“Debía Q200 mil y llegué a pensar en ocultarme de los bancos y cambiar mi número”

Para Ever Mejía no es fácil reconocer que tocó fondo en el manejo de sus finanzas porque su sueño siempre fue ser empresario.

Ever Mejía aprendió la dura lección de no volver a endeudarse. En año y medio logró saldar una deuda de Q200 mil. (Foto Prensa Libre: Keneth Cruz)
Ever Mejía aprendió la dura lección de no volver a endeudarse. En año y medio logró saldar una deuda de Q200 mil. (Foto Prensa Libre: Keneth Cruz)

El joven afirma que ser emprendedor lo lleva en la sangre y por lo mismo tomó decisiones arriesgadas, pero nunca se imaginó que  luchar por su negocio lo llevaría a adquirir una deuda de más de Q200 mil.

 

“¡A qué hora me metí en esto! Nadie busca endeudarse y tocar fondo”, lamenta Mejía.

El concepto de finanzas personales no era del agrado de Mejía, quien tenía la idea de que únicamente consistía en manejo de presupuestos y contabilidad.

Cuenta que tenía un bloqueo mental que no le permitía reconocer, en primer lugar, que necesitaba ayuda y, segundo, pensaba que esos temas solo eran para personas profesionales o especialistas financieros.

“Llegó un momento en que pensé en no responder más las llamadas de los bancos, cambiar de número de teléfono, mudarme de casa y desaparecer”, asegura Mejía.

Las deudas no eran por tarjetas de crédito, sino por préstamos y una mala administración del dinero.

“Compraba cosas que no necesitaba, derrochaba y no pensé en las consecuencias”, expresa el joven empresario.

Un día recibió una invitación por correo a un curso sobre finanzas personales, al cual  no le puso mayor atención, pero algo en él nació por conocer más en qué consistía el programa.

Es así como llegó a Zona Cero y la parte más difícil fue cuando tuvo que hacer una lista  de deudas para emprender el camino que lo llevaría de nuevo a una estabilidad financiera. “Me prepararon para enfrentar lo que se venía”.

Encontró un plan  que le permitió en año y medio salir de ese problema financiero y terminar de cancelar sus deudas.

Le podría interesar: “Debía un millón y medio de quetzales y mi esposa no lo sabía”

“Cuando pagué mi primera deuda se convirtió en una inspiración para mí, y con mi esposa veíamos que sí era posible salir de esa situación. Cuando terminé de pagar la última me sentí feliz y liberado, pero no hay que caer en la trampa de sentirse listo para volver a endeudarse”, aconseja Mejía.

El joven dice que esa línea  es muy delgada. Por ejemplo, cuando la persona ya salió de sus deudas y puede volver a caer en el mismo círculo vicioso. Por lo tanto, es necesario contar con una fortaleza no solo mental, sino espiritual, para no volver a cometer los mismos errores.

El sentido de gratitud es grande en la vida de Mejía, por lo que actualmente ayuda a otras personas que como él llegan a buscar apoyo para salir de deudas.

Ejercicio para llegar a fin de mes

Eduardo Palacios, especialista en Finanzas Personales,  recomienda el siguiente ejercicio: Multiplique su salario por 14, para conocer el total de ingresos que tiene al año. El resultado lo multiplica por 10 y así sabrá cuánto dinero ha llegado a tener en sus manos en los últimos diez años.

Si trabaja por cuenta propia, también puede hacer el mismo ejercicio, multiplicando su ingreso promedio mensual por 12 y luego por 10, para también saber lo que ha generado en una década.

Luego de hacer esa sencilla operación, notará que la cantidad que ha recibido en los últimos diez años es considerable, pues ronda los miles de quetzales.

De tal manera que podrá ver que no ha sido por falta de ingresos, sino por exceso de gastos que finalmente ha tenido un balance negativo cada mes. Y es por eso que no le alcanza el dinero que genera con su trabajo.

Contenido relacionado:

> Las 3 acciones para lograr finanzas personales saludables

> Las 4 formas de aplicar el “método Marie Kondo” a las finanzas personales

> Aplique a una reingeniería en sus finanzas personales

0