El gobierno ya dispuso de los Q12 mil millones que tenía en la caja e inicia la contratación de nueva deuda

El saldo de ahorro con que contaba el Ministerio de Finanzas (Minfin) ya se agotó entre gasto corriente, una ampliación presupuestaria y varios subsidios.

Publicado el
Ministro de Finanzas Alvaro Gonzalez Ricci
El ministro de Finanzas Álvaro González Ricci informó anoche sobre la iniciativa de un préstamo de US$500 millones que se presentó al Congreso. (Foto Prensa Libre: María José Bonilla)

Marzo concluye con una serie de maniobras presupuestarias que impulsó el Congreso de la República y también con el agotamiento de los recursos que sobraron del presupuesto estatal 2021.

Al inicio del año, el Minfin había reportado un saldo de caja de Q12 mil millones de los cuales, Q6 mil millones ya se utilizaron en gasto corriente; mientras que el saldo de ahorro reportado era de los Q6 mil millones restantes, de los que ya se comprometieron Q4 mil 326 millones, según el siguiente recuento:

Una ampliación presupuestaria para el Ministerio de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda (CIV) por Q3 mil 191 millones; Q150 millones para el subsidio al gas propano que estuvo vigente de diciembre 2021 a febrero de este año; otros Q150 millones para la ampliación de ese subsidio, que empezará a regir mañana 1 de abril; Q745 millones para subsidiar con Q5 cada galón de diésel y con Q2.50 cada galón de gasolina regular; y Q90 millones para financiar un subsidio a los consumidores de energía eléctrica.

Al preguntarle al ministro Álvaro González Ricci sobre estos movimientos, aseguró que de momento no hay presión sobre la caja fiscal, pues se contaba con Q6 mil millones del saldo de caja para cubrir las erogaciones mencionadas. “Y lo he dicho en el Congreso, que eso se debía utilizar para infraestructura vial, hospitalaria o escolar”.

Y confirmó que luego de aprobarse la ampliación por Q3 mil 191 millones, quedaba un saldo de unos Q2 mil 500 millones, que se utilizarán para los apoyos temporales, y “no se ha tocado el presupuesto vigente; no se está afectando y se mantienen los indicadores”.

Por otro lado, aclaró que la recaudación adicional es un “excedente” para utilizarse en esta época de crisis. “No está mal y para eso nos fue bien, O sea, que cuando se necesitaran esos recursos, se pudieran utilizar, sin tener que vulnerar el presupuesto actual”.

Lea también: Ampliación presupuestaria para el CIV y subsidios incrementarán el déficit fiscal hasta 3.5% del PIB, afirma Finanzas

Reiteró que las finanzas públicas no se comprometen a futuro, y al preguntarle si se podría solicitar un nuevo pliego de deuda afirmó: “Dios no quiera que este conflicto se extienda por años, pero en ese momento debemos tener claro (como pasó con el covid-19) que Guatemala tiene el espacio fiscal para gestionar más recursos”.

Aclaró que, a pesar de las ampliaciones presupuestarias para el CIV y el uso de los recursos, la recaudación tributaria marcha bien, la que hasta marzo está 12% arriba de la meta establecida por Q76 mil millones y se podría cerrar el año hasta con Q80 mil millones.

 

Iniciativas de préstamo

No obstante, el funcionario declaró que se envió al Congreso la iniciativa de ley correspondiente a  un préstamos de US$500 millones -Q3 mil 850 millones- con el Banco Mundial (BM), destinados a la sustitución de deuda. O sea que no se van a pagar créditos anticipados, sino que se van a aprovechar mejores condiciones, como tasas de interés de 1%, mientras que los bonos del Tesoro se están colocando hasta en 5%.

En todo caso, pidió que el préstamo sea aprobado por el Congreso de urgencia nacional, ya que la operación deberá concluir antes del 20 de abril o se perdería la línea de crédito porque no hay prórroga. Dicha iniciativa ya cuenta con dictamen de la Comisión de Finanzas y Moneda y solo está pendiente de que se conozca en el pleno para que se pueda aprobar de emergencia.

Además, confirmó que la Dirección de Crédito Público ya trabaja en un tramo de colocación de bonos por un monto de US$500 millones a US$1 mil 200 millones, pues “las condiciones del mercado internacional pueden cambiar, dado que recientemente la Reserva Federal de Estados Unidos (FED) realizó un ajuste de 0.25% a la tasa de interés, por lo que el costo del dinero puede ser un poco mayor al del año pasado”.

Barreda: El gobierno tiene dinero

Sobre todo, lo anterior, el diputado Caros Barreda afirmó que a pesar del gasto de los recursos con que contaba el gobierno al inicio del año, tales fondos resultarán compensados con la recaudación del trimestre y por la baja ejecución del presupuesto, así que se mantendrá un margen en caja y bancos.

“La recaudación va bien, la ejecución está baja y se mantiene una reserva de la colocación innecesaria de bonos del tesoro en el año pasado, por lo que cuenta con unos Q20 mil millones. Por lo tanto, seguirnos endeudando en este momento no tiene sentido. Si tienen que pagar deuda, que lo hagan con los saldos que tienen”, indicó.

Mantienen la tasa líder

El ministro de Finanzas Públicas, Álvaro González Ricci, informó la noche de este miércoles que, por consenso, los integrantes de la Junta Monetaria (JM) decidieron mantener la tasa líder de política monetaria en 1.75%, misma que está vigente desde mayo de 2020.

El funcionario precisó que se analizaron diferentes indicadores a corto y mediano plazos, que confirman que la inflación en Guatemala se mantiene controlada y que de momento no era necesario mover el indicador.

Sin embargo, reconoció que existe una presión por el lado de los precios de los combustibles, que se han incrementado luego del conflicto entre Rusia y Ucrania a escala internacional, y eso es lo que ha originado, en parte, la presión sobre muchos otros precios en la economía guatemalteca.

Lea además: El gobierno prevé colocar Q15 mil 963 millones en bonos del Tesoro y Finanzas ya tiene vía libre para hacerlo

Sobre escenarios de los precios internacionales del petróleo, Gonzalez Ricci, aseguró que se mantienen altos, medianos y bajos, pero que en este momento existe “una alta especulación a nivel global”.

La tasa líder de interés en Guatemala sirve como un instrumento para mantener el control de precios en la economía, y desde mayo del 2020 con los efectos de la pandemia se ancló en 1.75% lo que permite estabilidad en las tasas de interés activas del sistema bancario.

En varios sectores había surgido la inquietud respecto a un movimiento de este indicador, considerando que la banca central de Estados Unidos (Fed) aumentó en 0.25% la tasa correspondiente en su país, a efecto de controlar una inflación que ya se perfila como la más alta en varias décadas.