El contrato que permite la explotación del 80% del crudo nacional está por vencer y el MEM aún no sabe lo que se hará

La producción del campo Xan sumó 2.85 millones de barriles en el 2021 y en el primer semestre del presente año totalizó 1.1 millones de barriles.

Publicado el
petróleo Perenco contrato Xan
El contrato del campo Xan, que aporta el 80% de producción petrolera nacional vencerá en agosto del 2025. (Foto, Prensa Libre: cortesía Perenco/Antony Farias).

El contrato exploración y explotación petrolera del campo Xan vence en agosto del 2025 y la compañía Perenco debe entregar al Ministerio de Energía y Minas (MEM) el 15 de agosto del 2022 el plan de restauración ambiental, como parte del proceso de conclusión de sus operaciones.

La explotación de ese campo, que se situó en 2.85 millones de barriles en el 2021, representa el 82% de la producción nacional de petróleo y en el primer semestre del presente año sumó 1.1 millones de barriles, según datos del MEM.

El contrato 2-85 entró en vigencia en 1985 con un plazo de 25 años, y cuando se creó Fonpetrol, se estableció que los contratos vigentes se podían ampliar por 15 años más, por lo que nueva fecha de vencimiento es el 12 de agosto del 2025.

Ante eso, el gobierno presentó en enero pasado una iniciativa para reformar la Ley de Hidrocarburos (Decreto 109-83) y crear la figura denominada Límite Económico, con la que un campo puede seguir operando, con autorización, mientras los ingresos sean mayores que los costos. La iniciativa también permitiría que el presidente de la República, en Consejo de Ministros, aprobara prórrogas bajo esa figura.

Con estos cambios, tanto ese como otros contratos que están por vencer, podrían ser ampliados. Pero la iniciativa no ha recibido dictamen de la Comisión de Energía del Congreso, aunque el MEM argumentó que los cambios se propusieron ante la necesidad de seguir fomentando la inversión en extracción petrolera, con las consiguientes regalías para el Estado.

Qué hará la compañía

Según el gerente general de Perenco Guatemala, Ludovic Malcoste, se manejan dos escenarios para el futuro de la compañía en el país: el primero refiere que para el 2022, aún se tiene prevista la inversión en operaciones petroleras, pero para los últimos tres años ya no, porque habría muy poco tiempo para la recuperación de los recursos.

Y si no se aprueba la reforma legal en mención, en el 2023 iniciará el proceso denominado de “abandono”, lo cual significa que la compañía deja de invertir, se va deteniendo la producción y se cierra el campo petrolero. Y, solo se tiene prevista la inversión de Q30 millones para los procesos que ya iniciaron.

Los ejecutivos de la firma indicaron que esto representaría que finalicen los ingresos al Estado como regalías, participación y otros pagos, pero también se cerraría la refinería La Libertad y el oleoducto denominado Sistema Estacionario de Transporte de Hidrocarburos (SETH), que va desde Petén hasta la terminal Piedras Negras en el Puerto Santo Tomás de Castilla, y tiene capacidad para transportar 30 mil barriles diarios.

Le puede interesar: Recesión en EE. UU.: Qué más puede hacer Guatemala para no “contagiarse” de los síntomas económicos desde el norte

Es decir que la infraestructura petrolera se cierra, ya que Perenco, que es el principal operador petrolero en Guatemala, se retiraría y aunque el contrato del oleoducto vence en el 2044, no sería rentable operarlo solo con una producción del 20% actual.

El segundo escenario que maneja la compañía es que, si se aprueba la reforma legal, está preparada una inversión de Q400 millones en los próximos tres años, para explotación petrolera, pero también de un yacimiento de gas que ya está ubicado.

Por lo pronto, el 15 de agosto próximo, la firma debe entregar al MEM un plan de restauración ambiental, como parte del proceso de cierre, además la refinería y el oleoducto continuarían en operación.

Sin “Plan B”

Por el momento, el MEM no ha respondido si tiene un plan B para continuar la extracción de petróleo, a pesar de que estaba previsto lanzar una licitación en el 2021 para explorar y explotar varias áreas ubicadas en Petén, Alta Verapaz, Quiché y Huehuetenango, pero no incluía campos en operación.

En febrero pasado, las autoridades indicaron que no se convocó al concurso porque no existían las condiciones para llevarlo a cabo. Y el ministro de Energía, Alberto Pimentel, dijo el 26 de julio de este año que con la iniciativa mencionada se busca aprovechar los yacimientos del país, hasta que sean económicamente rentables. El sistema de regalías no se incluye.

El viceministro de Energía y Minas encargado del tema de hidrocarburos, Luis Ayala, respondió ayer que hay varios contratos por vencerse y lo que se busca es que sean renovados con la nueva modalidad que se propone en la iniciativa, siempre y cuando las condiciones económicas y técnicas sean mejores para el Estado de Guatemala.

 

 

 

 

El funcionario agregó que el ministerio busca atraer inversión, por lo que prepararán nuevos eventos y convocatorias para que vengan inversionistas y tener una mayor exploración y explotación petrolera, ya que el país tiene buen potencial petrolero y de gas natural. Sin embargo, no detalló fechas ni condiciones de las convocatorias y si estas incluirían las áreas de los contratos por vencer.

Por aparte, el Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi), recomendó el jueves 28 de julio a la Comisión de Energía y Minas del Legislativo no reformar la ley de hidrocarburos para ampliar el plazo del contrato a Perenco.

El Icefi cuestiona que el único mecanismo planteado por el MEM sea la prórroga del contrato actual, y a su criterio, “en caso fuera del interés y conveniencia para el Estado de Guatemala continuar explotando los hidrocarburos del campo Xan, el MEM debería considerar un proceso de licitación internacional, abierto, competitivo y transparente, que eleve las posibilidades de que el contratista cumpla con las mejores condiciones posibles”.

Le puede interesar: 7 estrategias de negocio del sector fitness y gimnasios para sobrellevar la pandemia

  • En la actualidad, Perenco produce 5 mil 500 barriles de crudo al día, con 22 pozos, aunque se ha tenido una reducción del 10%.
  • De esa cifra, el 40% se usa para producir asfalto, que se vende en Guatemala y en Centroamérica, y el 60% se exporta como crudo, principalmente a los Estados Unidos.
  • Según un análisis del MEM, el campo Xan podría seguir operando hasta el 2045, siguiendo una declinación natural de 13.5% de la producción. Sin embargo la compañía analiza una ventada del 2035 al 2045.