El crecimiento económico retoma su ritmo y esta es la cifra al primer trimestre de 2022

A pesar de un contexto internacional adverso por la inflación mundial, el precio internacional del petróleo y el inicio del conflicto entre Rusia y Ucrania, el PIB nacional creció 4.5%.

Publicado el
PIB trimestral Guatemala
La actividad de alojamiento, servicios de comida que están relacionadas al turismo mostró una recuperación de 15.9%, según el informe del primer PIB trimestral 2022. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

En el primer trimestre del año, la economía medida por el producto interno bruto (PIB) mantuvo un dinamismo positivo y creció 4.5% en términos interanuales, según el Banco de Guatemala (Banguat).

De las 17 actividades productivas tomadas en cuenta en la clasificación respectiva, solo Información y Comunicaciones mantuvo un desempeño negativo de -1%, mientras que el resto de las actividades mostró dinamismo, en lo que destacan las actividades de alojamiento y servicios de comida, con una recuperación del 15.9%, el más alto durante ese periodo.

Esta actividad mantenía un comportamiento deprimido desde el 2020 por las restricciones impuestas por la pandemia, afectando a la industria hotelera, restaurantes y a las relacionadas con el turismo interno y externo.

El informe que publicó este 7 de julio el Banco de Guatemala (Banguat) indica que la economía generó Q141 mil 663 millones en los primeros tres meses del año, para un crecimiento similar al del primer trimestre del 2021.

Para el cierre de este año, el pronóstico de crecimiento del PIB es de 3% a 5% con un valor central del 4%, dato que fue ajustado en abril pasado por la autoridad monetaria, ante la situación internacional.

Mayor dinamismo

José Alfredo Blanco Valdés vicepresidente de la JM y del Banguat, expuso en el foro “Panorama económico para Guatemala y análisis de las variables locales e internacionales para la toma de decisiones empresariales”, organizado por la Cámara de Industria de Guatemala (CIG), que, ante un entorno externo complicado, las previsiones de crecimiento económico se mantienen en 4%, y que el 4.5% observado en el primer trimestre “nos anima a decir que el escenario medio se va a cumplir”.

Lea además: El 2021 cerrará con el mayor crecimiento económico en cuarenta años, afirma el Banco de Guatemala ¿De cuánto es?

“Este es un buen indicativo de que las transacciones se están realizando adecuadamente y que se esta aprovechando el momento, a pesar de la adversidad en el ámbito externo. Es un mensaje positivo para lo que pueda venir; es una tasa bastante buena y está dentro de lo esperado”, declaró el funcionario.

También señaló que el índice mensual de la actividad económica (Imae) en mayo creció 3.8%, mientras que el índice de confianza de la actividad económica (Icae) se ubicó en 64.5% y al estar por encima del 50%, muestra el optimismo de los agentes económicos.

Cargando

Posibles efectos

Paulo de León director de la firma consultora Central American Business Intelligence (Cabi), manifestó en el foro que, si bien en el primer trimestre del año se observó un PIB trimestral positivo, las condiciones mundiales adversas se podrían manifestar en la economía guatemalteca, pues ya hay síntomas de una posible desaceleración en abril y mayo últimos.

Por lo tanto, auguró que en el último trimestre se podrían ver los efectos con un PIB por debajo del 4% debido a la situación de la economía mundial. “A pesar de ello, a nivel interno se observan indicadores positivos como la evolución del crédito bancario, sobre todo el de consumo, y por otro lado hay buenas noticias respecto a los flujos de inversión extranjera.

El analista recordó que se están experimentando tres fases, y hace 14 meses o sea en enero del 2021 se empezó a alertar sobre la inflación mundial, la respuesta monetaria por parte de los bancos centrales, “y ahora la pregunta es si habrá recesión o no, lo que todavía no se sabe, pero ya hay señales e indicadores de que la recesión es una probabilidad en la economía de los EE. UU.”

Los análisis de Cabi presentados en el foro señalan que la probabilidad de una recesión es del 50%, y la proyección es hacia una “alta volatilidad”, que es uno de los mensajes para los empresarios ante el cambio del patrón de consumo, la inflación que disparó al alza los insumos, luego la crisis de los contenedores y puertos marítimos y ahora, una potencial recesión.

“Todo lo vivido en los últimos tres años pareciera que se ha vivido durante una década por toda esa volatilidad que nadie había visto”, subrayó.

Mantener la disciplina

Ante estas declaraciones, las principales dudas de los empresarios se enfocaron en los precios de las materias primas, movimientos de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal y el conflicto internacional.

Lea también: Guatemala pasa el examen del FMI, pero persisten varios desafíos

Blanco Valdés remarcó que Guatemala mantiene una férrea disciplina fiscal y monetaria, un sistema bancario sólido y US$20 mil millones en Reservas Monetarias Internacionales (RIM), que puedan utilizarse para evitarse disrupciones del tipo de cambio ante eventos más graves en el contexto externo.  “Estamos preparados para poder navegar en ese ambiente”, destacó el funcionario.

Y aclaró que, de momento, no hay signos importantes que puedan indicar una recesión en la economía de EE. UU., y que, en Guatemala, se les da seguimiento a los precios, especialmente de los combustibles, y su incidencia en el sector transporte.