creó el Consejo Nacional, encargado de aprobar los proyectos y que es integrado por varios ministros y funcionarios, así como representantes del Cacif y de la Cámara de la Construcción.

Entre los proyectos más avanzados están el que impulsa la construcción del Centro Administrativo del Estado (CAE), un complejo para centralizar oficinas estatales de la capital, con una inversión de US$240 millones, en el que ya se precalificó a seis empresas y se espera lanzar todavía este año la licitación para su construcción y operación.

El segundo más avanzado es el de la autopista Escuintla-Puerto Quetzal, por US$50 millones, cuyo proceso de precalificación de empresas comenzó la semana pasada.

Mientras, en el Congreso surgieron críticas respecto de la contratación de servicios o empresas con modalidades de compra por excepción, en ocasiones restringida, o compra directa. Según datos proporcionados por la diputada Nineth Montenegro, en el 2014 se contrató por excepción y compra directa, por Q11.7 millones, a la empresa Obras y Diseños de Calidad, S. A., constituida en el 2013, para el estudio de estructuración del CAE. Se agregó que ese contrato era por un plazo de 18 meses y los estudios debían entregarse en mayo del 2016, pero un mes antes, la empresa pidió prórroga de 18 meses.

En el 2013 se contrató a Aycinena del Busto Arquitectos Limitada, por Q2.2 millones, para el estudio de evaluación y estructuración del CAE en el terreno del Antiguo Hospital Militar, zona 10, pero tras objeciones de la Municipalidad de Guatemala referentes el tránsito el proyecto se trasladó para el predio de la Fegua en la zona 1.

El director de Anadie devenga Q45 mil al mes; el subdirector, Q30 mil, y los gerentes de proyecto, Q25 mil. Según la ley, cada proyecto debe tener un gerente. La agencia tiene  en su portafolio nueve proyectos.

Para Jorge Lavarreda, investigador del Cien, se debe ser austero en gastos de personal e invertir más en estudios de prefactibilidad e impulsar proyectos.

Directora Interina defiende labor de Anadie

La directora ejecutiva interina de Anadie, Lucrecia Ruíz dijo que  la ley establece que se deben hacer estudios de preinversión de cada proyecto  y se ha invertido tiempo en crear el proceso institucional para que el ente encargado de cada tema  efectúe su  análisis y aprobación requerida.

El proceso lleva tiempo para efectuarse, explicó la funcionaria al indicar que esos estudios de preinversión permitirán al Consejo tomar la decisión la decisión acerca de si el proyecto se debe realizar bajo la figura de alianza público privada.

Critica que a la fecha el 50% de lo ejecutado se haya usado en gastos de personal además de lo destinado a funcionamiento, y considera que se debe ser más austero en eso, aunque considera que sí es necesario invertir más en el mandato que se le otorga a la Anadie como hacer estudios de prefactibilidad e impulsar proyectos.” transformer=”gsi.gn3quote.PL_SCD_Quote_Gris” /]

Además, dijo Ruíz, se requieren las preautorizaciones de los ministerios de ambiente, finanzas, comunicaciones, de Segeplan, municipalidades o de cualquier otra institución que por la naturaleza del proyecto se ve directamente involucrada, pero menciona que como esa figura no existía antes de dicha ley se debió establecer todo el proceso institucional para ponerlo en práctica.

Se tienen mesas técnicas con diferentes entes, pero cada una se toma su tiempo, añadió Ruíz, ejemplifica que el proyecto del Cae fue enviado para análisis del Instituto de Antropología e Historia (Idaeh) en el 2014 y ese ente respondió hasta este año. Ahora con las observaciones efectuadas se modificó el proyecto original para conservación del patrimonio, comentó. De esta forma, explicó, se hace con cada proyecto y cada autorización.

“Son instrumentos que no existían antes, entones las mismas instituciones no tienen un formato para presentar su proceso o certeza de como llevar a cabo estas autorizaciones porque obviamente son los primeros proyectos hechos con esta modalidad”.

Respecto al presupuesto, la funcionaria dijo que es coherente el gasto en funcionamiento como gasto de personal, ya que solo hay contratadas 20 personas, y que necesitan efectuar preinversión (como estudios y análisis de proyectos) para tener certeza que son funcionales, sino a los potenciales inversionistas no les interesará el proyecto.

Algunas decisiones se han atrasado por factores que no dependen solo de Anadie, comentó Ruíz, al indicar que el año pasado durante el gobierno de transición se suspendió el lanzamiento de la licitación del Cae, y la cual se busca lanzar este año.